Eurovisión Eurovisión 2025 Suiza

¿Qué sabemos de las sedes Eurovisión 2025? Repasa los detalles: estadios, recintos para el Eurovisión Village o la Alfombra turquesa y toda la información

Las cuatro ciudades finalistas Ginebra, Basilea, Zúrich y Berna sacan la artillería pesada y nos presentan sus ambiciosos proyectos para Eurovisión 2025

Llega la temporada del año donde tenemos, de manera oficial, las posibles sedes de Eurovisión 2025 que se celebrará en Suiza gracias a la victoria de Nemo y su «The Code». Después de las especulaciones iniciales donde muchas ciudades mostraron su entusiasmo por acoger el certamen, sin conocer las normas y los requisitos de la Unión Europea de Radiodifusión (UER), donde los más determinantes son los siguientes:

  • Un mínimo de 2.000 habitaciones hoteleras en las proximidades del estadio
  • Un recinto cerrado con una sala principal para acoger entre 10.000 y 12.000 personas.
  • Un aeropuerto internacional a menos de 90 minutos del mismo

Algunas ciudades que finalmente se han retirado de esta competición interna del país son: Lugano, Lausana o San Galo. Dentro de las ciudades presentadas de manera inicial se contaba con ciudades muy simbólicas como Lugano, primera ciudad en acoger Eurovisión, pero con un estadio de apenas 9.000 personas de capacidad no cumplia con las normas actuales.

La decisión final, la conoceremos según la propia Unión Europea de Radiodifusión y la televisión suiza a finales del mes de agosto y lo que sí está claro es que estará entre estas cuatro ciudades: Ginebra, Basilea, Zúrich y Berna. Una vez conocida la criba de candidatas oficiales para ser sede los gobiernos de las respectivas candidatas a albergar el certamen empiezan su campaña publicitaria para conseguir llevar Eurovisión 2025 a sus municipios.

¿Cómo será la sede de Eurovisión 2025? Conoce todos los detalles de las candidatas

Zúrich, la segunda ciudad mejor comunicada del mundo

La ciudad es confundida muchas veces como si fuera la capital del país, algo que no es descabellado, ya que hablamos de la ciudad más grande del país. Además, cuenta con aeropuerto y estación de tren propia, siendo estas dos, las más transitadas de todo el país.

Las primeras declaraciones de su alcaldesa, Corine Mauch, son claras:

Zúrich y el Festival de Eurovisión: encajan perfectamente. Zurich es igual de colorida, igual de animada e igual de diversa. Podemos y queremos encargarnos de este gran proyecto

Corine Mauch, alcaldesa de Zúrich

Y el proyecto cuenta con varias cosas claras en su carrera para Eurovisión 2025. El recinto para acoger el espectáculo sería el Hallenstadion, el estadio cubierto más grande de Suiza con una capacidad de 15.000 espectadores, capacidad similar del Malmö Arena, sede este mismo año.

Ahora mismo, por problemas de agenda, ya que el recinto tiene eventos fechados para el 16 abril, con un concierto de Twenty One Pilots y el 24 de mayo, con el espectáculo Disney On Ice, pero no será la primera vez que los estadios elegidos tienen que cambiar sus agendas dando prioridad a Eurovisión.

Estando al lado la sala de exposiciones de Zúrich, Messe Zürich, al lado del estadio, sería el espacio perfecto para proporcionar todo el espacio requerido para el evento, como el centro de prensa, la zona de delegaciones…

Estadio Hallenstadion y sala de exposiciones de Zúrich- Fuente: hallenstadion.ch

Otras localizaciones presentadas son la Eurovision Village, el centro de encuentro de todos los eurofans del mundo, que se situaría en Landiwiese junto al lago de Zúrich. Es un recinto acostumbrado a organizar las principales celebraciones culturales de la ciudad.

El euroclub, junto con la alfombra turquesa, será otro de los ejes centrales de Eurovisión y tendría lugar en el Centro de Convenciones de Zurich, el cual también se encuentra bordeado por el lago. Con una capacidad para 4.500 personas, para dar la bienvenida a todas las delegaciones participantes

La ciudad suiza ha sido elegida como la segunda urbe del mundo mejor preparada en transporte público por lo que moverse por la misma no será problema, actualmente la ciudad cuenta con tranvías, autobuses y hasta barcos para viajar por el río Limmat.

Respecto a la financiación se baraja un presupuesto de 20 millones de francos suizos (unos 21 millones de euros) por parte del ayuntamiento de la ciudad, los cuales, pedirían un préstamo para conseguir esa cantidad siempre y cuando sea la elegida.

Lo que está claro es que Zúrich quiere ser la elegida y para la elaboración de su candidatura se han unido a la agencia de comunicación Furrerhugi. Con una candidatura que parece tener todos los ingredientes de una ciudad ganadora.

Berna, la capital que cuenta con la baza de Biel, ciudad natal de Nemo

En segundo lugar, nos encontramos con la capital de Suiza, la cual, quiere presentar un concepto novedoso como es involucrar a otra ciudad en la celebración de Eurovisión, en este caso Biel, hecho que no es casualidad, ya que hablamos de la ciudad natal del actual ganadore de Eurovisión, Nemo. Le ganadore del certamen este año, ya dijo que si por el fuera, su ciudad natal sería su elección como sede para el próximo año.

Ambos alcaldes han defendido esta idea de unión como algo muy potente y apostar por ciudades no tan grandes y gigantes como se lleva haciendo durante los últimos años en Eurovisión. Apostando por la unión, la diversidad y la sostenibilidad en primer plano.

Como capital del bilingüismo, Biel es fundamentalmente sinónimo de diversidad, tolerancia y un notable cosmopolitismo.

Erich Fehr, alcalde de Biel.

Esta candidatura cuenta con el Neue Festhalle de Berna como el estadio para celebrar Eurovisión 2025, un estadio de nueva creación que finaliza su construcción el próximo mes de marzo y para el cual el certamen europeo sería su inmejorable estreno, sin embargo, cuenta con un gran hándicap, su capacidad, de solo 9.000 espectadores, se queda por debajo de los requisitos previos de la Unión Europea de Radiodifusión (UER). Como punto positivo, cuenta con la gran novedad de que es 100% sostenible y no utiliza ningún tipo de combustible fósil para su utilización, un proyecto completamente ecológico.

Además, cuenta con varias instalaciones adyacentes, muchas de ellas también de nueva construcción que albergarían toda la red auxiliar que necesita este macro evento mundial.

Dentro de esta candidatura, Biel tomaría peso para eventos auxiliares como la ceremonia de presentación de Eurovisión 2025 o el tradicional sorteo de semifinales.

El Eurovision Village por parte de Berna, estaría localizado en los alrededores del propio Neue Festhalle y en Bundesplatz, una de las plazas principales de la capital suiza, donde se pondrían pantallas gigantes para los eurofans que no puedan vivir Eurovisión dentro del estadio.

La segunda ciudad que forma parte de la candidatura, Biel, contaría con su particular Eurovision Village en la plaza del ayuntamiento de la ciudad, donde también se instalarían las oportunas pantallas para disfrutar de las galas en directo.

Respecto a la alfombra turquesa, que da el pistoletazo de salida oficial de Eurovisión, Berna sería la seleccionada para vivir este evento. Proponiendo una gran pasarela en la calle, empezando por la plaza de Helvetiaplatz, cruzando el Río Aar sobre el puente Kirchenfeldbrücke y recibir a todas las delegaciones participantes en el Casino Bern. Un recorrido de 6 minutos a pie, para lucirse los artistas y el turismo de la ciudad.

De este proyecto se destaca que juega con la contra de no cumplir fielmente con todas las normas de la Unión Europea de Radiodifusión para las ciudades sede, ya que el aeropuerto es pequeño y su capacidad hotelera limitada, por lo que sería una sede algo ajustada en términos de tiempo y espacio.

En cuanto a la finaciación Biel aportaría aproximadamente 1 millón de euros, por el contrario Berna, como ciudad principal el desembolso ascendería a 7 millones de euros. Sin embargo, juegan con la baza del apoyo de empresas privadas que están dispuestas a invertir en el evento europeo, entre ellas BERNEXPO.

Se trata de una candidatura muy diferente a lo acostumbrado hasta ahora, de poca envergadura, con el lema de la unión por bandera y una apuesta clara por el ecologismo, pueden hacerla ser la ganadora sorpresa.

Basilea, una candidatura con rostros famosos detrás y un posible macroestadio

Todas ciudades apuestan a ganar y Basilea ha creado su propia web de apoyo a la sede para Eurovisión 2025, y donde varios rostros reconocidos suizos apoyan esta candidatura. Entre dichos apoyos se encuentran grandes arquitectos con prestigio internacional como son Jacques Herzog y Pierre de Meuron, personalidades del mundo de la política a Franco Mazzi, rostros del deporte como Marco Streller ex futbolista y entrenador y nombres que nos son conocidos por todos los seguidores de Eurovisión como Anna Rossinelli, que estuvo ya en Eurovisión 2011 representando al pequeño país.

El aeropuerto de la ciudad es algo modesto, pero cumple su propósito, lo cual es un punto a favor de la candidatura. Además, su ubicación en el triángulo fronterizo puede ser favorable.

Basilea le gustan los eventos coloridos y cuenta con experiencia y para su solicitud, el ayuntamiento de la ciudad suiza ha incorporado a la agencia de comunicación Farner y se han mostrado ambiciosos ante los medios: 

Sería fantástico y honorable.

Marco Geiner., portavoz del Gobierno

Para la posible sede Basilea postula dos posibles estadios, el primero de ellos es el St. Jakobshalle que cuenta con un aforo de 12.000 espectadores.

Desde la ciudad suiza también barajan otra posibilidad mucho más ambiciosa, el St. Jakob-Park, el estadio de futbol donde juega el club FC Basel, y el cual estarían dispuestos a ceder durante el tiempo necesario. El estadio cuenta con una capacidad de 40.000 espectadores, por lo que, de ser elegido como sede, se recuperarían los macro estadios de principios de los 2000. Para que pudiera ser elegido para albergar Eurovisión 2025 sería necesario cubrir el techo, algo ante lo que no ven impedimento en el gobierno de Basilea.

El equipo de Gobierno consiguió el pasado 5 de junio la aprobación para seguir adelante con el proyecto, consiguiendo la mayoría de los apoyos, por lo que apuestan firmemente por la victoria. Y anuncian que próximamente darían más detalles sobre las localizaciones del Eurovillage o el Euroclub, que se realizarían muy probablemente en el recinto ferial de la ciudad.

La apuesta de un cambio de rumbo y un nuevo nacimiento de Eurovisión podría venir de la mano de Basilea, con un macro estadio y una ciudad que une tres países quizás sería el revulsivo que necesita el festival.

Ginebra (próximamente)

Eurovisión 2025: La vuelta al origen del festival

Nemo fue le ganadore de Eurovisión 2024 con un total de 591 puntos, tras arrasar en las votaciones del jurado nacional y quedar en 5ª posición en televoto, consiguiendo el récord de ganar el certamen tras quedar en 5ª posición en el televoto. Su victoria le convierte además en le primer representante no binario en llevarse el micrófono de cristal de Eurovisión.

La victoria de Nemo devuelve el certamen de Eurovisión Suiza 36 años después de la última vez, la tercera en la historia, tras haber conseguido la victoria con Celine Dion en 1988 y en 1956 con Lys Assia, en la primera edición del certamen celebrada también en Suiza.

El certamen europeo tras una edición muy polémica volverá a sus orígenes para celebrar la que será la 69ª edición de Eurovisión, que tendrá lugar el próximo mes de mayo de 2025 en Suiza, y cuya sede y fechas se darán a conocer próximamente.


Fuente:  regierungsrat.bs.
Eurovisión