Música

El Colorín Colorado Fest despidió al verano en una noche mágica llena de música, baile y diversión

El evento, celebrado desde Torrevieja, atrajo a miles de jóvenes y contó con la presencia estelar del artista Quevedo

La noche de ayer nos dejó momentos de felicidad, música y buen rollo desde el escenario del parque Antonio Soria de Torrevieja. La ciudad salinera acogió por primera vez en su historia el festival Colorín Colorado Fest, concebido por sus organizadores como el mejor cierre estival de la historia de la localidad. Desde las 17:30h de la tarde diversos artistas del panorama latino y urbano invadieron el recinto del macrofestival para regalar a los asistentes una noche de cierre de verano inolvidable. El evento se complementó con una nutrida oferta gastronómica, de ocio y artística, con distintas actividades que pudieron disfrutar los asistentes.

El evento, que surge de las sinergias entre la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Torrevieja, Horizonte Musical y Brilla Torrevieja, tuvo como mayor reclamo la presencia estelar del artista Quevedo, indudable sensación juvenil del momento. Según palabras de los organizadores, el macrofestival trata de poner sobre el mapa la ciudad salinera, posicionándola como destino musical y juvenil de referencia de la comarca. Se trata además de la secuela del ciclo de conciertos estivales Brilla Torrevieja, en el que la ciudad acogió un gran número de actuaciones de artistas nacionales e internacionales.

Con “Colorín Colorado Fest”, Torrevieja cierra un verano cargado de música y experiencias posicionando a la ciudad y a la Vega Baja como destino turístico musical de referencia.

Pablo Pamies (promotor del festival)

GRANDES COLAS DESDE LAS PRIMERAS HORAS DE LA TARDE

El interés del público hacia el festival fue sin duda todo un éxito. Desde primera hora de la tarde fueron multitud los asistentes que se acercaron a las inmediaciones del parque Antonio Soria a hacer fila para acceder al recinto, algunos de ellos ataviados con pancartas y carteles. La buena organización de los accesos hizo que la entrada del público se realizara de forma fluida y sin incidentes. Cabe destacar que el evento decidió separar la cola para entrar al recinto y para canjear las entradas, descongestionando así el flujo de asistentes y agilizando las labores de entrada de público.

Sin duda el gran protagonista de la velada fue el escenario principal del recinto, por el que fueron desfilando los artistas invitados al festival. La estructura contó además con muchas otras sorpresas como confetti, serpentinas, columnas de humo y grandes llamaradas, que complementaron las actuaciones junto a una cuidada iluminación que se dejó ver una vez entrada la noche. Un sistema de video conectado a dos pantallas LED ubicadas a los laterales del escenario retransmitió el concierto combinando imágenes de los artistas con tomas del público.

Escenario principal del Colorín Colorado Fest

UNA GRAN EXTENSA OFERTA GASTRONÓMICA Y MUCHO ARTE

El evento contó además con una zona de restauración para el público que desease tomar bocado entre actuación y actuación. Crepes, hot dogs, hamburguesas o patatas fritas fueron algunas de las opciones ofrecidas por los food trucks ubicados en la explanada del recinto. También se ofertaron todo tipo de bebidas alcohólicas y no alcohólicas desde una barra de bebidas frías ubicada en el lado opuesto

Cabe destacar que el evento introdujo un innovador sistema de pago para consumir dentro del sistema a través de las pulseras de los asistentes. Con el fin de hacer más cómoda la experiencia del usuario y evitar robos y pérdidas de efectivo la organización dio la oportunidad de recargar las pulseras de acceso al festival con saldo para canjear en cualquier punto de restauración. De esta manera se dispusieron máquinas de recarga automáticas y taquillas para tal fin, que tuvieron gran afluencia durante todo el transcurso de la noche.

El arte urbano también estuvo muy presente en el Colorín Colorado Fest. Un artista contratado ad hoc por los organizadores elaboró dos lonas gigantes con grafittis en directo durante las primeras horas de festival. Los asistentes pudieron posteriormente usar estas estructuras, ideadas en consonancia con la línea gráfica del festival, a modo de photocall para realizarse selfies y subirlos a redes sociales. El festival quiso hacer un guiño introduciendo el rostro de Quevedo en uno de estos lienzos a modo de homenaje.

Mural de grafitos urbanos del Colorín Colorado Fest

JONATHAN PONS Y SAFREE, PRIMEROS EN SUBIRSE AL ESCENARIO

Jonathan Pons subido al escenario del Colorín Colorado Fest

El primero en subirse al escenario fue el joven artista emergente Jonathan Pons, que comenzó a amenizar la velada solo 20 minutos después de la apertura de puertas del evento. El cantante, que fusiona ritmos urbanos y latinos, ofreció una mezcla de repertorio inédito y covers de canciones conocidas para los asistentes, que conectaron desde el primer momento con el escenario y los artistas del concierto. La presencia de Pons en el festival fue más especial aún si cabe por sus raíces torrevejenses, siendo un enorme placer para él volver a su pueblo natal para compartir su música y mostrar su crecimiento como artista al público local.

Safree subida al escenario del Colorín Colorado Fest

El relevo fue tomado por la cantante de hip-hop y rap Safree, que ya acumula más de diez años de carrera a sus espaldas. La joven nos trajo una de las escenografías más coloridas de la noche, junto con un repertorio rompedor que se extendió más de cuarenta minutos. La artista deleitó al público con sus melodías vanguardistas y mensajes rompedores, logrando muchos aplausos ante los asistentes. Además, pudimos ser testigos de la presentación en directo de uno de sus nuevos temas, que verá la luz el próximo mes.

Jonathan Pons y Safree sobre el escenario del Colorín Colorado Fest

Safree además invitó a subirse de nuevo al escenario a su amigo Jonathan Pons para interpretar su canción conjunta “Rumba de Pena”, una pieza que fusiona el pop urbano y el flamenco. Durante la actuación vimos mucha conexión y complicidad entre sendos artistas, seguidos de cerca por un público entregado que sacó sus abanicos y palmas a pasear.

LA NOCHE CAE PARA SOGE CULEBRA Y RECYCLED J

A partir de las 19:00h el recinto dobló su afluencia para recibir a Soge Culebra y Recycled J, que ejercieron de antesala para Quevedo, sin duda el mayor reclamo y artista más esperado de la noche. Soge Culebra puso a bailar a todo el público con su gran repertorio de temas de corte urbano. El joven fue el primero y único artista de cartel en introducir bailarines a sus actuaciones, dotando a sus escenografías de un toque diferenciador, junto con la iluminación que comenzaba a destacar conforme la noche iba cayendo en el parque Antonio Soria. El artista cuenta con casi un millón de oyentes en su canal de YouTube y Spotify, siendo una de las figuras más eminentes del pop urbano emergente de nuestro país.

Soge Culebra sobre el escenario del Colorín Colorado Fest

El siguiente en subirse al escenario fue el cantante de trap, R&B y ritmos latinos Recycled J. El artista de 29 años, que acumula ya más de diez años a sus espaldas, hizo gala de una de las escenografías más impactantes de la noche con una potente iluminación roja, efectos pirotécnicos, confetti y la presencia de una banda de música en directo. Además de interpretar muchos de sus singles más famosos como Maravilla, el artista presentó en directo uno de sus próximos temas, que fue recibido con grandes aplausos entre los asistentes..

Recycled J sobre el escenario del Colorín Colorado Fest

EUFORIA COLECTIVA CON QUEVEDO

Sin duda el punto fuerte de la noche fue el concierto del artista canario Quevedo, sensación del momento gracias a su tema Quevedo: Bzrp Music Sessions, Vol. 52, en colaboración con el famoso productor argentino Bizarrap. La canción consiguió acumular más de 10 millones de reproducciones durante el día de su estreno y se ha consolidado como una de las canciones del verano 2022 en nuestro país, escalando hasta la primera posición de Spotify Global. El fenómeno Quevedo se hizo notar entre el público, que minuto antes de la salida al escenario del artista ya sujetaba pancartas, mensajes de apoyo y donde a más de algún fan se le escapaba alguna lágrima de emoción.

Como era de esperar, el público tendría que esperar hasta el final del repertorio del cantante para poder escuchar sus dos temas más laureados, Cayó La Noche y su ya citada sesión con Bizarrap. Se trató de un broche de oro para la velada que puso en pie a bailar a todos los asistentes, en el que se consideró sin duda el gran momentazo de la noche.

El relevo fue tomado por distintos DJs que prolongaron la fiesta, el desenfreno y la diversión hasta las dos y media de la mañana. Sin duda una noche multitudinaria e histórica que será recordada como uno de los finales de verano más recordados y laureados de la historia de Torrevieja y la comarca.