Eurovisión Junior

20 años de Eurovisión Junior: 50 momentazos que marcaron su historia (parte 4)

Desde ESCplus te proponemos celebrar el vigésimo aniversario de Eurovisión Junior con un recopilatorio de los mayores momentazos y anécdotas curiosas de la historia del formato

Eurovisión Junior está de celebración. Faltan menos de dos meses para que el festival musical infantil más prestigioso de toda Europa llegue a su veinte aniversario, que culminará con la celebración de esta edición desde la capital armenia de Ereván este 11 de diciembre. Desde ESCplus queremos celebrar este acontecimiento por todo lo alto, repasando la apasionante y convulsa historia del formato a través de un divertido viaje por los 50 mayores momentazos y anécdotas históricas que marcaron la trayectoria del formato.

Durante esta semana nos embarcaremos en la cuarta de las cinco entregas de este recopilatorio, en el que conoceremos de cerca grandes curiosidades que acumulan las distintas ediciones del festival. ¿Sabías que una preselección maltesa de Eurovisión recicló completamente el escenario de Eurovisión Junior 2014?¿O que antiguamente estaba permitido realizar apuestas sobre los menores participantes en el festival infantil? Acompáñanos para enterarte de todo.

31. Las tres “r” de Eurovisión Junior I

Eurovisión Junior es un formato que además de entretener al espectador busca ser pedagógico y transmitir valores a los más jóvenes de la casa. Difundir culturas internacionales, fomentar la amistad, el compañerismo, la solidaridad, la cultura del esfuerzo… Son solo algunos de los objetivos que persigue el formato. Puede ser que reciclar, reusar y reutilizar no sean algunas de las prioridades que nos encontremos en el proyecto del formato, pero ya son unas cuantas las veces que hemos visto como el festival ha reutilizado elementos escénicos de un año a otro y sorprendentes casos similares. Veamos algunos de los mejores reciclajes de la historia de Eurovisión Junior.

La bola del mundo, símbolo central de Eurovisión Junior 2020

La protagonista de nuestra primera historia no es otra que RTVE. Durante Eurovisión Junior 2020 el ente se encargó de construir el escenario sobre el cual nuestra pequeña Soleá interpretaría su tema Palante frente a toda Europa. Este escenario, con un decorado común a todos los países participantes, contaba entre sus piezas de atrezzo con una característica bola luminosa que recreaba el logotipo de la edición, una maqueta de un planeta con colores fucsias y morados. Un año después de la celebración del festival, nos volvíamos a encontrar con este elemento decorativo entre las filas del decorado de otro programa de RTVE, en este caso Órbita Laika en La 2. El programa, con una clara línea temática espacial e intergaláctica, hacía pasar la bola con la que nuestra Soleá había “movido el mundo” meses antes por uno más de los planetas que conformaban el plató.

Retrocedemos en el tiempo hasta 2008 y viajamos hasta la soleada Limassol, que acogía la edición de aquel año bajo el lema “Fun In The Sun”. La organización del certamen nos presentaba un espectacular escenario diseñado por George Papadoulus, inspirado en el eslogan de la edición y centrándose en representar la soleada isla de Chipre junto con toda el agua que la rodea, siendo la primera vez que un escenario del certamen incluía este elemento. El escenario, muy laureado entre el público y los expertos del certamen, se trató de uno de los más completos y avanzados técnicamente en la historia de Eurovisión Junior, constituyendo un hito para la televisión chipriota, la cual encaraba la organización de un evento eurovisivo por primera vez. Para gestar el conjunto escenográfico la RIK contó con un presupuesto muy limitado, lo cual explica que la gran pantalla led que constituía el fondo del escenario fuera parcialmente reutilizada del escenario del Eurovisión senior de ese mismo año, celebrado en Belgrado.

Escenario de Eurovisión 2008 © Architizer

Una dinámica parecida sigue la siguiente historia, que se emplaza dos años hacia delante en la línea temporal. Corría el año 2010, en el que viajaríamos hasta Minsk para disfrutar de uno de los festivales de Eurovisión Junior más ambiciosos y mejor organizados de su época. Nos encontrábamos con un grandioso y amplio escenario que jugaba con los arcos, formas circulares y con una línea temática muy infantil y repleta de fantasía. El diseño seguía la estela del logotipo y eslogan de la edición, “Feel The Magic”, basado a su vez en esferas y círculos de distintos colores. Estas formas geométricas representaban las distintas culturas, tradiciones y formas de pensar, pensando el evento como un nexo y punto de confluencia de todas ellas. Como parte de los muchos elementos que pudimos encontrar en el escenario destaca la presencia de unas tiras de bombillas luminosas que colgaban del techo, que ya se pudieron ver como parte del decorado del Festival de Eurovisión de 2010, celebrado ese mismo año en Oslo. Sin ir más lejos, la ganadora de la edición, Lena Meyer Landrut, contó con este elemento como parte de su escenografía.

32 y 33. Las tres “r” de Eurovisión Junior II

El reciclaje no acaba aquí señores, Eurovisión Junior no se ha conformado con reciclar, rescatar y darles una segunda vida a distintos elementos escénicos y piezas de atrezzo en repetidas ocasiones; también ha reutilizado escenarios enteros. Veamos dos casos muy llamativos que seguro que muchos de nuestros lectores recuerdan.

El Festival de Eurovisión Junior 2014 fue todo un hito organizativo para la soleada isla de Malta. Pese a las restricciones financieras de un país anfitrión tan pequeño como fue la nación maltesa, el país puso empeño para producir la edición más espectacular de su historia reciente del concurso en unos tiempos algo grises donde el formato atravesaba una época complicada. Una de las piedras angulares del éxito del festival de 2014 fue su espectacular escenario ubicado en los hangares del puerto de Marsa, a las afueras de La Valeta. La construcción, una de las más emblemáticas y ambiciosas de la historia del certamen, buscó plasmar sobre la realidad el logotipo de la edición, un origami de papel erigido con formas triangulares. La escenografía se compuso de una gran variedad de pantallas LED triangulares que se plegaban una sobre la otra coronadas por una plancha vertical en el fondo. Este escenario no sería construido exclusivamente para el festival, ya que su uso se repetiría solo unas semanas después del mismo para la celebración de la preselección maltesa de Eurovisión senior 2015, el Malta Song Eurovision Song Contest.

Cabe destacar que dicha preselección no contaría solo con los decorados del festival infantil, también haría uso de la canción grupal de la edición, Together, para reutilizarla a modo de opening con todos los concursantes del proceso durante la semifinal del mismo. Este conjunto de estrategias se llevaron a cabo para paliar el impacto económico de la celebración del festival sobre las arcas de la PBS.

Nos remontamos hasta la edición inaugural de Eurovisión Junior, celebrada desde la ciudad de Copenhaghe en el año 2003. Se trató de un terreno completamente desconocido para decenas de radiodifusoras europeas que se embarcaban en esta aventura por primera vez, capitaneadas por una ya curtida DR danesa muy experimentada en el ámbito de los festivales musicales infantiles. La exitosa celebración del MGP de la cadena pública danesa desde el año 2000 fue un hecho detonante para que la UER no solo decidiera lanzar un proyecto similar en un ámbito europeo, sino que el ente nórdico organizara su primera edición.

Escenario de Eurovisión Junior 2003 construido sobre el Forum Copenhaghe (Imagen: Junior Eurovision)

Se podría decir que Eurovisión Junior 2003 fue un calco muy fideligno visualmente hablando respecto a la preselección danesa de la edición, que sería el MGP. La DR decidió apostar por lo seguro y reciclar el diseño del escenario y la línea gráfica de su gala de selección para la producción del certamen europeo, un hecho que se podría tildar de único en la historia del festival hasta la actualidad. El escenario propuesto por la corporación danesa consistió en una serie de arcos curvilíneos de distintos diámetros acompañados de una gran plancha LED sobre la que proyectar distintas animaciones y una serie de globos colgados del techo del recinto que pusieron la nota infantil al conjunto. El diseño, eso sí, tuvo que ser levemente modificado para adaptarse al recinto que acogería el festival infantil, el Forum Copenhagen, mucho más grande que el estudio de televisión en el que se desarrolló la gala de preselección.

34. La victoria de Vincenzo Cantiello en 2014, seguida por un 0,66% de share

El debate sobre las audiencias que envuelven a Eurovisión Junior ha sido un tema recurrente a lo largo de sus casi veinte años de celebración. El cambio horario del show a una franja vespertina de menor consumo televisivo y la emisión del mismo en canales minoritarios son recientemente dos de los factores que más lastran el rendimiento televisivo del show. Estos índices, que miden el número de personas que siguen el festival año a año, condicionan año tras año la viabilidad económica del certamen o la continuidad de distintos países, que no pueden permitir costear una participación en el mismo para el beneficio televisivo que produce. Esta variable ha constituido, por ejemplo, la razón principal de las salidas del certamen de las emisoras privadas que han tomado parte de él, la ITV británica y la TV4 sueca. Es por ello que se considera clave para el funcionamiento del show que las emisoras que participen en él sean públicas, donde si bien las audiencias cobran importancia, la labor de promoción de lenguas minoritarias o la exposición del talento joven nacional son parte del servicio de vocación público de éstas. De esta forma la perpetuación y continuidad del formato tiene más garantías.

Uno de los países que menor interés y seguimiento hacia el certamen cosecha es Italia. Pese a que desde su debut el número de espectadores del certamen no ha hecho más que caer en picado, nos centraremos precisamente en el año en el que la RAI se estrenaba en el formato, 2014. La flauta sonaba para los italianos en su primera aparición en el festival, que se celebraba desde la vecina Malta. El joven ganador del talent show “Ti Lascio Una Canzone”, Vincenzo Cantiello se hacía con el micrófono de cristal del festival junior a través de su sobresaliente interpretación de su tema “Primo Grande Amore”. Desgraciadamente, la victoria tendría que quedar prácticamente relegada a los adentros del joven, ya que la escasa labor de promoción de la RAI y su decisión de emplazar la emisión al canal infantil RAI Gulp solo consiguieron enganchar al 0,66% de los espectadores en su franja de emisión. Por suerte, este dato podría revertirse a partir de esta edición, en la que como ya se ha anunciado el festival infantil saltará a la parrilla del canal principal RAI 1, donde podrá tener muchas más exposición y ganar nuevos adeptos.

Vincenzo Cantiello tras vencer en el Festival de Eurovisión Junior 2014 (Imagen: Junior Eurovision)

Cabe destacar que tras la victoria de Vincenzo Cantiello, los estudios de la RAI Gulp prepararon una emisión especial en directo para celebrar la hazaña del joven. Una confundida Antonella Clerici, que copresentaba la gala, daba por hecho que Italia organizaría el certamen al año siguiente, hecho que finalmente sería rechazado por los directivos de la cadena, con la excusa de querer acumular más experiencia en el concurso antes de lanzarse a organizar una edición. El Telegiornale nocturno de la RAI 1 sí que se haría eco de la victoria italiana en Eurovisión Junior 2014, eso sí, presentando el formato y la candidatura de Vincenzo como algo completamente desconocido para los espectadores de la RAI.

En la otra cara de la moneda encontramos el caso de Armenia, históricamente uno de los países en los que más querido y seguido es Eurovisión Junior entre sus habitantes. Los registros de la época apuntan que la edición celebrada en 2011 desde Ereván marcó una cifra histórica del 85% de share. Se tratan de números desorbitados muy complicados de conseguir atendiendo a los patrones de consumo televisivos actuales y solo reservados a grandes acontecimientos, como importantes eventos deportivos. ¿Se volverá a repetir ese volcamiento masivo de la población armenia en el festival de este año celebrado en Ereván?

35. Apuestas con menores

Históricamente, las apuestas y Eurovisión han ido siempre de la mano. Esta tradición, considerada casi una religión en su país de origen, Reino Unido, ha estado ligada a distintos ámbitos del universo eurovisivo desde hace décadas. En la actualidad ya no hay solo apuestas referidas al ganador de los festivales, también a los clasificados de las semifinales, al ganador del jurado, del televoto o incluso apuestas por la ciudad que acogerá la próxima edición del festival, como hemos presenciado este año. Resulta lógico pensar que los valores éticos y morales de Eurovisión Junior no dejarían realizar apuestas con sus participantes al tratarse de menores, ¿pero ha sido siempre así? Realmente no, en esta sección recuperamos algunos registros históricos de apuestas referentes a una de las primeras ediciones de Eurovisión Junior, la del año 2006.

Escenario de Eurovisión Junior 2006 (Imagen: Junior Eurovision)

La reconocida agencia Bet365 era una de las casas de apuestas abiertas durante las semanas previas al festival, que tendría lugar en Bucarest, para realizar cábalas y apuestas monetarias sobre el joven que conseguiría vencer en esa edición del certamen. En el histórico al que hemos tenido acceso vemos como España y Suecia se repartían el primer puesto, poniendo de manifiesto el furor y buenos pronósticos que presagiaban la candidatura de Dani Fernández entre los seguidores del certamen europeo. A poca distancia encontramos a Grecia y posteriormente a Rusia, que acabaría ganando el festival. Llama la atención el caso de Portugal, que pese a figurar en la quinta posición de los apostantes acabaría finalizando en la penúltima posición del festival.

El la siguiente tabla recogemos los datos completos:

País participantePosición en apuestasCuota en apuestasPosición real
España=14.004
Suecia=14.003
Grecia36.5013
Rusia47.001
Portugal58.0014
Rumanía613.006
Bielorrusia=717.002
Países Bajos=717.0012
Ucrania=717.009
Chipre1021.008
Croacia=1126.0010
Serbia=1126.005
ARY Macedonia=1329.0015
Malta=1329.0011
Bélgica1534.007

36.  La curiosa financiación búlgara en Eurovisión Junior 2014

A lo largo de los años, Eurovisión ha demostrado ser un terreno perfecto para plantear colaboraciones y coproducciones conjuntas entre entes públicos y otros organismos de carácter privado, ya sea en forma de sponsor económico o en forma de sustento técnico. Algunos ejemplos de estos fenómenos son la ya expirada colaboración de la ucraniana UA:PBC con la televisión comercial STB para coproducir mano a mano el Vidbir; o la externalización en años previos de la delegación eurovisiva búlgara a una empresa de terceros por parte de la BNT pública. Aunque sea mucho menos común, Eurovisión Junior también ha presenciado casos de esta índole y ha presenciado acuerdos para poder sufragar económicamente y logísticamente candidaturas y proyectos. Estudiaremos más de cerca la financiación de la exitosa candidatura búlgara en el festival de 2014, culminada con un segundo puesto.

Ningún indicio hacia presagiar la participación de Bulgaria en el Festival de Eurovisión Junior de 2014, celebrado en La Valeta. Pese al interés de la televisión pública BNT hacia el festival y los buenos datos de audiencia cosechados por los espectadores del país en años previos, la mala situación financiera de la cadena aventuraba un año más de ausencia, que se venía extendiendo desde la edición de 2012. Todo cambió el 25 de julio de 2014, cuando por sorpresa el programa nocturno más visto del país, “Slavi’s Show”, anunciaba que su canal de retransmisión, la emisora privada BTV, había realizado una propuesta formal de la BNT para financiar su posible participación en La Valeta. Al tratarse de un ente privado no miembro de la Unión Europea de Radiodifusión, la BTV no podría competir en el festival de no hacerlo de forma conjunta con la BNT.  La cara visible de esta instancia no fue otra que la del maestro de ceremonias y productor del popular programa, Slavi Trifonov, todo un referente y rostro conocido para los espectadores búlgaros. 

Krisia y los hermanos Ibraim y Hassan en una aparición en Slavi´s Show (Imagen: Slavi´s Show)

La elegida para subirse al escenario europeo en tan ambiciosa candidatura sería la joven prodigio Krisia Todorova. La cantante, muy recurrente en las pantallas de televisión del país balcánico, conquistó a Slavi Trifonov con su bella voz y sus dotes artísticas, viendo en ella la figura ideal para llegar a los puestos más altos del festival europeo. El presentador no sólo impulsó la candidatura, también mandó a su equipo producir la canción que Krisia defendería en el festival, eligió su vestuario y financió su videoclip. Trifonov también aseguraría los costes de los vuelos, estancia y puesta en escena de la artista participante en Malta. El proyecto era tan ambicioso que tenía garantías de que Bulgaria ganaría la competición y Krisia se convertiría en la nueva estrella global de la música.

Finalmente Krisia interpretaría la canción Planet Of The Children junto a los hermanos Ibrahim y Hassan, que se subirían al escenario para hacer de pianistas durante la actuación. La BTV seguiría muy de cerca el camino de la candidatura hasta la gala final de Malta, enamorando a muchos espectadores búlgaros, que vivieron una de las candidaturas eurovisivas más seguidas y comentadas en el país desde que existen registros históricos. Finalmente Krisia obtendría la plata del festival, solo por encima del italiano Vincenzo Cantiello.

37. Los comentaristas azeríes de Eurovisión Junior 2021

Para la celebración de un festival infantil de las características de Eurovisión Junior es crucial no cruzar barreras peligrosas y que todos los países participantes se comprometan a garantizar la dignidad, seguridad e igualdad en el tratamiento a todos los niños menores competidores. La Unión Europea de Radiodifusión recuerda constantemente todos los años el sentido no político o ideológico del certamen. El festival consiste en un punto de confluencia de artistas de diversas culturas que busca compartir, aprender, enriquecerse, tolerar y respetar las mismas, sin excepción ni discriminación. Por desgracia han habido ocasiones en las que la gran carga geopolítica y las enemistades y rencillas históricas entre distintos países lo han puesto muy difícil y han llegado a manchar el desarrollo del show.

Eurovisión Junior, confluencia de culturas (Imagen: Junior Eurovision)

Algunos de los episodios más cruentos y desagradables en este campo son los derivados por el histórico conflicto que lleva enfrentando a armenios y azeríes desde hace décadas, muy sonado últimamente en el terreno geopolítico. Este conflicto bélico no solo ha tenido consecuencias colaterales indirectas en el festival, como la retirada forzosa de Armenia en 2020 debido a su situación económica y social derivada de ésta. El conflicto también se ha colado y hecho mella en el festival en más de una ocasión. La primera participación de Azerbaiyán en el concurso en el año 2012 trajo consigo tristes acontecimientos desde el Henieken Music Hall (ahora conocido como AFAS Live) de Amsterdam. Distintos fans armenios y azeríes que asistieron de público al recinto se propiciaron insultos, enfrentándose en un vergonzoso conflicto que manchó la reputación del festival infantil.

El siguiente incidente, muy reciente y recordado, involucra a una de las emisoras participantes, la ICTIMAI TV de Azerbaiyán. El país caucásico, que volvía a la edición de 2021 tras dos años de ausencia desde su última participación en 2018, no vio con buenos ojos tener que retransmitir contenido relativo a su país enemigo, Armenia, por televisión. De esta manera, los comentaristas de la emisión estatal boicotearon la actuación de la eventual vencedora de la gala, la armenia Maléna. Los narradores dieron un trato discriminatorio y desigual a la cantante armenia, hablando por encima durante los 3 minutos de actuación y haciendo un vacío frente a la audiencia azerí. Cabe destacar, no obstante, que la situación durante el anuncio de Armenia como país invicto de la gala sería completamente distinto. En esta ocasión los comentaristas narraron de forma satisfactoria los hechos y se mantuvieron en silencio durante el reprise de Maléna Fox, cumpliendo así las normas del festival.

Los hechos fueron investigados por la UER, que se mostró contraria a cualquier clase de discriminación y trato desigual a cualquiera de los participantes de la gala. Hay que reiterar que Eurovisión Junior es un espacio con sentido no político que solo busca crear una plataforma segura para que los jóvenes expongan su arte a la vez que intercambian cultura.

38. La preselección más celestial de la historia, el MJESC 2021

Pese a que Eurovisión Junior se define como un festival ateo, libre de cualquier componente religioso, la divina providencia ha ocasionado en más de una ocasión que la dimensión terrenal del certamen se elevase hasta los cielos para encomendarse a dios. Y no… no estamos hablando de una hipotética participación de Ciudad del Vaticano en el festival, ni siquiera de una posible candidatura encabezada por nuestras queridas Flos Mariae. Veamos a que nos referimos a continuación.

En la historia de Eurovisión Junior hemos tenido un gran número de preselecciones muy icónicas y emplazados en lugares sorprendentes. Durante sus últimos años de participación antes de su eventual retirada la SVT sueca usaba el parque de atracciones Grona Lund como marco para su Lilla Melodifestivalen, que tenía lugar entre columpios colgantes, torres de caída libre y montañas rusas. En la participación final de Eslovenia, en el año 2015, la RTVSLO improvisó una preselección de 3 galas que se desarrollaría desde el magazine matinal de la cadena. En definitiva, lugares diversos para preselecciones muy diversas que siempre recordaremos. Sin embargo, el lugar que la PBS maltesa escogió para su emplazar su tradicional MJESC durante el año pasado nos descuadró todos los esquemas. Estamos hablando ni más ni menos del Robert Samut Hall, una antigua iglesia metodista reconvertida a sala de conciertos. El recinto, ubicado en la localidad de Floriana, aledaña a la capital maltesa, apenas fue adaptado para la celebración de la gala, dejando al descubierto una antigua iglesia de principios de siglo que complementó todas las actuaciones participantes.

Fuente: Continentaleurope.

Eventualmente, los ganadores del proceso de preselección serían los adorables Ike & Kaya, que representarían al país con el tema My Home tras recibir consenso de jurado y televoto.

Como bonus a la sección aportaremos la curiosidad de que los ganadores de Eurovisión Junior 2008, el grupo Bzikevi, fue bendecido por un sacerdote de su tierra natal, Georgia. La intención era que dios amparara a este trío de jóvenes artistas dispuestos a representar con el mayor posible a su nación, consiguiéndolo con creces al anotar una aplastante primera posición en el marcador con 154 puntos. Su canción, en idioma inventado, alcanzaría una gran popularidad que la catapultaría a la fama en todo el continente europeo.

Bzikevi durante su paso por Eurovisión Junior (Imagen: Wikipedia)

39. Saltando de Eurovisión Junior al festival de adultos

Eurovisión Junior no es solo un lugar de intercambio cultural o musical. Además de aprender grandes valores como la amistad o el compañerismo, los participantes de este fenómeno europeo se someten a una plataforma de exposición masiva frente a millones de personas donde compartir su música. El concurso ha consistido para muchos de sus participantes una lanzadera y trampolín hacia una carrera artística mayor, llena de alegrías y progresos musicales. En algunos casos, los jóvenes quedan tan prendados de su paso por el concurso que desean repetir experiencia eurovisiva, eso sí, en su versión senior. En estos casos podemos ver la evolución musical y personal de los participantes, que acostumbran a proyectar sobre la audiencia proyectos artísticos más cerrados, propios y maduros con los que conquistar el escenario europeo. A continuación repasamos las distintas ocasionas que se han dado a lo largo de la historia del formato en la que sus concursantes han saltado posteriormente al Festival de Eurovisión.

Las gemelas Tolmachevy, dúo invicto en el festival de 2006, repetían experiencia eurovisiva 8 años más tarde en Eurovisión 2014, que tendría lugar desde Copenhaghe. Las artistas representarían a Rusia con la inestimable ayuda del archiconocido artista y compositor Philipp Kirkorov, cuya imagen llegó a aparecer en el cover oficial de la candidatura de las gemelas. El tema que interpretarían, Shine, quedaría en una gran séptima posición en el concurso, eso sí, teniendo que aguantar abucheos por parte de la audiencia tras su pase a la final.

Un año después, en 2015, pasaba un suceso sin precedentes, dos exconcursantes del festival infantil unían sus fuerzas para volver al festival musical en su versión adulta. Estamos hablando de la candidatura sanmarinense de 2015, a cargo de Michele Perniola (San Marino Eurovisión Junior 2013) y Anita Simoncini (San Marino Eurovisión 2015 como parte de The Peppermints). El dúo de experienciados artistos sería internamente seleccionado por la SMRTV para defender el tema Chain Of Lights sobre el escenario eurovisivo, tomando el relevo de tres candidaturas consecutivas sanmarinenses a cargo de la veterana Valentina Monetta. Finalmente, el microestado no lograría superar la barrera de las semifinales y se perdería la final del sábado, celebrada desde Viena.

Tendríamos que esperar dos años más para ver otro comeback eurovisivo de algún artista de Eurovisión Junior en el certamen adulto. Se trataba de la revancha del trío compuesto por Lisa, Amy y Shelley Vol, representantes de Países Bajos en el festival infantil de 2007, culminado en una onceava posición. Su paso por el certamen junior brindó a las tres hermanas la oportunidad de ganar gran fama en su país natal, obteniendo una gran popularidad y la oportunidad de participar en otros programas musicales de Países Bajos. Su vuelta al escenario eurovisivo vendría de la mano de la bonita balada Lights and Shadows, que curiosamente también acabaría en posición 11 en Kiev. El nombre de la formación musical cambiaría y sería presentado como O´G3NE frente a la audiencia europea.

La siguiente artista volvería a pisar el escenario eurovisivo por partida doble, tanto de forma grupal con el grupo Moje 3 en 2013 como en solitario en 2019. Estamos hablando de la serbia Nevena Bozovic, representante del país balcánico en Eurovisión Junior 2007, cosechando una flamante posición, la mejor de Serbia hasta la fecha. Tras su quedada en semis en el festival senior de 2013, la artista se dejaría la piel para emocionar a toda Europa con su balada Kruna sobre el escenario de Tel Aviv. Nevena finalmente cosecharía una posición 18 que acabaría sabiendo a poco y empeoraría notablemente su palmarés alcanzado en su participación junior.

El festival cancelado de 2020 reuniría a dos grandes estrellas de la historia reciente de Eurovisión Junior, la exrepresentante neerlandesa de 2016 Stefania y la flamante ganadora del certamen de 2015, la estrella maltesa Destiny. Stefania, por su parte, ondearía los colores de su nación natal, Grecia, con el tema Superg!rl, de autoría del archiconocido compositor Dimitris Kontopoulos. La idol helénica concursaría esta vez en solitario, contrastando con su experiencia en el festival infantil de la mano del grupo Kisses.

La emisora griega ERT volvería a confiar en la joven para ondear la bandera del país en el festival del año siguiente. Stefania se arroparía del mismo equipo de compositores para presentar el tema Last Dance frente a la audiencia europea. La participación de la joven se acabó saldando con una magnífica décima posición, el primer top 10 para griega desde el año 2013. El paso de Stefania por Eurovisión le ayudaría a despegar su carrera en Grecia y afianzarla todavía más en Países Bajos. En la actualidad la artista es un rostro reconocido en el canal infantil neerlandés NPO Zapp y presenta diversos programas derivados de éste.

Destiny por su parte se haría con el derecho de representar a la pequeña isla de Malta en el festival de 2021 tras vencer en la versión patria del popular talent show X Factor. La artista originalmente habría defendido el potente mid tempo All Of My Love sobre el escenario de Rotterdam, compuesta por el búgaro Borislav Milanov y la croata Bernarda. El festival se acabaría cancelando por la situación sanitaria de la pandemia del coronavirus.

La PBS maltesa volvería a contar con la joven para la siguiente edición del festival, que sí se acabaría llevando a cabo. De esta manera Destiny presentaría al público su tema Je Me Casse, un potente uptempo con reminiscencias charleston. La candidatura acometió importantes labores de promoción durante la pretemporada que la llevarían a la parte superior de los rankings de las casas de apuestas y encuestas del festival. Finalmente, pese a conseguir el bronce del jurado en la gala final del festival, Malta acabaría en una séptima posición que a muchos les supo a poco.

¿Será 2022 un año eurovisivo con algún retorno de nuestro festival infantil favorito? Nosotros estamos impacientes por descubrirlo!

40. Comebacks (Junior)eurovisivos

La normativa original del Festival de Eurovisión Junior no contemplaba la posibilidad de que sus concursantes repitieran experiencia sobre el escenario en ediciones siguientes. La organización consideraba que traer de vuelta a a concursar a candidatos de años anteriores supondría quitar la oportunidad de vivir un sueño único e irrepetible a más niños. Paralelamente, el corto margen de edad permitido para participar en Eurovisión Junior dificulta considerablemente la posibilidad de que un artista pueda conseguir repetir experiencia. No obstante, las cosas han cambiado con los años y el concurso ya suma tres repeticiones a lo largo de sus 19 años de historia. Curiosamente, todas vienen de un mismo país, Rusia.

La primera artista que se subiría por primera vez al escenario del festival sería la adorable Lerika. Tras representar a Moldavia en la edición de 2011 con el tema No, No; la joven artista no tardaría en volver a probar suerte en el certamen, haciendo lo propio solo un año después y esta vez bajo los colores de la ya citada Rusia. El anuncio de Lerika como representante rusa en 2012 con su tema Sensation fue fuente de grandes polémicas, dado que la prohibición de repetir candidatura en el festival seguía vigente. Finalmente se determinó que al representar a dos países distintos en sendas participaciones la clausula no era aplicable, siendo la de 2012 una candidatura perfectamente válida y lícita. Cabe destacar además que Lerika poseía una doble nacionalidad, hecho que posibilitó además esa doble participación ya mencionada.

Un año antes, en el festival de 2011, estallaba otra polémica de corte similar. La artista rusa Katya Ryabova vencía en la preselección rusa con su tema Romeo & Juliet. Todas las miradas se pusieron sobre esta candidatura dado que Ryabova ya participó en el festival durante 2009, quebrantando así la normativa de la UER que impedía artistas repetidores en el certamen. La televisión rusa fue dispensada con un permiso especial que le permitió de forma excepcional enviar una candidatura con esta condición. La UER además se comprometió a derogar esta clausula de cara a ediciones venideras, una norma algo anacrónica para el estado del festival en la época y que trataba de facilitar la labor de elección a los países participantes, en una época en la que la pérdida de los mismos era cada vez más notable. Katya finalizaría en cuarto puesto empeorando levemente su tercera posición cosechada durante la edición de 2009.

El último caso de artistas repetidores de Eurovisión Junior se llevó a cabo muy recientemente, más concretamente en la última edición del festival este pasado diciembre. La rusa Tanya Mezhentseva decidía repetir por segunda vez su sueño eurovisivo tras su paso por el festival junior de 2019, esta vez sin su compañero y amigo Denberel. En su segundo intento Tanya se decantaba por un estilo de canción uptempo y con ciertas reminiscencias tropicales en su canción Mon Ami, que homenajeaba a la perfección a la nación anfitriona de ese festival. La artista obtuvo un notablemente mejorado séptimo puesto, probablemente lastrado por los inesperados problemas de garganta que sufrió la joven durante la semana del festival.


Fuentes:Jesc.tv, EscKaz, EscDiscord
Eurovisión Junior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.