Eurovisión

Final Benidorm Fest: ¡Qué viva la Blanca Paloma!

Quería dejar reposar mi euforia, meditar desde la calma y no dejarme llevar por el subidón más absoluto del sábado, pero aquí estamos a lunes y tengo el mismo subidón y una resaca post Benidorm Fest, que no sé es igual a la que vivo en mayo, pero muy parecida por lo menos, porque la semana pasada fue un no parar de sentir en cada momento.

Solo haré una referencia en toda la columna al odio vertido en redes, al principio, para quitármelo y no dar más protagonismos a este aspecto, que parece que ya va de la mano con el Benidorm Fest. El sábado nada más ser coronada Blanca Paloma vi la TL unida, una sensación maravillosa de todo el mundo unido, feliz y eufórico. Pero el domingo el euroDrama is coming. Mensajes deseando el último puesto, palabras despreciables y el giro de guion que no esperaba, meter mierda a la ganadora defendiendo a las Tanxugueiras (ellas me encantan, pero los talifanes que tienen son vomitivos). Estoy convencido firmemente que hay más gente contenta con Blanca que hate, pero este último, siempre amparado por la protección y la valentía que da una pantalla, es más ruidoso y molesto. Por tanto, mi mañana ayer consistió en ver videos de reacciones a la actuación, verme la actuación mil trescientas veces y block, block, BLOCK.

La gala del sábado a mi gusto fue sublime, podemos decir que la gala con mayor nivel en la historia reciente de las preselecciones española. Literalmente de 8 candidaturas en la final me encantaban 3, pero no me hubiera importado ninguna ganadora sorpresa. El sonido, uno de los grandes talones de Aquiles de la pública se solventó por completo y tuvimos una calidad excelente, ni pinganillos quitados, ni sonidos de ultratumba. Quizás, al hablar los presentadores se colaba el audio del Palau, pero ya sabemos que el eurofandom es fuego y es pasión.

Los presentadores me gustaron mucho, Rodrigo me parece un animal del directo, la seguridad y tranquilidad que transmite y el momento de “pedir perdón” a Alice me encantó, Mónica es intensa como ella sola, es la diva entre las divas, pero cumple ese papel, no puede actuar de otra forma porque si no, no sería Mónica Naranjo, aquí hago un pequeño paréntesis. Que cantara “Sobreviviré” me parece un puntazo, pero en una gala eurovisiva no cantar “Europa” es un error de primero de espectáculo, lo que hubiera sido esta canción en el Festival…. Pero bueno, Mónica nunca competirá en Eurovisión y eso es así. Y retomando a los presentadores, volvemos a Irene, la primera gala estaba encorsetada y seria, pero en la final estaba brillante y chispeante. Desde aquí empieza la campaña para que sea la portavoz de los votos de España en Eurovisión 2023.

Y no quiero ser conformista, tengo cositas que mejorar, cositas que cambiar y cosas que me parecen horribles, pero ya dije que no me centraré en lo negativo, eso lo dejamos para otra columna porque tengo mucho que decir. Pero el gran cambio para mí es el openning de la gran final, me parece maravilloso que RTVE deje actuar a artistas que el día de mañana se puedan plantear el venir a concursar, pero un show de primer nivel necesita algo más rompedor, más efecto “waou” que te deje pegado el resto de la noche y el sábado para mi gusto fue una bajona de intro. Además, la actuación del ganador anterior debería de ser OBLIGATORIA, que por el cambio este año de las bases del concurso atajaron el problema, que luego tenemos problemas monetarys.

LOS 8 FANTÁSTICOS

Como decía ninguna canción de la gran final (y bastantes de la semi) me hubiera importado verla en Eurovisión, eran actuaciones diferentes, potentes y que demuestran el gran nivel de esta edición del Benidorm Fest y gracias al azar tuvimos un running order perfecto y no el fiasco del año pasado, aun así, dejarlo todo al azar, miedo.

Karmento me parece una apuesta delicada, emocionante y redonda; ese final solo de pensar en él me emociona, cuanto mueve por dentro esta candidatura, mención aparte el super talentazo de Pageo, genio y figura. Seguimos con Megara, cuanto me alegro de su cuarto puesto, personalmente eran mis ganadores, la actuación era para ponerla un lacito y directa para Liverpool; amenazaban con volver al año que viene ¡Ojalá! Y de favorita a favorita, Alice Wonder tiene mi canción favorita de todo el Benidorm Fest, adoro su voz, adoro la canción y no tanto la puesta en escena, el sábado se creció y por un momento vi un destello de ganadora sorpresa que me hubiera flipado.

Fusa Nocta no deja de dejarme cierto regustor amargo, la canción es un trallazo, lo más moderno y actual de toda la preselección, pero el directo no fue bueno, para mi desafinó y sonaba mal en bastantes partes de la actuación; además, la puesta en escena no acababa de impactar como debería, es el claro ejemplo de tenerlo TODO para arrasar y un conjunto de pequeñas cositas te tiran por tierra todo. Eso sí, chapó por ella, por la promoción, por lo mucho que curró y amó el formato, más candidatos así todos los años. Y pasamos a otro de los grandes favoritos Agoney, realizó una interpretación perfecta, tanto escenográficamente como vocal, la canción está destinada a un público eurofán, lo cual no es malo, pero acorta su recorrido en el mercado musical español, pero después de su paso veo que su voz está controlada y puede hacer algo muy bueno a partir de ahora en su carrera, sin resultar estridente, toda la suerte del mundo con su nuevo disco.

Con Jose Otero tuvimos el toque de balada cadena dial, aquello que España se la da tan bien y tantas veces hemos mandado a Eurovisión con resultados muy dispares. Su voz sonó infinitamente mejor que en semis, un directo emocionante y él mucho más disfrutón, su gran problema fue la puesta en escena, no me aportaba nada, cuando la idea estaba muy bien planteada. Otro que amenaza con volver y yo encantado. Y acabamos con Vicco, pelitos de punta como se vino abajo el Palau, ella disfrutó como la mejor actuación de su vida, para un artista ver corear tu canción de esa manera tiene que ser una alegría inmensa, creo que estamos ante la gran triunfadora de reproducciones, de fiestas y de darlo todo, “Súbete el hielo, Mari” y disfrutemos. No negaré que al final de la actuación dije: gana ella esta noche.

¡VIVA LA BLANCA PALOMA!

El primer día que escuche “Eaea” me gustó, pero no me mató, pero también sabía que es una candidatura de directo y de eso Blanca Paloma tiene para dar y regalar; confiaba que, si el año pasado había hecho magia con una tela, este año podía esperar algo igual de bueno.

Y llegó la semifinal y me quedé impactado, había planos que no sabía si estaba viendo Eurovisión en mayo o seguía en el Benidorm Fest. Detrás de esta actuación hay horas, muchas horas, pero sobre todo hay talento, un talento desbordante el de Blanca Paloma, porque sinceramente la actuación tiene dos elementos, no hay más, pero esta medida al detalle, al segundo, no dejan de pasar cosas durante tres minutos, luce voz, momento “wuau” y final impactante, cuando cierra la mano y se va todo al negro…. Chillo en todos los idiomas de la Unión Europea.

No ganó mi canción favorita de la noche, pero ganó el mejor conjunto, lo reúne todo y es un orgullo ver la actuación colgada en la web de Eurovisión tan completa, impactante y competitiva. ¿O no os acordáis cuando subían canciones con un audio lamentable realizada con cuatro planos y que olía a bottom desde el momento uno? Porque parece que muchos quieren y desean volver a ese punto…

LARGA VIDA AL BENIDORM FEST

Ayer ya garantizaron la tercera edición de la preselección y no sabes tía lo que me alegro de verte ahí. Parece que [email protected] no se cansan de vaticinar su muerte, casi desde el momento uno. Este año nos vendieron que, si estaba todo dirigido para que “Flamenco” fuera la elegida, luego que si Agoney era la apuesta de cierta señora de bolso rojigualda y sería el ganador y al final ganó la merecedora de serlo.

Yo mismo me deje embriagar por ese ambiente turbio y comprado, esperando como aupara el jurado a Flamenco como su ganadora o incluso en la final esperaba cuando Blanca Paloma quedara tercera del jurado y toma golpe de realidad, 94 puntos del jurado de 96 posibles. ¡A la mierda las conspiraciones!

La victoria de Blanca calla los multiples rumores y demuestra que un año más, lo que impacta sobre el escenario del Palau es lo que se lleva la victoria y te podrá gustar la canción más o menos, pero lo que es indiscutible es el buen trabajo que hay detrás.

Pero bueno, la toxicidad es algo que campa a sus anchas y por lo que se ve en todas las preselecciones, sin ir más lejos en Noruega se pegaron en plena final, nosotros de momento no hemos llegado a ese punto, pero darnos tiempo. #SerEurofanNoEsFacil intentando defender aquello que tanto amamos, pero llegado este punto me doy cuenta de que tampoco merece la pena discutir con aquellos que no aceptan una opinión diferente a la suya, una opinión que consideran una verdad absoluta. Por lo que mis cielas, no pierdan el tiempo, nuestro tiempo está mejor invertido en ver nuevamente la actuación de nuestra ganadora, aquella que en Liverpool aspira a todo, que volará para evitar quemarse de todo lo mal y ¡Que viva la Blanca Paloma!