Eurovisión Eurovisión 2023 Australia

Australia elige a Voyager con Promise para Eurovisión 2023

La cadena australiana SBS ya tiene a su candidato para Liverpool

La SBS ha decido de manera interna que el elegido para la próxima edición de Eurovisión sea la banda de rock Voyager con la canción Promise. Les tocará esperar hasta la segunda semifinal, el día 11 de mayo, para poder subirse al Liverpool Echo Arena. Actuarán en la segunda mitad, aunque aún se desconoce en qué posición.

Finalmente, como ya anunciaron el pasado mes de noviembre, la SBS ha renunciado a su característico ‘Australia Decides’ con el que llevaba desde 2019 para pasar a una elección interna como en sus tres primeros años en el festival. Probablemente, este cambio este provocado por la baja audiencia que ha cosechado la preselección del país oceánico que marcó mínimo histórico con una audiencia que se mantuvo en el 0’7% del total de la población australiana que en ese momento se encontraba viendo la televisión. De esta manera, no más de 189.000 vieron como Sheldon Riley se alzaba con el billete a Turín. También, se achaca a los pobres resultados obtenidos en las dos últimas ediciones con Sheldon Riley en la parte derecha de la tabla y Montaigne que no alcanzó la final.

¿QUIÉNES SON VOYAGER?

El grupo de rock progresivo comenzó su andadura en la industria musical hace más de dos décadas, en 1999. Su música mezcla los sonidos más potentes del género rock, sintetizadores, electrónica y con una característica influencia de los 80’s y que definen su sonido como “colorido”. Formado por cinco integrantes: Danny Estrin (vocalista), Simone Dow (guitarra), Alex Canion (bajo y coros), Scott Kay (guitarra) y Ashley Doodkorte (batería).

Una banda con mucho recorrido y experiencia sobre los escenarios que ya había sido tentada por la propia SBS y que tuvo su primer contacto con Eurovisión el pasado año cuando se presentaron al ‘Australia Decides’ con la canción Dreamer. Estuvieron cerca de vencer en la final ya que solo se quedaron a tres puntos de igualar a Sheldon Riley que obtuvo cien puntos.

AUSTRALIA EN EUROVISIÓN

En 2015 la Unión Europea de Radiodifusión confirmó el debut de Australia quien ya tuvo protagonismo como invitado en la edición anterior en Dinamarca. El país oceánico se convirtió en el primero en participar sin ser perteneciente a la UER ya que solo es asociado. A pesar de su lejanía con el continente europeo el certamen es muy seguido por los australianos y es que lleva emitiéndose desde 1983. Con los años la cadena australiana SBS siguió aumentando su interés por el festival y profesionalizándose con comentaristas propios y con cabina en el mismo recinto.

La andadura de Australia por Eurovisión comenzó con excelentes resultados e incluso estuvo a punto de alzarse con el micrófono de cristal con Dami Im quien llegó a Suecia siendo una de las grandes favoritas, aunque terminó en segundo lugar. Aun así, el mejor resultado de los oceánicos hasta la fecha. Su otro gran puesto fue en su debut de la mano de Guy Sebastian con un quinto lugar con Tonight Again. El primer periodo de selección interna finalizó con Jessica Mauboy que descendió en la clasificación hasta el vigésimo puesto.

2019 fue el año escogido para iniciar la andadura de la preselección llamada ‘Australia Decides’ en el que ganó Kate Miller-Heidke con Zero Gravity, posiblemente una de las actuaciones más recordadas por cantar a varios metros de altura. Ese año, Kate alcanzo el noveno lugar y venció su semifinal devolviendo la ilusión de buenos puestos.

Más tarde, Montaigne fue la elegida por los australianos, aunque no pudo estar en Eurovisión con Don’t Break Me por culpa de la pandemia, aunque si lo pudo hacer con Technicolour ya que la SBS le dio la oportunidad de volver a ser la representante al año siguiente. Desgraciadamente, la canción no convenció ni a jurado ni público y se quedó en semifinales, la primera vez para Australia. Como curiosidad, Montaigne nunca pudo pisar el escenario de Rotterdam porque las estrictas normas por la Covid-19 impidieron que pudiera bajar hasta Países Bajos y tuviera que utilizar su actuación previamente grabada.

La última participación fue llevada a cargo por Sheldon Riley que ganó el Australia Decides con la balada Not The Same. En Turín obtuvo un decimoquinto puesto. ¿Conseguirá la SBS cambiar los pobres resultados de las últimas ediciones con la elección interna?

Eurovisión