Benidorm Fest

El camino de espinas hasta Benidorm Fest (que parece que hemos olvidado) – Volumen II

Pues aquí venimos a por esta segunda parte, después de que la primera tuviera cierto éxito (¿Qué soy yo Beyoncé ahora?). Lo cual demuestra dos cosas, los eurofans españoles nos tragamos cualquier tema relacionado con Eurovisión sea cual se sea su calidad y que un buen eurodrama es una auténtica droga que necesitamos en nuestras vidas.

Y para calmar los nervios de Benidorm Fest, donde solo quedan tres días ¡TRES DIAS!, sigamos repasando este camino lleno de sucesos extraños, paranormales y hasta escalofriantes:

EUROCACIÓN 2001: EL JUEGO DE LOS NOMBRES

Nuestra televisión pública apostaba por segundo año consecutivo por este formato para seleccionar a su abanderado en Copenhague, cuya gala acabaría ganando David Civera, pero que nos dejarían momentos para la posteridad (del horror).

Jennifer Rope y Sandra Morey fueron las encargadas de presentar la gala, con tarjetones en mano para no perderse, nos deleitaron con un no parar de errores. Empezamos recordando cuando presentaron la actuación de Dana International para abrir la preselección, la gente aplaudió, la cámara en el escenario ¿Y Dana?, conectan de nuevo con las presentadoras y “Dana al venir desde tan lejos vendrá dentro de un rato”, con ese inicio ya prometía.

La siguiente pifia no se hizo esperar y presentaron al jurado de la noche, compuesto por grandes figuras eurovisivas como fueron Salomé, Jose Velez, Karina, entre otros. Nuevamente nuestras queridas presentadoras fueron presentando a los miembros y cuando nombran a Conchita Bautista, la cámara la busca pero ella no aparece, el público igualmente aplaude y a por otro miembro.

Además, `por si teníamos poco, había un concurso en la propia gala y quien adivinara el título de la canción con la que España ganó Eurovisión por primera vez, se llevaba 150.000 pesetas (su buen dinerito de la época). Pues bien, se pasaron toda la,la,la gala con esta gracia, y a cada oportunidad que tenían la,la,la repetían sin parar.

Jennifer y Sandra siguieron la gala con innumerable fallos, algunos pequeñitos de pronunciación como decir “aponte” el número de teléfono, o 119 “pintos”, hasta otros más importantes como presentar a Anabel Conde como Anabel Alonso. En la gala, cada canción participante, la iba anunciado un ex eurovisivo, pues bien llegábamos a la última opción y…. ¡otro fallo más!. “Y esta última canción que viene de la mano de Conchita Bautista” ¿A quién vemos en cámara? a Betty Misiego, se dan cuanta del error y corrigen “no señor no, tenemos a Salomé” ¿Alguien da más? Claro la pobre Betty negando con la mano quedándose casi tan flipada como perder la victoria de Eurovisión en la última votación.

Pero si algo pasó a la memoria eurofán es la canción número cinco, la presentaba Conchita Bautista (estaba en todas la pobre esa noche), la canción “Yo quiero Bailar”, la interpretaban Sonia y Elena

¿El resultado final? Esta vez hay final feliz, un maravilloso sexto puesto, pero una gala para el olvido.

ot 2003: el temazo que encantaba a todos menos a la interprete

“Dime” se hacía con la victoria en la Gala de Eurovisión de OT, Carlos Lozano proclamaba ganadora la canción de Beth y esta rompía a llorar. Unas lágrimas que en el momento, todo el mundo entendió de felicidad pero que ella matizó, tiempo después, que eran de pena. Iba a ir a representar a España con una canción, que ni la gustaba, ni la representaba.

Pero realmente que a la artista no la gustara la canción, hasta cotas tan altas como no quererla incluir en su disco o no cantarla en sus conciertos, daba igual, “Dime” era el himno de España, gustaba y encantaba a todos, en Europa era un pelotazo y España era aspirante a todo en aquella noche mágica en Riga.

¿El resultado final? Le sabemos todos, un octavo puesto que supo a muy, muy poco. El directo fue para olvidar, coros super altos, Beth desafinando sin parar (y yo viviendo mi primer eurodrama con consciencia). Prefiero dejar el video del ensayo general del viernes tarde, porque fue maravilloso.

Eurocanción 2005: eurodesconocidos

Una vez acabada la etapa OT, la pública quería resucitar Eurocanción, todo se llevó con máximo secretismo y con las expectativas por las nubes (como viene siendo habitual), porque solo se dejó presentarse a cantantes con una discografía detrás y como actitud de vida con la pública, no te haces ilusiones para no llevarte euroOstiones y aún así te los llevas. Llegó el momento de la presentación de los artistas y literalmente nadie los conocía. no había muchos datos de ellos, no se sabía como cantaban y claro el eurodrama resurgió.

Antes de la gala, tuvimos varios eurosalseos previos, Tony Álvarez y Mayka eran descalificados sin motivo aparente y sustituidos por A-Crew y Felipe Conde, este último algo más conocido en esos años. La gala única de selección, se multiplicó en dos galas por arte de magia (Soraya luego te toca a ti) y de presentador volvía Carlos Lozano, después de asegurar que no le veríamos de nuevo presentando ninguna gala referente al festival.

La mecánica fue un autentico caos, la primera gala actuaron los 12 participantes, pero sin ningún eliminado. Entonces la segunda gala, nada más empezar, nos hacen un mini recap de todas y van fuera la mitad. ¿anunciaron los finalistas? ¡No! fueron eliminando una por una, sacando la cara de cada participante (las caras Juan, las caras). Y Carlos Lozano después de ese desfile de la vergüenza termina de coronar ese momento “No sé que es mejor, caer eliminado de primeras o quedarte con la cara que se han quedado los vencedores”

Pues bien, después de drama y lágrimas, como bien le gusta a nuestro ente, actúan los seis candidatos restantes ¿Y que nos falta? pues videos personales, donde sale la madre, el padre, la profesora de la infancia y la vecina Mari del quinto. Con la agilidad que caracteriza, a la hora ya tenemos todas las actuaciones finiquitadas, pero nos quedan cuarenta minutos de insufrible (aún más) de relleno.

¿El resultado final? Una nueva versión con un rapero metido con calzador y un puesto 21 que iniciaba la época negra de España en Eurovisión.

Eurovisión 2009: El retorno. la gran caída.

MySpace volvía a ser la plataforma elegida por RTVE, donde cincuenta canciones serían las seleccionadas, donde 20 de ellas formarían parte de las galas televisadas (tres semis y una gran final) de forma directa y de las otras 30, un jurado elegiría las 10 restantes.

Los votos fraudulentos, las descalificaciones por no cumplir las condiciones y demás eurodramas no pararon de sucederse, como ya teníamos experiencia del año anterior. El resultado de esta ronda previa Melodi primera, Soraya segunda. Y un abandono de los 30 valorados por el jurado porque “diferencias” con el proceso.

En un principio estaban planteadas tres semifinales (50% jurado, 50% televoto), con tres finalistas en cada una. Después se idea una repesca entre los cuartos puestos de cada semifinal para elegir a uno solo. Pero las bajas audiencias tiran por traste todo. ¿La solución? Juntar la tercera semifinal con la final, cancelar la repesca y todos los cuartos clasificados pase directo a la final. Improvisando frescamente a cada momento

La primera semifinal fue un despropósito en todos los sentidos posibles, el Teatro la Alianza de Poblenou era el escenario escogido, pero unas enormes estructuras a los lados hacían el escenario minúsculo, el sonido era terrible y la iluminación muy escasa. Prueba de ello fue uno de los “grandes momentos” de la gala. El quinto elemento (quinto miembro del jurado que salía por votación popular con míticos como son Luka, Isaac Urrea o Víctor Escudero) se subía a presentarse para que fueran votado. Turno de Pedro Martínez, sale a la pasarela y ¡Boom! suena un estruendo tremendo porque se cae al foso, el público se asusta, pero Alaska sigue como si no pasara nada “no ha sido nada, siguiente candidato”, en el foso la gente murmurando y Alaska mirando de reojo a ver si estaba vivo o muerto, pero ¡Milagro! se levanta y la presentadora quiere pruebas “una cámara aquí, que se ha levantado”, para terminar con esta perla “que hable Victor mientras que nuestro invitado recupera el aliento…. y algo más”. Eso es tener un par de lunas de Blas Cantó, seguro que por eso presenta fe nuevo este año el Benidorm Fest.

Minuto 3.00

Pero no fue el único que probó el foso, Paco Quintana, del grupo Atalis, también acabó en el suelo en medio de la actuación. Visto lo visto, los Vivancos, acompañantes de Melodi deciden retirarse.

La segunda gala fue algo más “liviana”, se quitaron las estructuras de los laterales, el jurado no preguntó nada de relleno a los artistas y sobre todo, nadie acabó en el suelo. Lo que parecía no mejorar era el audio y los fallos técnicos.

La tercera gala, convertida en semifinal y final juntas, empieza por todo lo alto La,la,Love you tira una tarta en su actuación al suelo y hasta que la limpian pasan 15 interminables minutos de improvisación, con un escenario resbaladizo (sin caídas), Soraya se la rompe un tirante en plena actuación y con tanta subida y bajada de su cuerpo de baile, casi se adelante a Rigoberta y se saca una teta en pleno directo. Melodi presenta “Amante de la luna” con un equipo nuevo de bailarines y para más inri con fallos de sonido, tiene que parar la actuación y volver a empezar con la frase para la posteridad “esa música arriba por favoh”. El final por todo lo alto, empate entre Soraya y Melodi, con victoria para la primera por ganar el televoto y con la fiel esperanza de “este año podemos ganar eurovisión”.

El camino hasta Moscú de Soraya no fue del todo fácil, RTVE la impuso a Mayte Marcos como coreógrafa y la quitó a sus bailarines, primera gran decepción para ella, puesto que ella prefería a Miriam Benedited y a los chicos que la acompañaron en la preselección. Es más, Soraya y Mayte, tuvieron más de una discusión, amenazando la triunfita con no cantar en Eurovisión. Por no hablar de que el ente público, decidió emitir un partido de tenis en vez de la semifinal en la que votaba España, de ahí los ya míticos 125 puntos que nos quitaron recogidos en el BOE.

¿El resultado final? Puesto 24 y nuevamente la noche no es “pata” España.

DESTINO EUROVISION 2021: NO vamos a QUEDARnos.

Blas Cantó presentó sus dos propuestas para Eurovisión 2021 “voy a quedarme” y “memoria”. Esta gala empezó con polémica desde el momento uno, el logo utilizado parecía una broma, unas líneas nada bonitas y muy amateur, después el escenario, volvía la tela de las estrellas que tanto odio generan (que las Tanxugeiras las quemen en su puesta en escena) y unas imágenes del set, que parecían de hace diez años.

La gala en directo no fue mucho mejor, Blas se tuvo que quitar el pinganillo porque se escuchaba fatal. Ambas canciones se presentaron en los primeros diez minutos de la gala, el resto fueron actuaciones musicales llenas de fallos de audio y un “intento” de gala homenaje que parecía una autentica tortura. Por supuesto, no exenta de polémica a la hora de votar, los rótulos fueron contradictorios por momentos, dando el mismo número para la misma canción.

Por no hablar de las puestas en escenas, “Voy a quedarme” fue criticada por una luna que no aportaba mucho, algo que el ente tomó muy en cuenta de cara a Eurovisión y presentó una luna tamaño XXL. La otra puesta en escena, la de “Memoria” en un alarde de tecnología punta, las columnas estaban sujetas por personas, las cuales, salían en escena. ¡Hay que ser frescos en la vida!

¿El resultado final? Le conocemos todos, puesto 24 para nosotros y un rosco en el televoto.

Después de este nuevo camino por el pasaje del terror (yo aún sueño con la pelota de playa XXL) solo quería dar las gracias por leerme, por compartir este sentimiento que solo entre nosotros conocemos y con la creencia que el Benidorm Fest marcará un antes y un después, que tendremos una preselección que no tendremos que avergonzarnos de ella y si la tenemos que recordar será por la calidad.

Tenemos unos artistas maravillosos, unas canciones que son temazos, una línea gráfica bonita y actual, un escenario que luce como ninguno que hemos tenido. Yo tengo dos velas puestas, una para unas puestas en escena con tiros de cámara buenos y otra vela más (del tamaño de la luna de Blas) para que el sonido sea bueno. Quiero confiar y confío, pero después de dos artículos llenos de momentos que perturban a cualquiera, no puedo evitarlo, pero tiemblo.

A pesar de todo, a pesar de las no entradas, el cambio está ahí, solo falta confirmarlo con un buen espectáculo. Y sobre todo esta semana, es nuestra semana grande, será el punto de inflexión de España en su andadura eurovisiva y renacernos como el fénix de Conchita.

¡Feliz semana de Benidorm Fest a todos!

X