Eurovisión

Reaccionando a Eurovisión 2019: Serbia

La temporada de preselecciones para el festival de Eurovisión 2019 ha llegando a su final con la celebración de las últimas finales nacionales.

Uno de los últimos países en seleccionar a su representante mediante una preselección nacional ha sido Serbia, el cual ha seleccionado a su representante a través del Beovizija, formato empleado por la cadena serbia durante las dos últimas ediciones del festival. La decisión final estuvo repartida entre un jurado profesional y el tele-voto a través de sus llamadas y SMS durante dos rondas de votaciones.

La vencedora tras el computo de las dos votaciones resultó ser Nevena Božović alzándose como favorita del jurado y como tercera artista más votada del tele-voto con la balada “Kruna” con la cual viajará hasta Tel Aviv para intentar conseguir el pase a la gran final por segundo año consecutivo.

Me alegró mucho ver como Nevena se alzaba con la victoria del Beovizija puesto que era mi favorita de la preselección nacional. Además creo que se merece una segunda oportunidad en el festival adulto y esta vez tenía que ir en solitario. Cabe recordar que Nevena representó a Serbia en Eurovisión 2013 como miembro del trío femenino Moje 3 y la canción ‘Ljubav je svuda‘, la cual quedó en una undécima posición en la primera semifinal del concurso. Ahora vuelve al festival como solista con una balada que se aleja totalmente de la candidatura tan extrovertida que interpretó hace 6 años.

Este año Nevena presenta una balada bastante progresiva, la cual comienza de una manera bastante calmada y sencilla al compás de una guitarra, pero poco a poco evoluciona hasta estallar en el primer estribillo, el cual destaca bastante de la estrofa y nos deja ver su gran potencia vocal. El primer estribillo desemboca en una segunda estrofa a través de un puente con un precioso instrumental con influencias balcánicas, el cual creo que deberían de volverían de haberlo producido con mayor instrumentación balcánica para hacernos retroceder mentalmente a aquellas baladas potenciales de las regiones de los balcanes. Además la segunda mitad de la canción tiene una influencia de pop-rock que potencia bastante la canción, en el cual se escucha otro sonido de guitarra totalmente distinto al original.

Creo que Serbia debería de jugar con la emotividad de cara a su puesta en escena en Tel Aviv, haciendo unas luces que dejen a la artista en penumbras y explote una luminosidad cálida en el primer estribillo. Respecto a la segunda mitad de la canción incluiría luces rotatorias de colores llamativos como plateados y naranjas. Además incluiría algún bailarín o bailarina que acompañase a la artista sobre el escenario para teatralizar el mensaje de la canción. En todo momento tendría en cuenta llevar algún instrumento balcánico en la puesta en escena y potenciar el puente intermedio.

Deseo mucha suerte a Nevena y a la delegación Serbia de cara a el festival y ansío con ver los cambios escenográficos en su candidatura, ya que si consiguen emocionar al espectador tienen prácticamente el pase a la final, ya que las baladas balcánicas suelen gustar mucho en el festival.

Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top
X