Eurovisión Junior

Recordando Eurovisión Junior: Tiflis 2017, viaje al Cáucaso para seguir brillando

Cada semana, en ESCplus vamos a repasar lo más destacado de todas las ediciones del popular concurso infantil. En este decimoquinto capítulo: Tiflis 2017

El Festival de Eurovisión Junior está de aniversario. Este 2022, el certamen infantil más popular y de más éxito alcanza su 20º edición. Y como es una ocasión especial, vamos a iniciar un repaso por las diferentes etapas del concurso. Un bonito e interesante recorrido por los artistas, las canciones y algunas curiosidades del festival.

En este nuevo capítulo, continuamos con el repaso a la historia de Eurovisión Junior con su decimoquinta edición: Tiflis 2017.

TIFLIS 2017: A LA TERCERA FUE LA VENCIDA, POR FIN EL FESTIVAL SE CELEBRA EN GEORGIA

El 17 de octubre de 2016, antes de celebrarse Eurovisión Junior 2016, la Unión Europea de Radiodifusión (UER) comenzó a preparar la siguiente edición estableciendo las bases y el reglamento del concurso.

Al publicar el documento, la UER incluyó un detalle interesante, al establecer un ligero cambio en el mecanismo de elección de sede. La organización dispuso que las televisiones europeas interesadas en acoger la 15º edición del certamen infantil, podrían presentar sus solicitudes hasta el 15 de diciembre. Sin embargo, la UER confirmó que el país vencedor en 2016 seguiría teniendo siempre la primera opción si decidiera albergar el concurso. Así, en la práctica, solo supone la confirmación del proceso que ha venido llevando a cabo la organización en los últimos años.

Todas las candidaturas recibidas serían consideradas siempre como planes alternativos si la televisión ganadora de la edición previa, prioritaria para la UER, declinara la organización del evento. Todo este proceso contaría con la dirección, seguimiento y aprobación del grupo de referencia de la UER, compuesto por representantes de las emisoras participantes, el cual tomaría siempre la decisión sobre el país y televisión anfitrión del festival infantil.

En la rueda de prensa con la ganadora de Eurovisión Junior 2016, Jon Ola Sand anunció que la UER invitaría formalmente a la cadena georgiana para que estudiaran la viabilidad del proyecto de organización. Así, el 22 de noviembre de 2016, GPB confirmó el inicio de las conversaciones con la organización.

De esta manera, la victoria de Georgia en Eurovisión Junior 2016 puso todas las miradas sobre la televisión estatal GPB. Este fue el 3º triunfo del país caucásico en el certamen infantil, pero nunca había conseguido ser sede del festival, a pesar de haberse postulado en varias ocasiones. Recordemos que, en 2013, la televisión georgiana presentó un proyecto sólido de organización que contaba con el apoyo logístico y económico del Gobierno de Georgia. Sin embargo, la prensa puso en duda la capacidad del país y su televisión pública para acoger un espectáculo de estas características, al considerar que no podrían organizar el evento “según los estándares europeos”. Incluso el entonces Ministro de Cultura de Georgia, Nicholas Rurua, se reunió con el vicepresidente de la UER, Claudio Cappon, para reafirmar su compromiso con la organización del festival, en el caso de ser elegidos.

Finalmente, el 1 de febrero, la UER hizo pública su decisión de que Eurovisión Junior 2017 se celebrara en Georgia. En el comunicado de la organización a través de la página web oficial del concurso, no se anunciaron más datos, aunque sí trascendió que GPB había puesto sobre la mesa dos posibles ciudades anfitrionas: Tiflis y Batumi, las cuales contaban con grandes espacios dedicados al ocio y entretenimiento donde el festival se podría llevar a cabo sin problemas, junto con buenas comunicaciones y capacidad hotelera.

Así, esta era la quinta vez que el concurso era acogido por el país ganador del año anterior. Por su parte, este fue el primer evento de la red Eurovisión organizado por Georgia, miembro de la UER desde 2005.

“La UER se congratula en anunciar que Georgia va a ser el país anfitrión de Eurovisión Junior 2017. Georgia ha sido el país que más veces ha ganado el festival y estábamos deseando que el evento se celebrara aquí, un país con tanta dedicación por el festival

Jon Ola Sand, Supervisor Ejecutivo de Eurovisión Junior

En las siguientes semanas, la organización y la televisión pública georgiana mantuvieron varias reuniones con el objetivo de tomar las primeras y fundamentales decisiones sobre espectáculo. Así, el 26 de febrero, se confirmó que Eurovisión Junior 2017 se celebraría en Tiflis, la capital del país.

Jon Ola Sand, Supervisor Ejecutivo del concurso y Gert Kark, jefe de proyectos de la UER, acudieron a la sede de GPB para acordar cuestiones técnicas y organizativas de importancia con los directivos de la cadena y representantes del Gobierno de Georgia. Con esta visita, se dio el pistoletazo de salida a los preparativos del certamen.

Tiempo después, el 16 de marzo, la UER confirmó a través de su perfil oficial en Twitter que la 15º edición del concurso se celebraría el 26 de noviembre. Esta fecha fue acordada por la organización y la cadena pública georgiana tras la reunión celebrada con el Grupo de Referencia de Eurovisión Junior en la capital de Georgia.

Al mismo tiempo, la televisión pública celebró una rueda de prensa en el Hotel Holiday Inn en Tiflis donde se dieron a conocer nuevos detalles de la edición. Entre ellos, la elección del Palacio de los Deportes de Tiflis como recinto. Si bien en un primer momento se apostó por este espacio multiusos con capacidad para 11.000 espectadores, el 9 de agosto, la UER, a través de sus redes sociales, informó del traslado del festival al Palacio Olímpico de Tiflis, al considerar el primer recinto como inadecuado” para la celebración del concurso. Este nuevo espacio, que había sido sede de campeonatos de fútbol sala, baloncesto, balonmano o lucha, contaba con una capacidad de alrededor de 4.000 personas. El Palacio Olímpico de Tiflis se construyó con motivo del Festival Olímpico de la Juventud Europea de 2015.

Eurovisión Junior es una plataforma invaluable para que las emisoras de servicio público apoyen a sus jóvenes talentos, y tenemos plena confianza en que GPB será el anfitrión de un gran programa este noviembre”

Jon Ola Sand, Supervisor Ejecutivo de Eurovisión Junior

Tiflis, capital de Georgia, contaba en 2017 con alrededor de 1,1 millones de habitantes repartidos por una superficie de 726 km2. Se trata del centro económico, político, cultural y académico del país. En la capital, se sitúa la Academia de Ciencia de Georgia y la Universidad Estatal de Tiflis, la más antigua del Cáucaso, con más 35.000 estudiantes y con gran prestigio internacional.

Las calles de Tiflis unen el pasado y el presente, ofreciendo un auténtico viaje por la historia de Georgia, desde los momentos de dominio persa, otomano o zarista hasta su etapa soviética, con gran influencia en el país. Aunque por su situación geográfica, Georgia se sitúa en Asia, Tiflis da una imagen de ciudad europea exótica y familiar. Se trata de una ciudad multicultural, donde los georgianos conviven con armenios, rusos, azeríes, kurdos, ucranianos, griegos, judíos, estonio o alemanes. Tras la caída de la Unión Soviética, se llevó a cabo una inversión significativa en la infraestructura y las instalaciones de la ciudad.

Un aspecto fundamental a lo que la UER. la televisión georgiana y el Gobierno del país prestaron mucha atención fue la seguridad del evento. Recordemos que el país tiene un conflicto con Rusia por el dominio en las regiones georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, independientes desde 1992 y 1991, respectivamente. En el marco de este conflicto, en agosto de 2008, aviones rusos bombardearon un aeródromo de Tiflis, que ocasionó muchos daños materiales, pero afortunadamente sin víctimas.

Para la organización del espectáculo, el productor ejecutivo de Eurovisión Junior 2017, Sergi Gvarjaladze, confirmó que GPB destinaría un presupuesto de más de 2,2 millones de euros. Además, anunció que se llevaría a cabo una gran campaña publicitaria por Tiflis y por el resto del país para dar a conocer el evento.

La televisión georgiana puso a disposición de la organización del evento todos sus recursos económicos, donde el personal de GPB se esmeró en conseguir el mejor espectáculo posible. Además, en octubre, llevó a cabo una convocatoria solicitando la participación de voluntarios. Los interesados pudieron inscribirse en un formulario en la web del ente publico y los productores seleccionaron a 80 personas. Entre sus principales funciones estuvieron las de asistente de equipo, asistente del centro de prensa, ayudantes para los puntos de información tanto en los hoteles como en el estadio, ayudantes en el Euroclub, asistente del centro de acreditación y ayudantes creativos.

“Eurovisión Junior es uno de nuestros mayores proyectos. Nosotros utilizaremos todos nuestros medios para mostrar nuestro país, Georgia, al resto del mundo. Estamos revisando cada detalle al más alto nivel

Giorgi Chogovadze, delegado del Ministerio de Economía y Desarrollo Sostenible de la Agencia Nacional de Turismo
El Palacio Olímpico de Tiflis, sede del Festival de Eurovisión Junior 2017, en Tiflis (Georgia). Imagen: Wikipedia.org

Bem vindo de volta, Portugal

Tras la celebración de Eurovisión Junior 2016 en La Valeta (Malta), Bielorrusia, Irlanda, Países Bajos y Rusia fueron los primeros países que se apresuraron a confirmar su asistencia al festival infantil, antes incluso de anunciarse el destino de la edición de 2017. Muchos de ellos, rápidamente pusieron en marcha sus diferentes procesos selectivos, como el Junior Songfestival neerlandés o el Malta Junior Eurovision Song Contest. Chipre, por su parte, para celebrar los 60 años de su cadena pública CyBC, retornó en 2016 y, además, anunciaron su intención de participar en 2017 para hacer de Eurovisión y Eurovisión Junior sus formatos musicales por excelencia.

Con mayor celeridad que en ediciones previas, el 9 de agosto, la UER anunció a través de la web oficial de Eurovisión Junior la lista definitiva de participantes con 16 países concursantes: Albania (RTSH), Armenia (ARMTV), Australia (ABC), Bielorrusia (BTRC), Chipre (CyBC), Georgia (GPB), Irlanda (TG4), Italia (RAI), Macedonia del Norte (MKRTV), Malta (PBS), Polonia (TVP), Portugal (RTP), Rusia (RTR), Serbia (RTS), Países Bajos (AVROTROS) y Ucrania (UA:PBC).

La lista de participantes se redujo ligeramente respecto a la pasada edición, con un país menos. En un primer momento, la organización confirmó que aún no estaba cerrada definitivamente. Si superaban ciertos temas burocráticos y las condiciones lo permitían, varios países aún podrían unirse al festival infantil. Pusieron como fecha límite finales de septiembre para que las cadenas de países como Bulgaria (BNT), Croacia (HRT) e Israel (KAN) decidieran y formalizaran su participación. Llegado el límite establecido por la UER, no se consiguió que estos países asistieran a Tiflis.

De los 16 países participantes en la edición inaugural de Copenhague 2003, en 2017, participaron seis de ellos: Bielorrusia, Chipre, Macedonia del Norte, Malta, Países Bajos y Polonia.

Entre los participantes, el único cambio significativo fue la decisión de la televisión australiana SBS de traspasar la participación en Eurovisión Junior 2017 al otro ente asociado en la organización, la cadena ABC, que retransmitiría el festival en el canal infantil ABC ME, de corte más infantil y juvenil.

La gran noticia de la edición fue el regreso de Portugal (RTP) tras nueve ediciones al margen de Eurovisión Junior. Sin duda, la aplastante victoria de Salvador Sobral en el Festival de Eurovisión 2017 favoreció la vuelta del país ibérico al certamen.

Por su parte, dos países se retiraron y no concursaron en Eurovisión Junior 2017:

  • En mayo, la prensa se hizo eco de las dudas que existían en torno a la participación de Bulgaria en el certamen infantil. Así, el 23 de mayo, acallando esos rumores, BNT confirmó su presencia en Tiflis. Al mismo tiempo, informaron de que la propuesta sería elegida en una convocatoria pública que se celebraría el 30 de agosto. Sin embargo, el 7 de junio, en el perfil oficial de BNT en Twitter, la televisión búlgara publicó un comunicado donde se anunciaba la “cancelación temporal” de su participación. Esta decisión vino motivada por los numerosos cambios internos que se sucederían en los siguientes meses en la directiva del canal público búlgaro, con un nuevo director general y una amplia renovación de cargos. De esta manera, BNT paralizó todos los proyectos y planes de emisión hasta la entrada de la nueva directiva, quien evaluaría y decidiría su presencia en los festivales de la UER. Seguidamente, el 9 de agosto, el país balcánico no estaba incluido en la lista oficial. Desde BNT, confirmaron que aún no estaba confirmada su ausencia. La televisión búlgara mostró su malestar con la UER por la prontitud en la publicación de la lista de participantes, sin consultar a las televisiones interesadas. Bulgaria trataría de confirmar sus planes definitivos en septiembre. Finalmente, el 22 de septiembre, BNT anunció su retirada en 2017. La completa restructuración de la delegación de la cadena pública encargada de Eurovisión y Eurovisión Junior, impidió que pudieran presentar la documentación necesaria a tiempo, por lo que no pudieron asistir a Tiflis.
  • La retirada de Israel fue circunstancial, debido a que su canal público IBA cesó sus emisiones y fue sustituido por el nuevo ente KAN. A fecha de celebración del festival infantil, la nueva cadena de televisión aún no había formalizado su entrada como miembro de pleno derecho de la UER. El 6 de julio, se anunció que KAN y la UER habían firmado un acuerdo que le permitiría asistir a los concursos de Eurovisión, entre ellos, el festival infantil. Sin embargo, no materializo su asistencia a Tiflis. En esta decisión, también influyeron razones económicas, ante un proceso de creación de una nueva corporación, donde todos los recursos se destinaron a la implantación de los servicios informativos, condición necesaria para formar parte de la UER.

Otros países, algunos de ellos ex concursantes, como Alemania, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Islandia, Letonia, Moldavia, Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza informaron de su negativa descartando su intención de poner en marcha planes para participar en Eurovisión Junior 2017.

Por su parte, Austria (ORF) anunció que no debutaría en el concurso y confirmaron que no tenían intención de formar parte del espectáculo en los años siguientes.

Desde Bélgica (VRT), que se retiró en 2013, anunciaron que se mantendrían fuera del concurso. Los responsables de la cadena flamenca confirmaron que en su canal infantil Ketnet continuaban buscando el talento musical del país, pero “desde otro enfoque”. Según ellos, los nuevos programas musicales del canal pretendían “dar más oportunidades a los niños y niñas”, no solo al ganador.

En mayo, Croacia (HRT) confirmó a la prensa especializada que estaban “considerando la posibilidad de volver al concurso”. Fue uno de los países con los que la UER estuvo negociando tras la publicación de la lista de participantes. Sin embargo, el consejo editorial de la emisora ​​​​no aprobó el presupuesto para asistir a Tiflis.

En un primer momento, Hungría (MTVA) no descartaba debutar en Eurovisión Junior 2017, aunque no tenían nada decidido. Finalmente, el 25 de julio, anunciaron su negativa a concursar.

Por otro lado, Tiflis 2017 supondrá un punto de inflexión para Kazajistán. El país consiguió allanar el camino para hacer su entrada en Eurovisión Junior. El ente kazajo Agencia Khabar informó de que una delegación del país viajaría hasta Tiflis como observadores de Eurovisión Junior 2017. Además, varios concursantes del talent kazajo “I’m A Singer” actuaron en las fiestas del Euroclub durante la “semana de Eurovisión Junior”.

El viaje a Georgia contó con el apoyo del Ministro de Cultura y Deportes de Kazajistán. No era la primera vez que el país enviaba una delegación a Eurovisión Junior. En 2013, varios directivos del ente kazajo y la hija del Ministro asistieron al concurso celebrado en Kiev (Ucrania).

“Estamos orgullosos de formar parte de Eurovisión. Nuestros niños tendrán la oportunidad de conocer a participantes de otros países, charlar con ellos e intercambiar opiniones y experiencias”, comentó Nurzhan Mukhamedzhanova, productora del Canal 31 de Agencia Khabar.

Con esta decisión, Kazajstán aspiraba a debutar en el certamen en 2018. La cadena Agencia Khabar se convirtió en miembro asociado de la UER en enero de 2016. Como solo los miembros de pleno derecho de la UER pueden participar en los eventos de la red Eurovisión, la televisión kazaja debería ser invitada por organización.

RTVE, sobre Eurovisión Junior 2017: “Hemos valorado participar en este certamen, pero al final lo hemos desestimado”

Lamentablemente, Eurovisión Junior siguió contando con la ausencia de España (RTVE) un año más. Prensa especializada y seguidores del concurso continuaron preguntándose por cuáles podrían ser los motivos que hacían que la cadena pública española siguiera mostrándose reacia a participar en el festival infantil.

La Dirección del Área de Entretenimiento de RTVE informó, en exclusiva a través de ESCplus, de las razones por las que el ente público declinaba participar en el certamen:

Hemos valorado este año poder participar en este certamen, pero al final lo hemos desestimado una vez más tras haber analizado y comprobado que la repercusión y la participación de otros países de Europa es muy escasa y no es tan multitudinaria como con el Festival de Eurovisión. Para años sucesivos, lo valoraremos y si vemos que aumenta la participación iremos encantados, siempre y cuando demos con el candidato adecuado para que nos represente

Área de Entretenimiento de RTVE

Así, los responsables del ente público hablaron de “un bajo número de participantes. Se trata de un argumento un tanto incomprensible y alejado de la realidad debido a que, en 2017, por ejemplo, se alcanzó un nivel de concursantes similar al de las primeras ediciones en las que España concursaba.

Desde RTVE, entendían que Eurovisión Junior contaba con un “escaso nivel de repercusión” comparándolo con el Festival de Eurovisión y siguiendo solo los resultados alcanzados en los países participantes. Una de las cosas que no consideraban los directivos es que, en estos años, el festival ha sido trasladado a cadenas secundarias o de temática infantil. Además, Eurovisión Junior ha pasado a emitirse en una nueva y compleja franja horaria. El ente público creía que también ocurriría lo mismo entre los espectadores españoles. Sin embargo, el seguimiento que el concurso infantil alcanzaba en nuestro país era notable, incluso sin participar. Los directivos no tenían en cuenta que los diferentes concursos de Eurovisión no se viven de la misma manera en todos los países de Europa, ya que cada uno cuenta con sus peculiaridades.

Lo cierto es que los datos de seguimiento del festival infantil eran notablemente buenos, donde la emisión online en Youtube y las redes sociales habían supuesto un gran revulsivo para los seguidores del certamen en nuestro país. En 2017, una edición más, Eurovisión Junior fue ampliamente seguido por los espectadores españoles. De nuevo, el hashtag oficial #JESC2017 se convirtió en Trending Topic durante toda la retransmisión, siendo primera tendencia en nuestro país durante horas.  Además, Tiflis 2017 contó con una principal novedad. Por primera vez desde 2006, los españoles pudimos votar por nuestras propuestas favoritas gracias al nuevo sistema de votación online, lo que nos involucró mucho más en el devenir del concurso.

Recordemos que, durante estos años, Eurovisión Junior ha vivido un intenso y complejo proceso de cambio en su formato, demandado por las diferentes televisiones europeas, incluida la directiva de RTVE responsable de nuestra salida del concurso en 2007. Sin embargo, con estas declaraciones, la cadena pública de nuestro país parecía mostrarse más cómoda con un formato similar al de los primeros años del festival, ese modelo de certamen que tanto criticaron. La vuelta a Eurovisión Junior reforzaría el prestigio de la marca Eurovisión en nuestro país, y conseguiría sumar a nuevos seguidores entre el público más joven.

La joven cantante rusa Polina Bogusevich cantando su tema «Wings» sobre el escenario del Festival de Eurovisión Junior 2017. Imagen: Junioreurovision.tv

Dinamarca asiste a Eurovisión Junior 2017… para seguir atacando el formato

Sorprendentemente, una delegación danesa viajó hasta Tiflis para cubrir el concurso infantil en su 15º edición. El resultado de su visita fue un polémico artículo publicado en la web de la cadena donde se reafirmaban en sus opiniones negativas, ahondando en numerosas críticas destructivas contra el formato de Eurovisión Junior.

Desde la cadena danesa, reivindicaban la invención de Eurovisión Junior, pero criticaron la transformación del formato que, según ellos, llenó el concurso de “pop, maquillaje y chaquetas de lentejuelas doradas”.

En el polémico artículo, hablaban de Eurovisión Junior como una “versión internacional del Melodi Grand Prix”, su concurso infantil. Según DR, el programa “se desarrolló rápidamente en una dirección que a Dinamarca no le interesaba. Por ello, se retiraron de la competición. Con su salida, esperaban que el certamen cambiara de rumbo y supusiera un punto de inflexión. Sin embargo, los directivos daneses reconocían que, a pesar de la salida de Dinamarca, Eurovisión Junior continuaba “funcionando sin problemas en Europa”.

Muy críticos y tildando a Eurovisión Junior de “programa controvertido”, los responsables de la televisión danesa recordaron los orígenes del concurso, gracias al productor Preben Vridstoft, creador del Melodi Grand Prix danés.

“Fue absolutamente fantástico. Mi visión se hizo realidad por completo, y fue un éxito mucho mayor de lo que esperaba, decía Vridstoft cuando recordaba la primera edición de Eurovisión Junior 2003, celebrada en Copenhague (Dinamarca).

En 2004, Lillehammer (Noruega) acogió el concurso donde la española María Isabel arrasó en la votación. Para los responsables del artículo, lo único reseñable de la actuación de la joven cantante andaluza fue su vestuario. “Con un vestido corto de mezclilla azul con volantes, un clásico abanico español en la mano y una tiara dorada en la cabeza”, añadieron. Según el artículo, en la sede de la televisión anfitriona NRK, no estaban entusiasmados con el espectáculo escénico de España. Criticaron duramente la propuesta española, con argumentos falsos que iban más allá de lo musical. Sostenían que María Isabel había actuado “vestida de manera demasiado provocativa”, en una actuación donde, a su parecer, la cantante y su grupo de baile “eran demasiado adultas para un programa infantil”.

“No creemos que la final internacional haya tenido en cuenta a los niños de la forma correcta afirmó el ideólogo del formato, Preben Vridstoft. También destacaron que las propuestas de Europa del Este “eran demasiado maduras. Apuntaron al vestuario de los niños y niñas como uno de los mayores problemas.

Pasados unos meses, el bloque nórdico acuñó la expresión “el giro equivocado hacia una expresión más adulta” de la competición. Sin embargo, debemos recordar que ellos fueron los responsables de los primeros festivales infantiles de 2003 y 2004, momento en el que podían haber hecho los cambios que estimaran oportunos. Por tanto, estaban vertiendo duras acusaciones a su propio trabajo, criticándose a ellos mismos, como directivos de esas ediciones de la competición.

Tras organizar la edición de 2004, los noruegos iniciaron una gran campaña de desprestigio hacia el concurso europeo. Para ello, arrastraron también a Dinamarca y Suecia, con el objetivo de hacer resurgir el MGP Nordic, como competencia a Eurovisión Junior.

Por su parte, el ideólogo centró todo su trabajo en solucionar el problema del vestuario, contactando con las delegaciones de los países del Este. Durante esta etapa, se vertieron polémicas declaraciones sobre la vestimenta de los jóvenes artistas de estos países. “Es que cuando en Rusia celebran el primer día de clases o hacen una fiesta de confirmación, visten así a sus hijos”, llegó a decir Vridstoft. El productor dejó su puesto en DR y apenas unos días después, Dinamarca confirmó su salida de Eurovisión Junior.

Los responsables del artículo compararon Eurovisión Junior con un “adolescente de 15 años muy rebelde” y que “ha mostrado resistencia a lo largo de su crianza”. Llegaron a decir que ha sido “un niño terrible dentro de la UER”, blanco de duras críticas por centrarse demasiado en el elemento de competición. Según su opinión, esta es la razón por la que los países no querían formar parte del proyecto. Pusieron como ejemplo las ausencias de Bélgica, Francia, Suecia y Reino Unido, incluso la de Alemania, país que consideraban “principal mercado televisivo de Europa Occidental”.

Básicamente, dedicaron su visita a Tiflis para criticar las propuestas que concursaban en la 15º edición. De la actuación de Malta, llegaron a decir que las bailarinas habían sido “un poco tacañas con la tela de sus faldas”, o que el tema portugués era “demasiado infantil” y que contrastaba “con las canciones más maduras y adultas como la de Bielorrusia o Rusia”.

Jon Ola Sand, Supervisor Ejecutivo de Eurovisión Junior, fue directivo de la cadena noruega y ahora se encargaba responder a las críticas injustificadas que, en su mayoría, procedían del bloque nórdico. “La UER está trabajando en estrecha colaboración con los países participantes para asegurarse de que todos estén contentos con el espectáculo añadió. Por ello, rechazó las acusaciones de la cadena danesa.

Ante la pregunta de “¿qué es infantil y qué no lo es?”, Jon Ola Sand respondió: “si miras a los niños y sus actuaciones, se divierten en el escenario. Hacemos todo lo posible para crear una competición con niños que se comportan como niños, y creo que podemos hacerlo”.

Jon Ola Sand confirmó su apuesta por Eurovisión Junior ya que, en su opinión, “es necesario un programa infantil que pueda reunir a toda Europa en torno al canto y la música”. Para ello, desde la UER, prestaban especial atención a las actuaciones y el vestuario de los concursantes. “Durante los ensayos hablamos con las delegaciones para informarles cuando experimentamos algo que no nos parece aceptable en nuestro espectáculo. Los niños deben poder venir aquí en un ambiente seguro”, añadió.

La victoria de Rusia también fue el blanco de duras críticas por parte de la televisión danesa. En opinión de los escritores del artículo, la balada de Polina Bogusevich, de 14 años, cuya temática giraba en torno a la lucha contra la violencia de género, no había sido la más adecuada por su “expresión adulta”.

La visita, claro está, no sirvió de mucho. Los representantes de la que fue la primera emisora anfitriona en Eurovisión Junior en 2003 solo aprovecharon la ocasión para seguir mostrando su desprecio por el formato y criticar duramente a la UER, reafirmándose en su intención de mantenerse fuera de la competición. Por su parte, Eurovisión Junior supo ignorar estas críticas infundadas y destructivas. Así, la competición encaraba una nueva etapa, la de mayor esplendor de su historia.

Kazajistán entra en escena: emite el festival en directo

Eurovisión Junior 2017 continuó con su éxito de seguimiento a través de Youtube y en su web oficial www.junioreurovision.tv. Su live stream se convirtió en una plataforma fundamental para que seguidores de todo el mundo pudieran disfrutar de las 16 actuaciones y, así, poder votar por sus favoritos.

En cuanto a la emisión lineal tradicional por televisión, no hubo muchas novedades. Se mantuvo la retransmisión en los canales infantiles de Italia (RAI Gulp), Países Bajos (NPO 3/[email protected]) y Rusia (Karousel), al que se le unió el canal temático australiano ABC ME.

En Polonia, la televisión polaca se vio obligada a trasladar la emisión en directo del concurso a su canal TVP 2 debido a la retransmisión de la Copa del Mundo de Salto de Esquí en Kuusamo (Finlandia). Recordemos que Eurovisión Junior también se programó en el segundo canal de TVP en 2004.

Todos los países retransmitieron en directo el concurso, salvo Irlanda (TG4), que lo emitió con una hora de diferencia (17:00), y Australia (ABC), que lo programó al día siguiente desde las 19:30 (hora local) en un horario familiar y apropiado para el público al que va orientado.

Eurovisión Junior 2017 también se retransmitió a través de los canales internacionales de RIK Sat (Chipre), RTP Internacional y RTP África (Portugal) y RTS Satelit (Serbia).

Entre los países no participantes, el festival infantil se emitió en directo en Israel, a través de la nueva radiodifusora hebrea KAN 11. En su estrategia de dar a conocer el concurso a los espectadores kazajos, el Canal 31 de Kazajistán programó el espectáculo, en directo, desde las 22:00 (hora local). La emisión se llevó a cabo gracias al acuerdo entre Agencia Khabar y la UER. En el Reino Unido, las emisoras de radio Fun Kids, Radio Six International (Glasgow), Radio Telstar y Castlepoint FM retransmitieron el espectáculo con los comentarios de Ewan Spence junto a Lisa-Jayne Lewis.

El Festival de Eurovisión Junior 2017 se celebró el domingo 26 de noviembre desde las 16:00 CET, en directo desde el Palacio Olímpico de Tiflis de la capital georgiana. Elene Kalandadze y la ex concursante del festival infantil Lizi Japaridze fueron las presentadoras de la 15º edición del certamen.

PARTICIPANTES

01. Chipre

Nicole Nicolaou

«I Wanna Be A Star»

Música y letra: Constantinos Christoforou

02. Polonia

Alicja Rega

«Mój Dom»

Música y letra: Marek Kościkiewicz

03. Países Bajos

FOURCE

«Love Me»

Música: Joost Griffioen & Stas Swaczyna

Letra: Joost Griffioen

04. Armenia

Misha

«Boomerang»

Música: Vahram Petrosyan

Letra: Avet Barseghyan, David Tserunyan & Arthur Aghekyan

05. Bielorrusia

Helena Meraai

«I Am The One»

Música y letra: Rita Dakota & Helena Meraai

06. Portugal

Mariana Venâncio

«Youtuber»

Música y letra: João Cabrita & Mariana Andrade

07. Irlanda

Muireann McDonnell

«Súile Glasa»

Música y letra: Muireann McDonnell, James McGuire & Robert McGuire

08. Macedonia del Norte

Mina Blažev

«Dancing Through Life»

Música y letra: Aleksandar Masevski

09. Georgia

Grigol Kipshidze

«Voice Of The Heart»

Música: Giga Kukhianidze

Letra: Temo Sajaia

10. Albania

Ana Kodra

«Don’t Touch My Tree (Mos Ma Prekni Pemen)»

Música: Kristi Popa

Letra: Jorgo Papingji

11. Ucrania

Anastasiya Baginska

«Don’t Stop»

Música: Kateryna Komar

Letra: Kateryna Komar & Anastasiya Baginska

12. Malta

Gianluca Cilia

«Dawra Tond»

Música: Dominic Cini

Letra: Emil Calleja Bayliss

13. Rusia

Polina Bogusevich

«Wings»

Música y letra: Taras Demchuk

14. Serbia

Irina Brodić & Jana Paunović

«Ceo Svet Je Naš»

Música: Ognjen Cvekić, Lejla Hot & Irina Brodić

Letra: Lejla Hot, Ognjen Cvekić & Jana Paunović

15. Australia

Isabella Clarke

«Speak Up»

Música y letra: Toby Chew Lee, Cameron Hollywood Nacson, Chloe Papandrea & Jess Porfiri

16. Italia

Maria Iside Fiore

«Scelgo (My Choice)»

Música: Stefano Rigamonti & Marco lardella

Letra: Stefano Rigamonti, Fabrizio Palaferri & Maria Iside Fiore

CLASIFICACIÓN Y RESULTADOS DE LA VOTACIÓN

Segunda victoria de Rusia en Eurovisión Junior. Polina Bogusevich con la canción «Wings» fue la ganadora al conseguir 188 puntos y se alzó con el trofeo, el primer micrófono de cristal en Eurovisión Junior. Dadas las circunstancias actuales en las que las televisiones rusas han sido expulsadas de la UER, se trata de la última victoria de Rusia en Eurovisión Junior y la penúltima de entre todos los eventos de la red Eurovisión. Recordemos que el pianista ruso Ivan Bessonov fue el vencedor del Festival de Eurovisión de Jóvenes Músicos 2018, celebrado en Edimburgo (Reino Unido).

Los anfitriones de Georgia rozaron el triunfo. Grigol Kipshidze con su canción «Voice Of The Heart» estuvo a solo 3 puntos de ganar la competición. Este escaso margen tiene mucho más mérito que en ediciones anteriores, debido a la gran cantidad de puntos que se reparten, al desdoblar la votación de los jurados y el voto online. Finalmente, se situaron en 2º puesto. Por su parte, Australia alcanzó su mejor resultado en el concurso infantil gracias a la magistral actuación de la joven Isabella Clarke con su tema «Speak Up!», con el que consiguió 173 puntos que la situaron en el 3º lugar.

Países Bajos y Armenia completaron el Top 5 de una edición con puntuaciones bastante repartidas, con hasta nueve países con más de 100 puntos.

Georgia, pese a no ganar, fue el país con mayor número de máximas puntuaciones del jurado (6 en total). Rusia, por su parte, recibió 12 puntos en 4 ocasiones.

El experimento de votación llevado a cabo en 2016 se apartó con el objetivo de establecer definitivamente el sistema que perdura en la actualidad. Lo único que se mantuvo de anteriores ediciones fueron los jurados nacionales, aunque con un cambio en su composición, para determinar el 50% del resultado. Por otro lado, por fin se constituyó el voto online a través de la web oficial para que los espectadores de todo el mundo pudieran apoyar a sus cantantes favoritos, sustituyendo al televoto. Por su parte, la UER decidió no contar con un panel de expertos como se incluyó en La Valeta 2016.

Resultaba curioso saber de qué manera se comportaría el público en el primer año con el nuevo (y actual) sistema de votación con voto online. Sobre todo, sabiendo que los seguidores de los países participantes podían votar por su propia propuesta. Aquí influiría mucho el nivel de publicidad que se diera al concurso en las cadenas de televisión, la audiencia que alcanzara el espectáculo y si los espectadores de cada país se movilizaban para apoyar a su representante.  

A la hora de analizar la votación conjunta, Rusia obtuvo la victoria pese a que no fue la favorita ni de público ni de jurados. Los 122 puntos (2º puesto) que recibieron de los jurados nacionales más los 66 del voto online (6º puesto) les otorgaron un triunfo muy ajustado frente a Georgia. Los anfitriones lideraron la clasificación de los jurados nacionales (143 puntos). Sin embargo, alcanzaron un resultado muy discreto en la votación online, con solo 42 puntos que les apearon de su 4º triunfo. Los chicos de FOURCE de Países Bajos, con unos seguidores muy activos en las redes sociales, arrasaron en la votación online. Recordemos que Eurovisión Junior es muy popular entre los neerlandeses gracias a su preselección Junior Songfestival.

Jon Ola Sand, compartió mesa de escrutinio en el Palacio Olímpico de Tiflis junto a Gert Kark, jefe de proyectos de la UER, quien, un año más, actuó en calidad de responsable de la votación y con quien Elene Kalandadze conectó para comprobar si todo se había llevado a cabo correctamente. Kark, visiblemente nervioso, anunció que habían tenido problemas con la votación online que estaban tratando de comprobar y solucionar.

La votación de los jurados nacionales continuó siendo anunciada por los portavoces en el escenario, desvelando únicamente los 12 puntos mientras el resto de votos aparecían en el marcado. Por su parte, la votación online, que en la práctica es el televoto del Festival de Eurovisión, se fue anunciando de forma acumulativa, conociendo el total de puntos del voto online que cada país había obtenido.

Aquí, el papel de la presentadora Elene Kalandadze resultó esencial para dar emoción al momento. Se anunciaron, en orden de menor a mayor puntación obtenida en la votación online. Así, las votaciones mantuvieron una gran expectación. Georgia fue de los primeros países en recibir sus votos. Además, en el momento en el que se le otorgó su puntuación final a Rusia, los ánimos de los georgianos se apagaron en el recinto desvaneciéndose sus esperanzas de conseguir su 4º victoria en el festival, la segunda consecutiva. Curiosamente, cuando quedaban 5 países por obtener por obtener sus votos, la presentadora quedó a oscuras durante unos segundos debido a un problema con la iluminación del escenario.

El voto online llegó con problemas… pero para quedarse

Partimos del intento fallido de Malta 2014, cuando la UER y Sound of Data, empresa responsable de la votación, decidieron implantar el proyecto piloto de votación online para los países no participantes, a través de la web oficial www.junioreurovision.tv con el objetivo de entregar el premio simbólico de “online voting winner”. La gran avalancha de solicitudes de votos entre los millares de usuarios hizo que el sistema de la web colapsara, fracasando el primer intento de ofrecer a los seguidores de Eurovisión Junior una plataforma online gratuita donde votar por sus canciones favoritas.

Desde entonces, no se ha dejado de trabajar para conseguir un sistema adecuado donde no haya posibilidad de fraude o error. La UER quería que esta votación online sustituyera a las llamadas telefónicas y SMS, para además involucrar tanto a seguidores de países participantes como del resto del planeta. No querían dejar escapar las grandes posibilidades que ofrecían las redes sociales para un certamen infantil que arrasaba en Internet.

El televoto de Eurovisión Junior llevaba años sin alcanzar un nivel aceptable de participación, con muchos países en los que no se conseguía el límite representativo según los estándares y las normas de la UER. Por ello, Jon Ola Sand, a su llegada a la Supervisión Ejecutiva del certamen, decidió eliminarlo en La Valeta 2016. Ante la imposibilidad de poner en marcha el nuevo sistema de voto online en tan poco tiempo, esa fue la primera y única edición del concurso infantil sin voto de los espectadores, donde solo los jurados (de adultos y de niños) decidieron el resultado. Esta decisión fue muy criticada por prensa y seguidores, al no permitir que el público desde casa apoyara y votara por sus favoritos.

En 2017, se decidió que era el momento de avanzar hacia el nuevo sistema de votación. En este nuevo formato, los jurados nacionales continuaron decidieron el 50% del resultado, aunque con ligeros cambios. Su composición varió respecto a ediciones anteriores. Ahora, serían cinco miembros: tres adultos con trayectoria en el mundo de la música, y dos niños o niñas de entre 10 y 15 años con la ciudadanía del país.

La principal novedad fue la implantación de la votación online, a través de la web oficial. Consistió en dos rondas:

  • La primera, entre el viernes 24 y las 15:59 CET del domingo 26 de noviembre, justo antes de que empezara el festival. Para poder emitir la votación, era obligatorio ver un repaso de las actuaciones de los participantes durante los ensayos. Tras el breve recap, los usuarios podrían votar sus 3, 4 o 5 favoritos, incluido su propio país, si participaba.
  • Por su parte, la segunda ronda se abrió nada más terminar las actuaciones en directo. Se siguió el mismo método que en la primera fase, pero con solo 15 minutos para votar. Sin embargo, las visitas en la web fueron numerosas, lo que llevó de nuevo al colapso del sistema. Ante esta situación, los supervisores del escrutinio de la UER decidieron no contabilizar estos votos y solo se consideraron válidos los de la primera ronda.

La cantidad de votos a repartir variaría en función del número de participantes. En 2017, con 16 países en competición, se pusieron en juego 928 puntos. Cada país obtendría votos en función de los porcentajes conseguidos en la plataforma online.

En las ruedas de prensa previas, Jon Ola Sand avisó de que la votación online estaba “en fase de pruebas” para comprobar su alcance y testar su viabilidad. Como se esperaba, la plataforma online dejó de funcionar a los pocos minutos durante la emisión en directo debido a la saturación de los servidores. Fueron muchos los seguidores que accedieron a la web en un breve periodo de tiempo, pero que no pudieron emitir su voto.

La UER y Sound of Data ya contemplaban este escenario. Por ello, decidieron establecer dos fases de votación. El objetivo era evitar que una caída de la plataforma dejara al festival sin resultados del público. Por lo tanto, la organización solo contabilizó los votos recibidos en la primera fase.

Los seguidores también criticaron que podían saltarse los controles de la plataforma para poder votar en más de una ocasión, bien cambiando de navegador, utilizando el modo incógnito o empleando aplicaciones de bloqueo de VPN. Por ello, tras la celebración del concurso, la UER se vio obligada a emitir un comunicado ante las numerosas críticas de prensa y seguidores.

“Después de la primera evaluación de la plataforma de votación, parece que uno de los sistemas de seguridad responsables de asegurar que solo un voto por usuario pudiera llegar a nuestros sistemas ha causado un retraso. Mientras que constantemente seguíamos recibiendo votos en nuestra plataforma, lamentablemente hubo retrasos para algunos usuarios, lo que provocó que no fueran capaces de poder entrar a la web de votaciones. En total hemos recibido cerca de 330.000 votos, de más de 100 países, siendo un gran indicador de lo popular que ha sido este año el festival a lo largo del mundo

Comunicado de la UER en el perfil oficial de Eurovisión Junior en Twitter

El voto online, que permanece instaurado en la actualidad, será un revulsivo para el concurso infantil. Este mecanismo ha supuesto la consolidación del modelo transmedia de Eurovisión Junior, haciendo partícipe de la competición a todos los seguidores de cualquier país del mundo, no solo entre los participantes.

PosiciónPaísArtistaCanciónPuntos
1RusiaPolina BogusevichWings188
2GeorgiaGrigol KipshidzeVoice Of The Heart185
3AustraliaIsabella ClarkeSpeak Up!172
4Países BajosFOURCELove Me156
5BielorrusiaHelena MeraaiI Am The One149
6ArmeniaMishaBoomerang148
7UcraniaAnastasiya BaginskaDon’t Stop147
8PoloniaAlicja RegaMój Dom138
9MaltaGianluca CiliaDawra Tond107
10SerbiaIrina Brodić & Jana PaunovićCeo Svet Je Naš92
11ItaliaMaria Iside FioreScelgo (My Choice)86
12Macedonia del NorteMina BlaževDancing Through Life69
13AlbaniaAna KodraDon’t Touch My Tree (Mos Ma Prekni Pemën)67
14PortugalMariana VenâncioYoutuber54
15IrlandaMuireann McDonnellSúile Glasa54
16ChipreNicole NicolaouI Wanna Be A Star45

OTRAS CURIOSIDADES SOBRE LA EDICIÓN

Helen Kalandadze y Lizi Japaridze, presentadoras de Eurovisión Junior 2017

El 31 de agosto, la cadena georgiana abrió la convocatoria para todos aquellos interesados en ser uno de los presentadores de Eurovisión Junior 2017, como ya se hizo en otras ediciones como en Minsk 2010. GPB abrió las puertas a todos sus presentadores, donde hicieron especial hincapié en una serie de características, como un inglés fluido y experiencia en la conducción de espectáculos musicales.

Todos los presentadores georgianos interesados y que reunieran estas características deberían inscribirse hasta el 6 de septiembre. A continuación, se llevarían a cabo una serie de castings para seleccionar a los anfitriones del concurso en Tiflis.

Finalmente, el 3 de octubre, la web oficial de Eurovisión Junior anunció quiénes iban a ser las presentadoras del concurso. En esta edición, se apostó por una pareja femenina intergeneracional: Helen Kalandadze y Lizi Japaridze.

La cantante y presentadora Helen Kalandadze es un rosto habitual de la televisión georgiana. Ha participado en varios programas musicales como “Star Academy” en 2009. Este talent supuso su entrada en el mundo del espectáculo, la música y la televisión. En 2010, acudió al Festival de Eurovisión como cantante de apoyo de la representante de Georgia, Sofia Nijaradze. En 2013, fue la ganadora de la versión georgiana de “Tu Cara Me Suena”. En 2017, formó parte de los concursantes de HaKokhav HaBa L’Eurovizion, la preselección israelí para el Festival de Eurovisión. Fue una de las seleccionadas en las audiciones previas, pero no alcanzó las fases finales del programa.

Lizi Japaridze (2004), más conocida como Lizi Pop, se convirtió en la segunda presentadora más joven, solo por detrás de la rumana Ioana Ivan en Bucarest 2006. Fue además la primera ex concursante de Eurovisión Junior en presentar el concurso. Representó a Georgia en Eurovisión Junior 2014 con la canción «Happy Day». La cantante partía como una de las favoritas de esa edición, pero solo alcanzó el puesto 11. Sin embargo, su videoclip en Youtube fue el más visto de la historia del canal, con más de 10 millones de visualizaciones, hasta que fue superado en 2018 por la propuesta de la polaca Roksana Węgiel «Anyone I Want To Be». En la actualidad, supera los 27 millones. Lizi también fue la portavoz de los votos de su país en el concurso infantil de 2015 celebrado en Bulgaria. La joven artista habla cinco idiomas georgiano, ruso, inglés, francés y español, lo que le ayudó en su papel como anfitriona del concurso. Además de bailar, cantar y presentar, practica varios deportes. Su interés por la defensa de los derechos humanos y los animales le lleva a colaborar y trabajar con varias organizaciones benéficas. Lizi pasó gran parte del espectáculo en la green room junto a los concursantes de la edición.

Helen Kalandadze y Lizi Japaridze, presentadoras del Festival de Eurovisión Junior 2017, durante los ensayos del espectáculo. Imagen: Wikipedia.org

Más inglés en las canciones de Eurovisión Junior

En mayo de 2017, Gert Kark, gerente de Eurovisión Junior y mano derecha de Jon Ola Sand, anunció dos cambios en el reglamento del Festival de Eurovisión Junior:

  • Hasta entonces, las canciones participantes en Eurovisión Junior debían ser interpretadas en los idiomas oficiales de cada país, con la posibilidad de incluir otros idiomas hasta en un 25% del total. Sin embargo, se decidió modificar ligeramente la normativa, permitiendo que hasta el 40% de la letra estuviera en un idioma que no fuera el oficial. Este cambio se produjo debido a que varios países habían solicitado que sus canciones incluyeran algún verso en inglés, no solo el estribillo, como el caso de la canción rusa.
  • Por otro lado, se permitió que hasta 6 voces pregrabadas acompañaran a la voz en directo del artista concursante, frente a las cinco que se establecía en anteriores ediciones.

Eurovisión Junior 2017: Shine Bright

Como en anteriores ediciones, la UER y la televisión georgiana desvelaron el eslogan y el logotipo de Eurovisión Junior 2017 en la rueda de prensa previa celebrada durante Festival de Eurovisión 2017 en Kiev (Ucrania).

Los organizadores apostaron por el lema Shine Bright (Brilla intensamente, en español), una auténtica declaración de intenciones para un festival que, tras una etapa algo oscura, volvía a brillar con fuerza e iluminaba los sueños de los jóvenes artistas del continente. Shine Bright fue el mensaje central del evento y tema inspirador de toda la imagen gráfica de la edición.

La idea de la imagen gráfica de 2017 nació gracias a la canción ganadora de Mariam Mamadashvili en Eurovisión Junior 2016, «Mzeo» (Sol, en georgiano). Siguiendo la temática del sol, el brillo y la luz, el theme art consistió en un sol estilizado y segmentado lleno de colores representando la explosión de emociones, sentimientos e ideas.

El colorido destello del logotipo pretendía simbolizar la diversidad y la alegría asociadas con el poder de la música.

El responsable de la imagen gráfica y el concepto creativo fue el georgiano Luka Ivanidze, dentro de la empresa internacional de publicidad Saatchi & Saatchi. Tanto el eslogan y como el logotipo fueron creaciones exclusivas de artistas gráficos georgianos con el fin de mostrar la rica cultura georgiana y celebrar el potencial artístico del país gracias a este espectáculo. Eurovisión Junior pretendía ser el impulso creativo necesario para los jóvenes artistas del concurso. “Creamos este símbolo de la soleada Georgia, con la esperanza de que fortalezca a cada participante del Festival de Eurovisión Junior y los inspire a brillar, añadió Ivanidze.

El productor ejecutivo de GBP, Sergi Gvarjaladze, añadió que “en Georgia, la música es parte de la vida cotidiana y todavía se considera una herramienta educativa para los niños. Organizar Eurovisión Junior es un gran honor y alegría para muchos en Georgia y estamos muy contentos de compartir nuestra cultura y ver a niños de muchos países europeos brillar en Tiflis este año”.

Eurovisión Junior está diseñado para dar a los niños y niñas su momento de brillar y una oportunidad para mostrar todo su potencial como jóvenes artistas. El tema de este año resume ese sentimiento a la perfección. Estamos encantados de trabajar con GPB nuevamente y esperamos dar la bienvenida y defender a los jóvenes talentos una vez más”

Jon Ola Sand, Supervisor Ejecutivo de Eurovisión Junior

Por su parte, las letras del logotipo genérico de Eurovisión Junior se incluyeron debajo del theme art, a las que en algunos momentos se les añadió un efecto de iluminación y brillo. Además, el lema oficial apareció justo debajo junto a la ciudad sede y el año, con tipografías exclusivas, distintas a la oficial.

Aunque en la mayoría de los casos el logotipo oficial se implantó de forma vertical, también hubo adaptaciones de la imagen gráfica con diferente disposición de los elementos que componían el theme art.  

La carismática cantante chipriota Nicole Nicolaou con «I Wanna Be A Star» es, hasta el momento, la última participación de Chipre en Eurovisión Junior. Imagen: Junioreurovision.tv

Con imágenes de Eurovisión Junior 2016 arrancó el espectáculo en Tiflis, recordando la victoria de Mariam Mamadashvili. A continuación, nos mostraron bellas imágenes, estampas y paisajes, en la que niños y jóvenes recorrían Tiflis con las banderas participantes, mientras varios coros de niños interpretaban música rodeados de la naturaleza de Georgia. Todo el video estuvo acompañado de una versión instrumental, operística y con reminiscencias de la música tradicional georgiana del tema oficial «Shine Bright». Seguidamente, Miriam, con el mismo vestido de su actuación en La Valeta, dio la bienvenida a Tiflis todos los espectadores.

En ese momento, el colorido theme art apareció en pantalla con una vistosa animación en la que los coloridos rayos del sol reconstruido iban apareciendo hasta conformar el logotipo. Entonces, comenzó a girar mientras sus rayos aumentaban de tamaño para servir de transición entre imágenes y así llegar al interior del Palacio Olímpico de Tiflis.

Sobre el escenario, un niño vestido con un traje típico de Georgia empezó a interpretar una canción a acompañado de música con reminiscencia tradicional.

A continuación, varios jóvenes con sudaderas negras portaban las banderas de los 16 países participantes. Se encargaron de recorrer todo el escenario en el que se incluyó una iluminación potente, en tonos cálidos, con un ardiente sol en pantalla.

Varias niñas con vistosos trajes del folklore georgiano llegaron al escenario bailando danzas del país acompañadas de un coro de niños con luces en sus manos. El humo inundó el escenario para dar la bienvenida a Mariam Mamadashvili, la flamante ganadora de Eurovisión Junior 2016. La joven cantante, con un voluminoso vestido amarillo abombado con iluminación, cantó una renovada y corta versión de «Mzeo», tema con el que ganó el año pasado. Mariam también fue la protagonista de la pantalla LED del escenario, con imágenes de la cantante en primer plano mientras interpretaba su canción.

Seguidamente, un nuevo grupo de bailarines llegó al plató para acompañar a los 16 participantes durante el desfile de banderas. Los artistas fueron apareciendo en orden alfabético en varias tandas cuando una voz en off iba nombrando a los diferentes países. Llegaban al escenario para interpretar la canción grupal oficial «Shine Bright», mientras que la pantalla LED mostraba imágenes de la bandera de cada país y seguidamente una fotografía de cada joven artista a medida que pisaban el escenario.

Finalmente, en el escenario iluminado con los colores del vistoso logotipo, la voz en off dio la bienvenida a las presentadoras Elene Kalandadze y Lizi Japaridze. Ambas se encargaron de dar pequeñas indicaciones sobre el nuevo sistema de votación y presentaron el orden de actuación de la gala. Además, no se olvidaron de agradecer a Malta la estupenda organización en 2016. Seguidamente, las anfitrionas muy emocionadas dieron paso a las actuaciones.

Antes de cada actuación, los espectadores pudieron disfrutar de las tradicionales postales previas. En esta ocasión, GPB apostó por utilizar parte de estas breves piezas para dar a conocer Georgia (paisajes, deportes, historia, monumentos, etc.). Las postales, filmadas en distintas localizaciones del país caucásico como las ciudades de Adjaria, Imereti y Svaneti, estuvieron dirigidas por Zaza Orashvili. Sergi Gvarjaladze, productor ejecutivo de Eurovisión Junior 2017 se mostró muy entusiasmado con las postales y esperaba que la gente las recuerde por ser “especialmente llamativas”. “Esperamos que la gente pueda ver desde sus casas lo bonito y especial que tiene Georgia, así como su cultura y tradiciones, añadió.

Los protagonistas de esas pequeñas piezas finalizaban con un objeto característico en sus manos que servía de nexo de unión con los artistas concursantes. A continuación, con un efecto de cristales que simulaba los rayos del theme art, aparecían los participantes,con ese mismo objeto en sus manos, acompañados de sus coristas y bailarines En ese momento, se presentaban y hablaban de su canción.

Seguidamente, hacía su entrada el logotipo oficial con la respectiva bandera y el nombre del país justo en el centro. La animación servía de transición para volver al escenario. Los rayos del sol se dispersaban salvo uno de ellos del que surgían otros de diferente tamaño para conformar el rótulo que anunciaba las canciones en la parte inferior de la pantalla.

Los rayos de cristal en 3D contaron los colores característicos de cada país. En uno de ellos se incluía la bandera. Por su parte, el texto del título de la canción, el artista y los autores se situó sobre el rayo de mayor tamaño. En esta edición, se mantuvo la tipografía Avenir, pero en un tamaño excesivamente pequeño que en algunos momentos ocasionaba problemas de visibilidad y legibilidad. Además, por primera vez, se apostó por introducir una fotografía de los concursantes, algo que será muy habitual en futuras ediciones.

Los rótulos desaparecieron desplazándose hacia debajo de la pantalla. En ese momento, aparecía el indicativo del país, en un tamaño muy reducido y sin el número de actuación. Al igual que los rótulos, resultaba muy poco visible.

Al mismo tiempo, se llevaba a cabo la tradicional animación “stage ready” en el escenario. En un primer momento, se encontraba tenuemente iluminado en tonos azules. En la pantalla LED aparecía un gran rayo de luz que se desmembraba en varios trozos de colores de la bandera del respectivo país. A continuación, las estructuras que rodeaban el escenario pasaron a iluminarse con los mismos colores. Durante esta breve animación del escenario, sonaba una flauta típica de Georgia.

La UER y GPB desvelaron las primeras imágenes del escenario de Eurovisión Junior 2017 durante la reunión de jefes de delegación en Tiflis (Georgia) celebrada el 5 de octubre.

La escenografía estuvo inspirada en el theme art de la edición y pretendía ser un gran sol que brillara tan intensamente que sus rayos se dispersaran para llegar hacia la audiencia en el recinto y en sus hogares. El escenario se construyó con forma de semicírculo. El suelo incluyó varias líneas de iluminación que simulaban rayos de luz, sustituyendo a las pantallas LED por las que se apostó en ediciones pasadas.

De este plató principal, surgía una pequeña pasarela recta. Esta pasarela incluyó el logotipo oficial sobre el suelo, el cual se iluminaba de la misma manera que el resto del plató.

Sin ninguna duda, las protagonistas de la escenografía fueron las grandes estructuras que rodeaban el espacio. Estas piezas simulaban pedazos gigantes de cristal que se iluminaban dinámicamente gracias a la tecnología LED. Recreaban los rayos del logotipo oficial de la edición. Al rodear todo el escenario, agregaron un gran efecto visual y arroparon a los artistas.

Junto a estas estructuras, también se intercalaron líneas de iluminación LED más finas en la parte superior del escenario, cerca del techo del recinto. Toda esta impresionante iluminación amplió la sensación de rayo de luz que pretendía ser el escenario de Eurovisión Junior 2017.

Además, en el fondo del escenario se instaló una pantalla LED en forma de círculo rodeada de numerosos focos e iluminación. Fue la protagonista de las propuestas participantes y, además, actuó como marcador durante las votaciones.

La green room en la que los concursantes estuvieron durante el espectáculo se situó en uno de los laterales del recinto, elevada y cerca del público en las gradas. Por su parte, la mesa en la que los responsables del escrutinio vigilaban por el correcto funcionamiento del sistema de votación, siguiendo la misma estructura que la green room, estuvo justo en la grada de enfrente.

Muchos vieron en este escenario recuerdos de la escenografía del Festival de Eurovisión 2015 en Viena (Austria).

La construcción del escenario comenzó a principios de noviembre y se demoró durante unas semanas, finalizando el 14 de noviembre. En ese momento, comenzaron a realizarse las pruebas técnicas del funcionamiento de iluminación y sonido.

Justo en mitad de las 16 actuaciones, momento en el que algunas cadenas hacía una pausa publicitaria, The Virus, el grupo georgiano que participó en Eurovisión Junior 2015, interpretaron su nuevo tema «Atsabatsa» compuesto por Giga Kukhianidze, autor de la mayoría de canciones que Georgia ha llevado a Eurovisión Junior. Llenaron el escenario del Palacio Olímpico de Tiflis de color, fantasía, mucha alegría y diversión.

Al finalizar las 16 propuestas concursantes, llegó el momento de votar a través de la web oficial. Las presentadoras abrieron la votación con un breve recap que contó con un novedoso diseño en el que no aparecía número de actuación, ya que no era necesario para la votación online. Se incluyó el nombre del país y, sobre un rayo del theme art, se indicó a los espectadores que visitaran la web www.jesc.tv para poder emitir su voto. La UER apostó por un dominio más corto y sencillo para que el público recordara el modo de votación. Además, durante el repaso, se pudo ver a los concursantes muy ilusionados desde la green room pidiendo el voto del público.

Durante este tiempo, GPB ofreció varias actuaciones sobre el escenario del Palacio Olímpico de Tiflis. Las presentadoras Lizi Japaridze y Helen Kalandadze protagonizaron un número conjunto muy especial. Siguiendo el modelo de Poli Genova en 2015, Helen comenzó la actuación desde el camerino, para luego unirse a Lizi en el escenario.

Finalmente, los espectadores pudieron disfrutar de la vistosa coreografía del grupo Georgian Dancers, con toques futuristas.

Mariam Mamadashvili entregó el nuevo trofeo a la ganadora. A partir de esta edición, la UER decidió que el trofeo de Eurovisión Junior tuviera el mismo diseño para futuras ediciones, de la misma manera que ya sucedía en el Festival de Eurovisión. Por ello, apostaron por una creación original de la empresa Kosta Boda. Se decidió establecer un mismo diseño con el objetivo de unificar y crear un símbolo de Eurovisión Junior: el codiciado micrófono de cristal. El afamado artista del vidrio Kjell Engman supo combinar magistralmente elementos de sonido y luz, inspirándose en la música. Se trató de una recreación en cristal de un tradicional micrófono cilíndrico radiofónico. En el mango del trofeo, se incrustó el logotipo oficial de la edición.

“El conjunto del micrófono es de cristal transparente con líneas de colores dentro de la parte superior del micrófono. Estas líneas de colores simbolizan las ondas sonoras que fluyen. Son también estos colores los que demuestran las diferentes opciones por las que pueden votar los fans”

Kjell Engman, diseñador del trofeo de Eurovisión Junior
El trofeo oficial de Eurovisión Junior 2017 en el escenario del concurso. Imagen: Junioreurovision.tv

La ceremonia de apertura de Eurovisión Junior 2017 se celebró el lunes 20 de noviembre a partir de las 15:30 CET desde la Biblioteca Nacional de Georgia, en Tiflis. Los 16 concursantes desfilaron por la gran alfombra roja frente a una gran cantidad de seguidores y prensa acreditada en el evento. Fueron recibidos por Jon Ola Sand, Supervisor Ejecutivo del concurso acompañado de las autoridades locales y de la televisión georgiana. Además, Mariam Mamadashvili, la ganadora en la pasada edición, fue la encargada de hablar con ellos momentos antes de que hicieran su entrada a la sala donde se celebraba el acto, con el que se dio comienzo Eurovisión Junior 2017.

En la ceremonia, participaron los tres ganadores en Eurovisión Junior:  Bzikebi (2008), el grupo CANDY (2011) y Mariam Mamadashvili (2016). Además, Lizi Japaridze, presentadora de Eurovisión Junior 2017, asistió al evento interpretando «Happy Day», el tema con el que participó en la edición de 2014. El acto también contó con un pequeño concierto la Nueva Generación del Conjunto Nacional de Ballet “Sukhishvilebi”.

A continuación, se llevó a cabo el sorteo del orden de actuación, para descubrir qué países abrían y cerraban la competición, junto con la posición de Georgia como anfitriones. Dos grandes claves de sol con pequeñas cajas de madera con forma de libro sustituyeron a las clásicas urnas con bolas para decidir el sorteo. Jon Ola Sand acudió al escenario para comprobar que el proceso se hacía conforme a las reglas.

Grigol Kipshidze, representante de Georgia, fue el primero en subir al escenario, donde se decidió que actuara en el puesto 9 tras una pequeña confusión al pensar que había sacado un 6. Seguidamente se sortearon los puestos de comienzo y final de la competición, que no podían ser asignados por los productores.

Mariam fue abriendo las cajas de una de las claves de sol para hacer subir al escenario a los distintos representantes al azar. Posteriormente, cada artista escogía una caja de la otra clave de sol que podía estar vacía o incluir una de las dos posiciones en juego. Finalmente, el azar decidió que Chipre abriera el show y que Italia cerrara la gala.

El equipo de Eurovisión Junior y el Grupo de Referencia de la UER se encargaron de elaborar la lista completa con el orden de actuación de cada país, según la mitad que les haya tocado por sorteo. Todo ello, con el objetivo de hacer la gala más amena y ágil según el estilo musical de cada canción.

Tras la ceremonia, las delegaciones y las autoridades del país invitadas asistieron a una fiesta de bienvenida donde la música, la comida y la diversión fueron las protagonistas de la celebración. Al día siguiente, martes 21 de noviembre, comenzaron oficialmente los ensayos del concurso.

El 10 de noviembre, se puso la venta el álbum oficial en formato digital de Eurovisión Junior 2017 con las 16 canciones participantes. Se pudo adquirir en las diferentes plataformas digitales a un precio de 9,99€. Cabe destacar que, antes de la publicación del CD oficial, las versiones oficiales de las canciones de Albania y Portugal fueron filtradas.

Entradas muy baratas con mucha demanda

La ganadora Polina Bogusevich con el trofeo de Eurovisión Junior 2017. Imagen: Junioreurovision.tv

El 29 de octubre a partir de las 07:00 CET, la UER puso a la venta la primera ola de entradas para Eurovisión Junior 2017.

La organización permitió la compra de packs con entradas para el jury show y la final en directo. GPB y la UER hicieron especial hincapié en que los compradores solo adquirieran las entradas a través del punto de venta de online www.tkt.ge y no fuera de los canales oficiales.

En esta primera fase de venta, se pusieron a la venta un total de 600 entradas para cada espectáculo (jury show y final), 1.200 en total. Las primeras entradas que se pudieron adquirir fueron los espacios disponibles de pie frente al escenario. El 16 de noviembre desde las 07:00 CET, la web oficial del concurso anunció la puesta la venta de nuevos packs de entradas, la mayoría para los asientos del recinto.

Los precios fueron los más baratos de la historia de Eurovisión Junior. Se pudieron adquirir entradas en varias categorías, desde 1,00 euro. Las entradas generales se situaron en torno a 3,50 y 5,50 euros, siendo las más vendidas.

“Estamos entusiasmados con que la gente de todo el mundo pueda disfrutar del espectáculo de este año, que se está perfilando de forma brillante. 16 actos notables, un escenario espectacular, anfitriones maravillosos y un sistema de votación completamente nuevo harán el Eurovisión Junior más memorable. Para algunos de estos jóvenes artistas, esta competencia sigue demostrando ser una gran plataforma para comenzar su carrera en la industria de la música”

Jon Ola Sand, Supervisor Ejecutivo de Eurovisión Junior

¿Qué sería de Eurovisión Junior sin polémicas?

La canción de Albania, «Mos Ma Prekni Pemën», estuvo muy cerca de ser descalificada debido a que se interpretó por primera vez en otro programa albanés en junio, mucho antes de la fecha que exigía la UER. Recordemos que la normativa de Eurovisión Junior obliga a que los temas no se presenten con mucha anterioridad a la celebración del evento. Finalmente, la organización permitió su participación.

Por su parte, la canción de Portugal estuvo a punto de ser sancionada por la organización, debido a la utilización de una marca comercial en su título, «Youtuber». Así, se estaría infringiendo la norma sobre el uso marcas comerciales en el concurso. En el Festival de Eurovisión 2012, celebrado en Bakú (Azerbaiyán), la representante sanmarinense Valentina Monetta se vio en una situación parecida con su tema «Facebook Uh, Oh, Oh (A Satirical Song)». Ante el uso de mensajes comerciales sobre Facebook, la UER dio la opción de enviar una nueva canción o modificar la letra para eliminar cualquier referencia comercial, por lo que pasó a titularse «The Social Network Song (Oh Oh-Uh-Oh Oh)».

Macedonia del Norte acumulaba deudas con la UER lo que llevó al ente público MKRTV a ser sancionado por la organización. Esta situación hizo que el país estuviera a punto de ser expulsada del concurso, al igual que le ocurrió a Rumanía en el Festival de Eurovisión 2016. Sin embargo, tiempo después, la televisión macedonia confirmó su presencia en Tiflis y anunció además su intención de seguir participando en el concurso.

Además, trascendió en la prensa especializada que una niña estuvo llorando durante los ensayos, debido a la presión y los nervios por la responsabilidad. A día de hoy, se desconoce qué país representaba y si era vocalista o corista.

La audiencia vuelve a caer en todos los países

Eurovisión Junior 2017 fue seguido por alrededor de 2,6 millones de espectadores entre los países participantes. Supuso una caída de 1,3 millones si lo comparamos con el seguimiento en 2016. Alcanzó el dato más bajo desde Bulgaria 2015.

Sin embargo, la UER siguió mostrándose conforme con la audiencia conseguida, ya que continuaron comparando el seguimiento del concurso frente a otros programas emitidos por las cadenas en la misma franja horaria (16:00 CET). Concretamente en esa comparación, Eurovisión Junior 2017 alcanzó un 55% más que la audiencia media que normalmente lograba el grupo de canales en esa franja de referencia (1,7 millones de espectadores). Estos son los datos ofrecidos por algunas de las cadenas participantes:

País participanteEmisoraEspectadoresShare
ItaliaRAI Gulp37.000
Países BajosNPO 3/[email protected]286.000
PoloniaTVP 2866.000
PortugalRTP 1210.0002,10%
UcraniaNTU 1161.3351,09%

Entre los países participantes, un año más, Polonia aportó las cifras de audiencia más altas. Sin embargo, el seguimiento cayó 2 millones, hasta situarse en solo 866.000 espectadores, debido a la decisión de trasladar el espectáculo a TVP 2. Sin embargo, esta fue el doble de la audiencia promedio de TVP 2 en el horario en que se transmitió el concurso.

Georgia consiguió sus cifras de audiencia más altas desde 2013, casi tres veces por encima del promedio del canal en su horario estelar. En Armenia, el festival infantil fue sintonizado en ARMTV 1 por más espectadores que la media de los últimos cinco años, alcanzando la segunda mejor audiencia desde que fueron los anfitriones en 2011. La audiencia de 2017 fue más de tres veces el promedio del canal en el prime time de la cadena armenia.

Países Bajos consiguió la segunda audiencia más alta y, un año más, mostró un sólido rendimiento entre el público objetivo del canal infantil [email protected] Eurovisión Junior 2017 atrajo casi siete veces más espectadores de lo que normalmente se lograba con los espacios emitidos en ese horario.

De esta manera, Eurovisión Junior se mantuvo lejos de las audiencias que lograba en sus primeros años, cuando muchos países lograban datos de seguimiento por encima del millón de espectadores. Hay que tener en cuenta que el evento se ha ido trasladando progresivamente a canales secundarios o de temática infantil y, además, el nuevo horario implantado sitúa el concurso en una complicada franja horaria con menor consumo televisivo.


Vuelve a disfrutar del Festival de Eurovisión Junior 2017 a continuación


¿Era Rusia tu propuesta favorita de Eurovisión Junior 2017? ¿Qué te pareció cómo Georgia organizó su primer gran evento de Eurovisión? No te pierdas el siguiente capítulo de nuestro “Recordando Eurovisión Junior” en el que nos toca volver a la capital bielorrusa donde se celebró Minsk 2018.

FESTIVAL DE EUROVISIÓN JUNIOR

El Festival de Eurovisión Junior es un concurso infantil anual que se celebra ininterrumpidamente desde 2003 y que suele tener lugar en los meses de noviembre-diciembre.

Este certamen nace a imagen y semejanza de Eurovisión, pero destinado a niños y niñas, con canciones que, al menos en parte, deben ser interpretadas en su lengua oficial. A lo largo de estos años, el show ha sufrido cambios para adaptarse al público consiguiendo consolidarse como referencia en los concursos infantiles en televisión, y adquiriendo año a año mayor popularidad y relevancia.

Su sistema de votación ha variado a lo largo de estos años para adaptarse a la audiencia. En sus primeras ediciones, mediante el televoto únicamente. A partir de 2008, se incluyeron jurados nacionales, y en algunas ediciones, han introducido paneles de expertos y jurados de niños y niñas con experiencia musical. Finalmente, el sistema actual se compone de la votación de jurados nacionales y voto online desde la web oficial.

Georgia es el país que cuenta con más victorias, 3 en total. Armenia, Polonia,  Rusia, Malta y Bielorrusia le siguen con 2 victorias.

Al contrario que en Eurovisión, el país ganador no tiene la obligación de acoger el festival al año siguiente. Por ello, a lo largo de sus 20 ediciones, un total de 14 países han albergado el certamen infantil. Armenia (sede en 2022), Bielorrusia, Malta, Países Bajos, Polonia y Ucrania han tenido el placer de ser sede del concurso en dos ocasiones.

Tras la victoria de Maléna y su canción «Qami Qami» en París (Francia) el pasado año, la edición de 2022 tendrá lugar en Ereván (Armenia) el próximo 11 de diciembre en el Complejo Karen Demirchyan. La capital armenia ya se prepara para acoger la celebración del 20º aniversario del Festival de Eurovisión Junior con el objetivo de seguir consolidando su éxito y popularidad entre el público más joven.


Fuentes:Junior Eurovision Web, EBU, Eurovoix, ESC Daily, DR
Eurovisión Junior