Eurovisión Junior

20 años de Eurovisión Junior: 50 momentazos que marcaron su historia (parte 2)

Desde ESCPlus te proponemos celebrar el vigésimo aniversario de Eurovisión Junior con un recopilatorio de los mayores momentazos y anécdotas curiosas de la historia del formato

Eurovisión Junior está de celebración. Faltan menos de cuatro meses para que el festival musical infantil más prestigioso de toda Europa llegue a su veinte aniversario, que culminará con la celebración de esta edición desde la capital armenia de Ereván este 11 de diciembre. Desde ESCPlus queremos celebrar este acontecimiento por todo lo alto, repasando la apasionante y convulsa historia del formato a través de un divertido viaje por los 50 mayores momentazos y anécdotas históricas que marcaron la trayectoria del formato.

Tras el estreno de este particular recorrido por la historia de Eurovisión Junior, esta semana nos embarcaremos en la segunda de las cinco entregas de este recopilatorio, en el que conoceremos de cerca grandes curiosidades que acumulan las distintas ediciones del festival. ¿Sabías que los ganadores de todas las ediciones de Eurovisión Junior realizaron un interval conjunto durante el festival de 2010?¿O que tres hermanas de la misma familia representaron a Suecia en el certamen? Acompáñanos para enterarte de todo.

1. Eurovisión Junior 2020, un festival histórico marcado por la pandemia

Eurovisión Junior puede presumir de ser uno de los pocos eventos sobre la faz de la tierra en haber persistido sobre la terrible pandemia del coronavirus. La situación epidemiológica que azotó a toda Europa durante el año 2020 obligó a cancelar miles de eventos culturales y deportivos de todo el globo, incluyendo el Festival de Eurovisión senior a pocas semanas de su celebración. En su lugar se programó el especial televisivo Europe Shine A Light, en el que además de homenajear a los artistas del cancelado festival musical, conocimos de primera mano los cimientos del eventual Festival de Eurovisión Junior 2022, que se acabaría celebrando desde la sede de la TVP, en Varsovia. La ganadora de la pasada edición, Viki Gabor, presentaba a toda Europa la identidad corporativa del eurofestival, que se asentaría bajo el lema “Move The World”.

Artwork de Eurovisión Junior 2020 (Imagen: jesc.tv)

Los meses previos al festival no fueron fáciles, estando llenos de dudas incertidumbres sobre la viabilidad real de un festival infantil de las características de Eurovisión Junior. La producción del festival se vio envuelta en grandes retos regidos por una situación sanitaria completamente cambiante e impredecible, que podría poner en riesgo la vida de los niños participantes y sus respectivas delegaciones. Pese a que el concurso se acabaría realizando con grandes variaciones y cambios que veremos a continuación, la pandemia jugó un duro golpe en cuanto al número de participantes, cuyo número se vio bajo mínimos. Los grandes avances obtenidos por la organización durante las ediciones previas, alcanzando cifras récord para los estándares del festival, se vieron entorpecidas llevando al concurso de nuevo a una etapa gris y de recesión. Finalmente fueron 12 los países que consiguieron subirse al escenario de Eurovisión Junior 2020, contando con la friolera de 8 retiradas y un único e inesperado debut por parte de Alemania. Cabe destacar que Armenia figuraba entre la lista inicial de participantes, pero la situación bélica del país caucásico fue determinante para producir una retirada forzosa a pocas semanas del festival. 

Lista de participantes de Eurovisión Junior 2020 (Imagen: jesc.tv)

La artista elegida internamente por la televisión pública del país fue la joven Maléna, la cual acabaría venciendo en el festival del año siguiente en una acto que podríamos tildar de justicia poética. La canción que la joven habría defendido en si fallida participación de 2020 se trataba de la potente balada Why, que según la prensa especializada y muchos seguidores habría figurado entre las grandes favoritas del festival de haber podido tomar parte

El primer golpe de realidad durante la pretemporada que precedió al festival fue la accidentada celebración de la gala de selección neerlandesa, el Junior Songfestival 2020. El país que debió ser el anfitrión del cancelado Festival de Eurovisión 2020 emplazó su preselección junior en el Rotterdam Ahoy, el que debió ser el recinto que acogería el mismo. El estadio de conciertos, que también fue escenario Eurovisión Junior 2007, fue testigo de una gala gris, sin público y en una pista completamente vacía, sobre la que únicamente se ubicaban los miembros del jurado, los concursantes y sus respectivos familiares. Semanas antes, el mismo recinto fue además punto central de un improvisado y escalofriante hospital de campaña, en el que miles de personas contagiadas por el coronavirus lucharon por salvar sus vidas.

El Rotterdam Ahoy, reconvertido a hospital de campaña (Imagen: EFE)

Otro hecho que marcó la celebración de la elección del representante neerlandés fue el contagio de una de las concursantes, Robin, que quedó automáticamente descalificada del proceso tras dar positivo en COVID-19 pocas horas antes del show. Este hecho conmocionó a gran parte de los seguidores del festival, dado que se trataba de un caso completamente inédito y sin precedentes para los estándares de la época. Posteriormente, hechos similares se repitirían a lo largo de múltiples preselecciones del festival adulto durante los meses siguientes. Cabe destacar que Robin fue compensada siendo elegida como portavoz de los puntos del jurado nacional neerlandés durante Eurovisión Junior 2020.

Eurovisión Junior 2020 fue además el primer festival de carácter no presencial de la historia organizado por la Unión Europea de Radiodifusión. En esta adaptación, pensada para garantizar la viabilidad real del concurso y la seguridad de sus participantes, las distintas delegaciones participantes se encargaron de grabar sus respectivas actuaciones desde su país natal, mediante un escenario modelo proporcionado por la organización que debía ser replicado. Evitando la presencialidad se conseguiría esquivar un hipotético contagio cruzado de delegaciones que pusiera en jaque el desarrollo del show o disuadir problemas derivados con la movilidad y las restricciones fronterizas que sufrían algunos países participantes en la época. Cabe destacar que la televisión organizadora, la TVP, puso una réplica del escenario modelo de grabación a disposición de todas las delegaciones que así lo requiriesen con el fin de abaratar sus costes de producción . De esta manera, las delegaciones de Serbia, Malta y Ucrania viajaron hasta Varsovia meses antes del concurso para grabar sus respectivas actuaciones.

La gala del festival finalmente se llevó a cabo de forma remota el domingo 29 de noviembre de 2020. La producción, presentada por Ida Nowakowska, Małgorzata Tomaszewska y Rafał Brzozowski, fue todo un éxito y un símbolo de superación y unión durante una época en la que un show de estas características parecía logísticamente imposible. Pese a que los participantes no pudieron presenciar el show desde el estudio de Varsovia, el programa hizo repetidas conexiones con ellos a lo largo de la gala. Cada país debió construir así, una green room en la que sus respectivas delegaciones esperarían los resultados y responderían las preguntas de los presentadores. La victoria de este festival tan especial sería finalmente para la adorable Valentina de Francia, con su tema J’Imagine. España acabaría en una gran tercera posición de la mano de Soleá y su Palante.

2. El accidentado debut alemán en Eurovisión Junior 2020

Como hemos visto en el episodio que acabamos de dejar atrás, Eurovisión Junior 2020 estuvo marcado por el inesperado debut alemán, que se unía a la competición por primera vez en 18 años. Mientras muchos países decidían huir de la competición dadas las duras restricciones impuestas en toda Europa, Alemania decidía poner la nota discordante uniéndose al certamen y buscando traer algo de música, alegría y esperanza a su audiencia jóven en tiempos tan duros de pandemia. La emisión del festival en tierras bávaras corrió a cargo de la emisora infantil pública KiKa, la cual ya había retransmitido el festival en su edición inaugural de 2003 y mandado observadores al festival de 2019, anticipando un posible debut. 

Estoy muy contenta de haber conseguido involucrar a Alemania es este maravilloso festival y de poder retransmitirlo en KiKa. Juntos con la NDR y la ZDF hemos encontrado una fórmula colarobativa para enfocar nuestra candidatura, uniendo todas nuestras fuerzas. Va a ser un evento muy importante tanto para nosotros como para nuestra audiencia.

Dr. Astrid Plenk (Directora de programación de KiKa)

La participación del país fue gestionada de una forma compartida entre los organismos de televisión públicos más importantes del país. Mientras que la propia KiKa sería la piedra angular de la candidatura, emitiendo el festival y encargándose de la selección del artista y canción, la NDR prepararía la puesta en escena del festival y grabaría el videoclip y la ZDF produciría un documental sobre el proceso de la preparación de la candidatura. 

Para su debut, Alemanía contaría con un proceso televisado semiabierto donde todos los jóvenes de entre 9 y 14 años podrían inscribirse en un casting online que finalmente culminaría en audiciones presenciales. Paralelamente, KiKa seleccionaría de forma interna al joven compositor, Levent Geiger, para crear las potenciales canciones que complementarían al artista seleccionado para representar al país. Finalmente, un jurado  compuesto por cuatro miembros entre los que se encontraba el propio Geiger determinó que Susan Oseloff y la balada Stronger With You serían la primera candidatura alemana de la historia de Eurovisión Junior. 

La carrera de Alemania hacia el festival no estaría exenta de polémicas y obstáculos. Pese a que las delegaciones contaban inicialmente hasta finales de octubre para mandar las grabaciones sus respectivas actuaciones, que debían ser filmadas de forma remota desde los distintos países, Alemania no mandó la suya hasta 3 días antes de la gala. Se trató de un retraso de prácticamente un mes de duración que trastocó gravemente el calendario de contenidos de las redes sociales del festival, que no pudieron mostrar contenidos relativos a la actuación alemana hasta prácticamente el día de la gala. La actuación, filmada desde Hamburgo, se centró en la poderosa voz y el carisma de Susan, la intérprete de la candidatura, complementando la escena con una secuencia de proyecciones, varios juegos de luces y dos estructuras luminosas ubicadas a los laterales de la artista.

Desgraciadamente, este debut alemán tuvo un final agridulce, ostentando el farolillo rojo de la edición. Susan y su tema Stronger With You acabarían en 12ª y última posición con 66 puntos, la cifra de puntos más alta para un último puesto en la historia del festival.

3. La canción grupal de Eurovisión Junior 2020

Para el siguiente momento histórico de Eurovisión Junior no hace falta que cambiemos de edición, y es que la edición de 2020 nos trajo inolvidables momentos que seguro permanecerán durante muchos años en el imaginario colectivo de los seguidores del festival. Las restricciones sanitarias de 2020 no imposibilitaron solo que los concursantes de Eurovisión Junior pudieran subirse al escenario del festival a interpretar sus canciones participantes, los jóvenes tampoco pudieron hacer muchas de las habituales actividades y tradiciones por las que se rige el festival en su historia más reciente, como las entrevistas, los juegos o los encuentros con otros compañeros. La organización de Eurovisión Junior 2020 no obstante, se propuso mantener viva la histórica tradición de emitir una actuación grupal reuniendo a todos los participantes del festival en un mismo escenario.

Para tan difícil labor el equipo de producción tuvo que apostar por una tecnología de última generación nunca usada en el festival, la realidad virtual. De esta forma los rostros de todos los participantes de la edición acabarían subiéndose al escenario en forma de “holograma” para interpretar el tema grupal Move The World. El tema, compuesto por el representante polaco de Eurovisión 2018, el DJ Gromee, consistió un guiño al eslogan de la edición y una oda a la unión de los jóvenes para emprender grandes retos y mover el mundo. Cabe destacar que Gromee también fue el encargado de componer la que fuera la canción grupal de la edición anterior del festival, Share The Joy.

También es muy memorable la presentación oficial de este tema grupal, a manos de la por aquel entonces última ganadora de Eurovisión Junior, Viki Gabor. Mediante un despliegue de medios inédito en la fecha, la cantante polaca se transportaba entre mundos de fantasía y formas imposibles mediante la tecnología de la realidad virtual. La presentación de Move The World se enmarcó dentro de la ceremonia de apertura del certamen, también realizada en formato telemático sin la presencia en plató de las distintas delegaciones.

4. Los fallos de las conexiones satélite de Eurovisión Junior 2012

La figura del portavoz nacional ha sido todo un emblema dentro de los festivales eurovisivos, obviamente hablando de Eurovisión Junior no iba a ser menos. Desde su debut y a imagen y semejanza de su festival adulto homónimo, diversos jóvenes designados por las cadenas participantes han sido los encargados de repartir los puntos de sus respectivos países en conexiones en directo. Hasta 2012 y como muchos recordarán, los encargados de desempeñar este papel permanecían en sus países de origen sumándole una dosis de realismo a las conexiones. Sin embargo; desde 2013 hasta la actualidad (con permiso de la edición de 2020), estas labores se llevan a cabo sobre el mismo escenario del festival. ¿Por qué se produjo este cambio?

Backstage de la conexión satélite para anunciar los puntos serbios de Eurovisión Junior 2020 (Imagen: RTS)

El año 2012 fue un punto de inflexión del festival, que se encontraba en una situación crítica. El interés de las televisiones participantes se encontraba bajo mínimos, siendo cada vez más difícil retener y persuadir a los países para tomar parte del show. Las audiencias también se encontraban en un constante descenso de rendimiento. Finalmente, solo 12 países, la cifra más baja de la historia del certamen, se darían cita en un aplaudido show producido por la televisión neerlandesa AVROTROS, que para nada dejaba vislumbrar al espectador medio la situación ahogada que atravesaba el festival.

La etapa de votaciones de la gala fue un tanto torpe y accidentada y acabaría marcando el porvenir de la misma de cara a siguientes ediciones. Las conexiones con los portavoces, que por aquella época todavía se desarrollaban vía satélite, tuvieron numerosos fallos e incidencias, poniendo en peligro el buen desenlace de la gala y el correcto funcionamiento de las votaciones. Algunos de los incidentes más recordados fueron los problemas para anunciar los puntos de la portavoz azerí o el fallo de la conexión satélite justo antes de anunciar los 12 puntos de la portavoz albanesa. El caso de Albania fue completamente surrealista dado que los sistemas fallaron escasos segundos antes de que su portavoz pronunciase el nombre del país agraciado con la máxima puntuación. Una vez recuperada la conexión segundos después, el sistema volvió a fallar, mostrando la imagen del portavoz israelí en lugar de la de la portavoz albanesa, que se encontraba a la espera de efectuar su votación.

Estos sucesos dieron pie a la renovada supervisión ejecutiva del espectáculo a eliminar las conexiones mediante satélite durante el anuncio de los puntos de los festivales posteriores, restando además un coste extra que éstas suponía. Desde 2013 podemos ver como los puntos son anunciados desde el mismo escenario del festival, siendo un proceso televisivamente más seguro y con más garantías técnicas. La excepción vino únicamente este pasado 2020, donde dada la imposibilidad de contar con los portavoces en el plató se debió abogar de nuevo por las conexiones mediante satélite, eso sí, esta vez sin grandes incidentes.

Durante Eurovisión Junior 2013 los puntos se volvieron a repartir desde el mismo escenario del festival (Imagen: Junior Eurovision)

5. El fallido interval de Ruslana en Eurovisión Junior 2013

Saltamos una edición hacia delante en la línea temporal de Eurovisión Junior, hasta el festival de 2013 celebrado en Kiev. Nos encontramos con un festival que si bien vio peligrar su continuidad un año más dada la gran crisis que atravesaba, es recordado por el mimo y cariño con el que fue organizado por la NTU ucraniana. Los grandes esfuerzos de la renovada supervisión ejecutiva encabezada por Vladislav Yakovlev y el gran interés de la televisión anfitriona en producir un gran show salvaron los muebles de una edición cuyo futuro parecía muy incierto tras el festival de Amsterdam. Eurovisión Junior 2013 quiso hacer muy partícipes a muchas de sus estrellas eurovisivas patrias más recordadas de su paso por el festival senior, por ejemplo con Zlata Ognevich ejerciendo las labores de anfitriona y llegando incluso a realizar uno de los intervals del show. 

Zlata Ognevich and Timur Miroshnychenko, presentadores de Eurovisión Junior 2013 (Imagen: Junior Eurovision)

Otra de las cantantes que pondrían el sello ucraniano a la gala sería la gran Ruslana, ganadora de Eurovisión 2005 con su tema Wild Dances. Ruslana de esta forma ejecutaría una actuación durante el interval de la gala, mientras los espectadores del show se encontraban votando a sus artistas favoritos tras las actuaciones participantes. Esta actuación, que finalmente no se realizó, mostraba a una enérgica Ruslana rodeada de decenas de jóvenes en el escenario realizando distintas coreografías al ritmo de una Wild Dances adaptada, con nuevos ritmos y voces. Pese a que la cantante llegó a asistir a los ensayos de la gala para realizar el número con gran éxito, finalmente informó que no asistiría a la noche del festival, dejando poco márgen al equipo de producción para readaptar la escaleta. Según la cantante, su ausencia se debió a problemas de salud que le impedirían subir al escenario. No obstante, según prensa especializada de la época esta decisión se tomó como medida de protesta por la invasión que sufría Ucrania por parte de Rusia en la época.

6. El “All Together Now” de ganadores durante el interval de 2010

Siguiendo con el hilo conductor de los intervals más icónicos de Eurovisión Junior retrocedemos hasta Eurovisión Junior 2010, celebrado desde la capital bielorrusa de Minsk. Este festival, recordado por la impecable organización e involucración de la televisión organizadora BTRC, estuvo marcado por la incipiente consolidación y presencia masiva de los países del Este de Europa, que comenzaban a ser mayoría en un festival cada vez con un rumbo más incierto.

Panorámica del escenario del Festival de Eurovisión Junior 2010. Imagen: Palami

Entre los grandes planes de la televisión anfitriona estaba crear intervals atractivos de primer nivel que fueran entretenidos para mantener a la audiencia durante los 15 minutos de votación. De esta manera, pese a que se mantuvieron negociaciones con Lena, la última ganadora de Eurovisión, para que asistiera a Minsk a realizar un interval; los planes acabarían siendo otros completamente distintos. Por primera vez en la historia del certamen, todos los ganadores de las distintas ediciones de Eurovisión Junior se subían juntos a un mismo escenario para interpretar un medley de sus candidaturas ganadoras. Así, los espectadores de la gala pudieron ser testigos de 7 históricos minutos donde Dino Jelusic, María Isabel, Ksenia Sitnik, Las Gemelas Tolmachevy, Alexey Zhigalkovich, el grupo Bzz.. y Ralf Mackenbach unían sus voces para dar vida a uno de los intervals más icónicos de la historia de Eurovisión Junior.

La magia eurovisiva no se acaba aquí, nuestros pequeños ganadores volvían a subirse al escenario tras el anuncio de Vladimir Arzumanyan como ganador de la vigente edición para cederle el trofeo. Los 7 anteriores ganadores realizaban una cadena humana por orden cronológico de victorias para transportar el trofeo que recaería en manos del artista armenio. Fue un bonito y emocionante gesto que según distintas voces podría tratarse de una despedida simbólica del formato Eurovisión Junior, que corría el riesgo de ser cancelado en próximas ediciones dada la crisis económica y de número de participantes en el que se encontraba inmerso. Finalmente, la propia Armenia tomaría las riendas de la organización de la siguiente edición, que se llevaría a cabo en Ereván.

7. La familia Sandén, cantera eurovisiva de la TV4 sueca

2006 fue un año duro para el certamen de Eurovisión Junior, que experimentó un número de bajas inédito hasta la fecha. Más concretamente estamos hablando de la retirada en bloque del sector nórdico participante de la competición, conformado por Noruega, Dinamarca y Suecia. Pese a que muchos de ellos se encontraban experimentando una trayectoria muy buena en el certamen, llegando incluso a ser organizado durante sus primeras ediciones por Dinamarca y Noruega, decidieron emprender nuevos proyectos. Tanto la NRK, la DR y la SVT centrarían sus esfuerzos en retomar su tradicional MGP Nordic que tanto sirvió de inspiración al propio Eurovisión Junior en sus primeras ediciones.

Anne Gadegaart, representante danesa en Eurovisión Junior 2003, sobre el escenario del festival (Imagen: BT)

La UER se puso manos a la obra en tratar de contrarrestar estas ausencias con otros entes o países que las cubriesen, resultando en el sí de la emisora privada sueca TV4 a tomar parte del evento. Se trataría del primer evento de la red de concursos de Eurovisión en el que la corporación, miembro de la UER, participaría. En total, hasta su retirada tras su participación en la edición de 2009, la TV4 ondeó la bandera de Suecia en el festival europeo infantil hasta un total de 3 veces. El ente sueco se ausentaría de la edición de 2008, celebrada desde Limassol, con la excusa de una reestructuración de contenidos y agenda durante esa temporada televisiva.

La gran e insólita curiosidad por la que se caracterizó su paso por el festival de Eurovisión Junior fue la elección de sus representantes. Las tres abanderadas suecas bajo la marca de TV4 fueron todas ellas hermanas en primer grado de consanguinidad, en este caso las hermanas Sandén. Resulta completamente curioso e inaudito que en un país de más de 10 millones de habitantes los distintos procesos de elección de la emisora sueca condujeran a la elección de miembros de la misma familia, que desde luego puede estar orgullosa de ser la más eurovisiva de la nación. 

En la siguiente tabla podemos ver más detalles de la participación sueca en Eurovisión Junior desde 2006 hasta 2009:

AñoArtistaMétodo de elecciónCanciónPuesto
2006Molly SandénStage JuniorDet finaste någon kan få3
2007Frida SandénStage JuniorNu eller aldrig8
2009Mimmi SandénElección internaDu6

Seguramente para nuestros lectores la cara más familiar de la familia Sandén será la de su hermana mayor, Molly. La joven, que conquistó el escenario de Eurovisión Junior durante su participación en 2006 con un tercer puesto, volvería a representar al país en el festival adulto presentándose al Melodifestivalen en distintas ocasiones, entre la que destaca su intento de 2012, que culminó en un 5º lugar. Además de distintos proyectos musicales dentro de su tierra natal, en la que ya es considerada una artista consagrada, la artista fue seleccionada para ejecutar uno de los intervals de Eurovisión Junior 2011. Previamente, Molly Sandén también repartió los puntos del jurado sueco en Eurovisión Junior 2007.

El momento culminante de la carrera de Molly Sandén vendría hace muy poco, cuando su versión de la BSO de la película de Netflix Eurovision Song Contest: The Story of Fire Saga la llevaba a actuar en los Oscars de 2021. La canción Husavik, tema principal de la película, había recibido una nominación como mejor banda sonora del año.

8. La mágica ubicación del videoclip de Maléna Fox

Si hay un lugar en Armenia que grita por los cuatro costados “Eurovisión Junior” ese debería ser sin duda el estadio Karen Demyrchian. Este recinto con forma de pájaro abriendo sus alas se ubica en la capital armenia de Ereván, sobre el monte Tsitsernakaberd. El edificio, inaugurado a principios de la década de los 80, puede llegar a albergar a casi 9000 espectadores para grandes conciertos y eventos. El Karen Demirchyan puede presumir de ser, junto con el Minsk Arena de la capital bielorrusa, el único recinto del mundo en tener el honor de albergar dos veces el Festival de Eurovisión Junior

El recinto se estrenaría en el terreno eurovisivo en 2011, cuando tras la victoria de Vladimir Arzumanyan en el certamen de 2010 la UER decidió confiar la organización del siguiente festival a la AMPTV, respaldada por un surtido comité gubernamental que se implicó para producir un festival al más alto nivel. Este año el país repetirá fórmula y el Karen Demirchyan se encargará de ser el escenario del 20 aniversario del festival, en una gala que se presenta como única e inolvidable. Tal y como ha asegurado la organización armenia, el recinto se someterá esta vez a un proceso de reformas financiado por el gobierno armenio, con el fin de aumentar el número de localidades disponibles en el recinto y volver a contar con un show al más alto nivel.

El Karen Demichyan no sólo es experto en menesteres organizativos, también le ha traído mucha suerte al país en cuanto a candidaturas eurovisivas. El recinto, por ejemplo, jugó un papel clave en el desarrollo del videoclip de la candidatura de la joven artista armenia Maléna para Eurovisión Junior 2021. Dirigido por el reputado Artur Manoukyan, autor de otros videoclips armenios de Eurovisión senior, el video musical de la cantante y su tema Qami Qami se rodó y desarrolló íntegramente en los interiores del Karen Demichyan

El resto de la historia no hace falta contarla, Maléna y su Qami Qami arrasarían en el Festival de Eurovisión Junior 2021, anotando una excelente marca de 224 puntos y convirtiendo a Armenia en el país vencedor de la edición. Sin duda, podemos asegurar que este mágico lugar ubicado a las afueras de Ereván es todo un talismán y lugar de referencia para la nación caucásica en cuanto a Eurovisión Junior se refiere.

9. ¿Un Eurovisión Junior sin votaciones?

Uno de los aspectos más diferenciadores y únicos del Festival de Eurovisión Junior respecto a otras competiciones similares es su método de votación, en el que vemos como los puntos de todos los países participantes son repartidos en una emocionante secuencia. Jurado y público de toda Europa hacen un ranking conjunto valorando las propuestas musicales, vocales y escénicas de todos los participantes del show. Sin duda, gran parte del éxito que ha ostentado el festival a lo largo de sus ya casi veinte ediciones radica en la emoción que sentimos durante esta parte final de la gala, en la que todos apoyamos a nuestros concursantes favoritos. No obstante, al tratarse de participaciones menores, este sistema de escrutinio y anuncio de resultados ha sido puesto en entredicho en algunos momentos de la historia del show, como veremos a continuación. Algunas voces claman que evaluar ante tanto público a un niño menor de edad no es ético y puede afectarle negativamente.

El proceso de votación es una de las claves esenciales del Festival de Eurovisión Junior (Imagen: jesc.tv)

Las primeras ediciones del Festival de Eurovisión Junior fueron toda una novedad y aventura para los países participantes, siendo la primera vez tomando parte de un show de estas características para muchos de ellos. La mecánica y los distintos aspectos organizativos estaban en una fase muy prematura y las distintas delegaciones sugerían constantemente puntos de mejora de cara a subsanar distintas carencias organizativas del festival. Cabe señalar, además, que estas primeras ediciones contaron con una gran implicación por parte de países repartidos heterogéneamente por todas las zonas del continente, creando un choque cultural muy grande de creencias y preceptos. Mientras que en algunos territorios se consideraba demasiado bajo el límite de edad para entrar a concurso, otros con tradiciones y visiones culturales distintos opinaban todo lo contrario.

Una de estas sugerencias fue emitida semanas antes del festival de 2005, siendo encabezada por la delegación bielorrusa y secundada por otras tantas. La instancia, que finalmente sería desestimada por la Unión Europea de Radiodifusión, solicitaba la no publicación de los resultados completos cosechados por los participantes del festival. La intención de este grupo de países era la de que se produjera únicamente el anuncio de los 3 primeros clasificados del festival, al igual que en otros formatos de la familia eurovisiva como el Eurovision Young Musicians. Esta medida buscaba salvaguardar el honor y el orgullo de los participantes ubicados en la zona baja de la clasificación, lugares que no se harían públicos. La solicitud contaba como argumento la exitosa implementación de dicha medida en las galas de preselección de algunos países, como la de la propia Bielorrusia.

Las votaciones durante Eurovisión Junior se llevaron a cabo como de costumbre finalmente (Imagen: Junior Eurovision)

Finalmente, el espíritu competitivo con el que nació el festival a imagen y semejanza de su homónimo adulto se impuso, manteniendo el anuncio íntegro de puntos hasta la actualidad del certamen. La victoria de la delegación bielorrusa ese mismo año probablemente ayudó a apagar sus voluntades de tapar los resultados del certamen, no volviendo a pronunciarse sobre este asunto en ningún momento más. Cabe señalar que si se hubiese optado por este sistema, España habría figurado entre el codiciado podio del festival en casi todas sus participaciones, únicamente quedándose fuera del mismo en 2006 y 2021, la pasada edición.

10. Twelve points para todos!

Pese a que finalmente la organización del festival infantil acabase desestimando la petición de este grupo de delegaciones de ocultar los resultados completos del show, la UER históricamente se ha mostrado muy preocupada por el bienestar de los niño participantes. Los organizadores de Eurovisión Junior han tomado de esta manera distintas medidas para garantizar que el concurso sea tomado como un “juego”, fomentando el sentido cultural y amistoso del festival, programando diversos juegos, actos y actividades durante la semana previa a la gala o recordando constantemente lo importante que es la experiencia sobre el resultado final. Parte de la responsabilidad de que estos códigos morales y éticos se cumplan radica en la forma de enfocar la participación por parte de las delegaciones, que deben garantizar el bienestar de los niños competidores en el festival. Los miembros adultos de los equipos de cada país deben crear un ambiente sano dentro de sus posibilidades, evitando la presión desmedida sobre los participantes, brindando apoyo emocional a los mismos y en definitiva, creando un entorno responsable.

Adicionalmente, también se han tomado medidas para que ningún participante se vaya a casa con las manos vacías y con la sensación de haber “perdido”. Entre 2005 y 2015 se estableció que todos los países debían partir al inicio de las votaciones con 12 puntos asignados automáticamente. De esta manera se garantizaba que ningún marcador de ningún país quedaría al final de la gala a cero. Aunque ya era toda una tradición en las primeras etapas del festival, estos puntos buscaban ser otorgados como una sorpresa para que los niños participantes tuvieran la sensación de que eran “reales”

12 points australianos durante la edición de 2011 (Imagen: Eurovisión Junior)

A lo largo de la historia del festival estos puntos automáticos, otorgados antes de empezar las votaciones, han sido repartidos de distintas formas. En diversos certámenes, era el propio supervisor ejecutivo el encargado de anunciarlos, sin embargo; la escaleta de otros festivales proponía formas más creativas, como los “12 points” australianos de los que ya hemos hablado en estos artículos.


Fuentes:Jesc.tv, EscKaz, Esc Kompakt
Eurovisión Junior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.