Eurovisión Islandia

RÚV abre el periodo de recepción de candidaturas para el Söngvakeppnin 2023: la final tendrá lugar el 4 de marzo

Tres meses después de que Islandia compitiera una vez más en la gran final del Festival de Eurovisión en Turín, el Servicio Nacional de Radiodifusión (RÚV) del país ha hecho pública su intención de participar de nuevo en el certamen el próximo mayo de 2023 en Reino Unido.

Asimismo, el ente público islandés también ha confirmado la vuelta de su tradicional preselección para el festival, el Söngvakeppnin, que verá su 31ª edición en 2023, con dos semifinales el 18 y 25 de febrero y una gran final el 4 de marzo. En el mismo comunicado RÚV ha abierto oficialmente el plazo para enviar candidaturas que puedan ser consideradas para competir en dicho proceso de selección, para el cual se intentará representar todos los géneros que componen la industria islandesa. El plazo de recepción de temas se cerrará el próximo martes 4 de octubre.

Cualquier islandés o residente permanente en Islandia tiene derecho a presentar sus canciones para la competición, que serán evaluadas por un comité de expertos formado por representantes de la Asociación de Compositores y Letristas (FTT), el Sindicato de Músicos de Islandia (FÍH) y la propia radiotelevisión pública. La organización se reserva el derecho, además, de invitar a compositores y escritores experimentados para componer alguna de las canciones candidatas.

Al igual que en pasadas ediciones, diez canciones serán escogidas por el ente, que las dividirá en dos semifinales en las cuales se escogerá a dos finalistas mediante televoto. Adicionalmente, de entre todas las 6 canciones no escogidas por el público como finalistas, la organización elegirá un comodín para añadir a la gran final, en la que, mediante una combinación de televoto y jurado, dos superfinalistas avanzarán a la ronda final. El ganador del Söngvakeppnin 2023 será finalmente escogido por voto popular.

Daughters of Reykjavík quedaron segundas en la preselección islandesa de este año.

Además, como toque final, RÚV ha confirmado que, como viene siendo tradición, un artista eurovisivo extranjero actuará como invitado en la gran final. En las últimas ediciones, dicho papel lo han desempeñado los suecos Tusse (2021), Loreen (2012) y Måns Zelmerlöw (2015), la griega Eleni Foureira, que representó a Chipre en 2018 o el noruego Alexander Rybak (2009 y 2018). Por último, las canciones candidatas se darán a conocer en enero de 2023.

Las hermanas Sigga, Elísabet y Elín representaron a Islandia en Eurovisión 2022 con “Með hækkandi sól” bajo el sobrenombre de Systur, llegando hasta la gran final en Turín y quedando en 23ª posición con 20 puntos.

Historia del Söngvakeppnin

El Söngvakeppnin (literalmente: “competición de canto”) es el formato desarrollado desde 1986 por la televisión nacional islandesa Ríkisútvarpið (RÚV) para seleccionar a su representante en el Festival de Eurovisión. El concurso tuvo dos ediciones antes de establecerse como preselección eurovisiva, en 1981 y 1983.

La celebración del Söngvakeppnin se ha puesto en pausa en varias ocasiones, principalmente en los años en los que Islandia o bien se retiraba de Eurovisión u optaba por una elección interna, como entre 1995 y 1999 y en 2004, 2005 y 2021. Asimismo, el formato también ha pasado por varios nombres hasta llegar a su denominación actual: Söngvakeppni Sjónvarpsstöðva (“competición de canto televisiva”) entre 1981 y 1989 y Söngvakeppni Sjónvarpsins (“competición de canto de la TV”) entre 1990 y 2012.

El certamen siempre ha contado con más de un artista compitiendo y el número de canciones ha variado entre 5 y 10. Tradicionalmente, el festival siempre tenía lugar en una única noche, pero desde 2006 siempre ha contado con un número variable de semifinales. Además, desde 2008, los intérpretes no tienen porqué cantar su tema en islandés en la final, sino que pueden hacerlo en el que prefieran.

Curiosamente, RÚV ha cambiado hasta en dos ocasiones los intérpretes de la canción ganadora. En 1986, añadió a Eiríkur Hauksson y Helga Möller para interpretar “Gleðibankinn” junto a Pálmi Gunnarsson, que había ganado en solitario, formando la banda ICY para Eurovisión en Bergen. En 1994, encargó al irlandés Frank McNamara que la arreglara y le asignara un nuevo intérprete, Sigga Beinteinsdóttir, en vez de Sigrún Eva Ármannsdóttir, que había ganado interpretando “Nætur”.

El Söngvakeppnin ha producido los dos mejores resultados históricos para Islandia, dos segundos puestos de la mano de Selma Björnsdóttir en 1999 con “All Out of Luck” y de Yohanna en 2009 con “Is It True?”.


Fuente:  RÚV
Eurovisión
X