Eurovisión Suiza

Analizamos las bases de Suiza para Eurovisión 2023: la recepción de canciones abrirá el 25 de agosto

Un panel de 100 personas y un jurado de expertos internacionales decidirán el ganador que representará a Suiza en Eurovisión 2023, a partes iguales

El primer ganador de la historia de Eurovisión quiere volver a recuperar el brillo de los últimos años, después del tibio resultado del año pasado donde solo pudo alcanzar el puesto 17, pero acabar en tercera y cuarta posición los años anteriores.

El plazo de recepción de canciones se abre el próximo 25 de agosto, hasta las 22:00 del 5 de septiembre, están invitados a probar suerte compositores, productores, artistas y letristas. Todas las propuestas serán analizadas por un panel de 100 espectadores y jurado de expertos internacional, cuyo resultado determinará el abanderado suizo para Eurovisión 2023.

REGLAMENTO

LA CANCIÓN

Según la propia SRF, televisión pública suiza, están buscando canciones contemporáneas, con atractivo internacional y que destaque. Además, se busca una letra con un mensaje fuerte, claro y fácil de entender. Todo ello bajo el límite máximo de cinco canciones por persona a la hora de presentar candidaturas.

Respecto a la temática de la canción sugieren temas para intentar agitar las emociones de jurado y televoto, con temas que reflejen la actualidad o algún contenido que pueda provocar una emoción especial por parte de la audiencia, este punto es realmente interesante, porque la línea de lo que se permite y lo que no, puede quedar difusa como la canción ganadora “1944”, la cual, para algunos tenía tintes políticos y para otros no. Lo que no supone ningún problema es el idioma, hay libertad total respecto a este tema.

INTERPRETES

Además de lo habitual de aceptar todas las normas del propio Festival, ser mayor de 16 años. No pone impedimento de nacionalidad a la hora de presentarse, pero llego el momento en que dos canciones empataran en el primer puesto, se daría prioridad al interprete o la intérprete de nacionalidad suiza.

Para aquellos compositores o autores que solo manden la canción, pero sin querer interpretarla ellos, deberán de dejarlo reflejado por escrito y siempre con la obligatoriedad de mandar la canción como pista de audio completa, aún si la voz que la interpreta no entre a concurso.

El ganador deberá garantizar la disponibilidad total a partir de enero para la presentación de la canción los meses de marzo y abril para promocionar la candidatura dentro y fuera del país. Y por supuesto, el mes de mayo se dar por hecho para afrontar el Festival, los ensayos, la semifinal y la gran final en caso de clasificarse para ella.

Donde no darán libertad será en la puesta en escena y la dirección artística, ahí la SRF, se reserva el derecho de decidir sobre la producción, vestuario, coreografía, luz y contenido led. Recordemos que el equipo suizo lleva apostando tres años seguidos por la escenógrafa Sacha Jean-Baptiste.

ELECCIÓN GANADOR

La selección del abanderado de Suiza de Eurovisión 2023 tendrá varias etapas, todo se decidirá a partir de un panel de 100 espectadores y un jurado internacional de 20 personas con experiencia musical, que además hayan demostrado ya su experiencia como miembros de los respectivos jurados en los países de Eurovisión. Y como ya sucede en Eurovisión, la decisión estará divido al 50 por ciento entre cada uno de ellos.

Además, este proceso de selección contará con la empresa Digame, un socio técnico de la SRF, que ayudará y dará soporte a la elección del abanderado de Suiza en Eurovisión.

La canción y el artista ganador, será anunciado a principios del 2023.

SUIZA EN EUROVISIÓN

Suiza debutó en el festival el primer año que se celebró (1956) por todo alto, pues no solo acogió el certamen en Lugano, sino que su representante, Lys Assia se convirtió en la primera ganadora de la historia de Eurovisión con Refrain. Desde entonces el país ha participado en casi todas las ediciones, fallando solo en cuatro ocasiones: 1995, 1999, 2001 y 2003.

Su segunda y última victoria fue en 1988 con Céline Dion y su Ne partez pas sans moi. Entre 2007 y 2018 pasó una mala racha, pues en 11 años tan solo se clasificó para la final dos veces, en 2011 y 2014, y en la primera quedaron en el último puesto. Sin embargo, a partir de 2019, coincidiendo con el sistema de elección interna, el país ha obtenido muy buenos resultados: Luca Hänni quedó 4º en 2019 con She Got me y Gjon’s Tears 3º en 2021 con Tout l’univers, tras haber sido uno de los favoritos en 2020 antes de la cancelación del festival. El año pasado consiguieron un tibio puesto 17º, por lo que este año pretender recuperar el brillo de años anteriores.


Fuente:  SRF
Eurovisión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X