Eurovisión

20 años de OT: repaso a las galas de Eurovisión

Nada más y nada menos que Operación triunfo cumple 20 años desde la emisión del primer programa. Algo que merece destacar y recordar, es que el programa nació como preselección de Eurovisión. Después del éxito eurovisivo de 2001 con David Civera y su “Dile que la quiero”, RTVE diseñó un programa donde lanzar al estrellato musical a los tres primeros clasificados y el mejor de todos conseguiría representar a España en Eurovisión 2002 en Tallin.

Desde entonces hemos tenido 11 ediciones del formato, las tres primeras en RTVE, dando el salto a Telecinco en su cuarta edición hasta la octava. El formato se dio un descanso y seis años después volvió a la pública, donde se han emitido tres ediciones más. Hace escasos días Tinet Rubira aseguró que una nueva edición estaba en marcha, sin importarle la cadena que lo emitiera.

El concurso ha servido de plataforma para dar a conocer a numerosos artistas españoles y ser su trampolín al estrellato no solo en territorio patrio si no fuera de él. Por supuesto veinte años llenos de grandes momentos televisivos que todos guardamanos de manera especial o sufrimos como Geno al recordar algún otro.

De sus once ediciones cinco han servido para seleccionar al representante de Eurovisión y aquí venimos a recordar esas galas, sus grandes temas y algún que otro salseo mítico.

OT1: EL NACIMIENTO COMO PRESELECCIÓN EUROVISIVA

Cuando se anunció OT como formato para elegir al representante de España en Eurovisión, lo que no esperaba nuestra televisión pública es que acabaría creando un autentico fenómenos de masas, un producto que arrasaba en audiencias, empezando con una media de espectadores más que aceptable de 2.734.000, para acabar su gala final con una estratosférica cifra de 12.873.000.

Las audiencias del festival como era de esperar fueron de locura un 80,4% de media con casi 13 millones de espectadores, con un repunte de 86,2% en las votaciones  y rozando los 15 millones. El minuto de oro (votaba Alemania) fue seguido por un 91,1% de cuota de pantalla, algo impensable en un evento que no fuera deportivo. Un país estaba pendiente de Rosa y confiaba en su victoria y su ya mítico “Europe’s living a celebration”. Para los más nuevos acostumbrados a nuestra travesía de los bottoms, su séptimo puesto se entendió como un auténtico fracaso (ingenuos de nosotros).

Pero retrocedamos hasta el 12 de marzo de 2002, donde los tres finalistas de la primera edición: Rosa, David Bisbal y David Bustamante defendería cada uno tres posibles candidatas para ganar el pasaporte a Tallin.

Rosa se llevaría el gato al agua con el 49,9% de los votos con “Europe’s living a celebration”, canción destinada para promocionar la llegada del Euro, rescatada para esta gala y compuesta por los hermanos Toni y Xasqui Ten. Pero además defendió otras dos propuestas como fueron “Un sueño especial” un tema latino y pegadizo que no tenía nada que hacer con la euforia europe’s y la primera eliminada “Hay que vivir” tema realmente insulso donde Rosa no destacaba y que después de esa gala murió sin que nadie sufriera por ello.

Bisbal fue el que más suerte tuvo con el reparto de temas,  “Miénteme” fue la primera eliminada por el jurado, un autentico himno para los que rondamos los «treintay» y que lo dimos todo en ese verano. La segunda clasificada “El alma en pie” fue una balada preciosa, donde Bisbal lucía voz y carisma; esta misma canción la reciclaría Chenoa con nuevos arreglos y haciendo un dueto con el almeriense la publicaría en su primer disco, estaba compuesta por David de María, quien la reeditaría cantándola él y Chenoa siendo novia de los dos… La vida. La ganadora de este trío es de sobra conocida: “Corazón latino”. Esta apuesta con el tiempo siempre será reconocida como la mejor canción de esta preselección y en donde se hubiera conseguido una victoria en Tallin. Es más, Bisbal con esta canción ganó el OGAE Second Chance. La canción es un auténtico pelotazo y consiguió el mejor éxito comercial de toda la primera edición de OT.

David Bustamante empezó con drama la gala, “Urgente” su apuesta favorita la eliminaba el jurado, canción veraniega/verbenera, muy pegadiza en la que «Busta» se sentía súper cómodo. Con la segunda canción clasificada del cántabro también tubo su momento que pasaría a la historia, “Más de mil noches” es un tema maravilloso, escrito por Andermay (autores de “Dime”), pero que Bustamante después del primer estribillo olvidó la letra y tarareó como buenamente pudo, algo que podía quedarse en el recuerdo, pero al final no sucedió así, porque se sacó un disco de la gala con el audio en directo y ahí tenemos su “na,na,na”. Finalmente la canción finalista del cantante fue “La magia del corazón”, este la incluyó en su disco debut pero no la publicitaría tanto como si hicieron Rosa o Bisbal con sus canciones, por lo que no creo que estuviera realmente contento con su opción de ir a Eurovisión.

BONUS TRACK: Ese año se realizó un experimento con los mejores concursantes de Operación Triunfo, un invento de Endemol, la productora del concurso, que bautizaron como “Eurobest” una especie de Eurovisión asociado al talent.

En su primera y única edición tuvimos nueve participantes, por parte de España el honor le recaería a Chenoa, cuarta clasificada. Tenían que presentarse con alguna canción que hubieran interpretado en el programa, Laura eligió “It’s rainning men” de una manera tan exitosa que fue proclamada ganadora, recibiendo el trofeo de la mismísima Mariah Carey, una auténtica fantasía.

OT2: GANA LA CANCIÓN QUE NO LE GUSTA A LA ARTISTA

La segunda edición de OT era un hecho después de la primera edición tan exitosa, sin embargo no brilló tanto como su predecesora, pero su gala final siguió luciendo un gran 47,9% de audiencia. Esta edición presentó alguna que otra polémica, pero la más recordada por todos los eurofans es que la canción ganadora no gustaba a la cantante.

Esta vez la gala de Eurovisión decidieron “estirar el chicle” y realizaron dos galas, la mecánica muy parecida a la del año anterior, los tres finalistas de la edición de OT (Ainoa, Beth y Manuel Carrasco) se les asignaron tres temas, una vez cantados los nueve temas, el jurado eliminó uno de cada uno, y de los dos restantes la audiencia elegiría el tema ganador, la siguiente gala es donde ya conoceríamos el flamante representante.

Beth ganó esa final con el mítico “Dime” una apuesta redonda, con un tema que sonaba a España, que aún en día suena actual, una puesta en escena perfecta, un estadio que se venía abajo y España en las apuestas aspiraba absolutamente a todo. El directo de aquella noche fue desastroso y el resultado final “solo” fue un octavo puesto. Pero lo peor es que Beth nunca estuvo a gusto con la canción y siempre que la preguntaron por ella nunca se vio cómoda, ni la representaba musicalmente. Es más, al escuchar su nombre como ganadora rompió a llorar, todo el mundo pensaba que de emoción, pero posteriormente fue aclarado por ella que eran lágrimas de pena. El resto de temas que defendió la tercera clasificada de Eurovisión fueron “La vida sin ti” y “Cerrando heridas”, preciosas baladas pero que no tuvieron más recorrido que el disco recopilatorio de las canciones de la preselección de ese año.

Ainhoa Cantalapiedra, la que fuera la ganadora de la edición, al igual que su compañera Beth sus tres canciones no la gustaban; pero su drama no acababa ahí después de acabar el concurso se tuvo que operar un pólipo en sus cuerdas vocales y para más inri tuvo un accidente de tráfico que la obligó a retrasar su primera gira de conciertos.

“Mi razón de vivir” era su canción finalista, un pop con un estribillo facilón y con una parte final donde lucir su voz, un slasher de manual compuesto por Rafael Artesero (“Que me quiten lo bailao”), al igual que Bustamante con equivocación incluida,  el trío lo formaban “Con la fuerza del corazón” una power ballad que se quedaba a medio gas y “Viva la noche” el tema más pegadizo de sus tres propuestas que no consiguió ser finalista eliminado en la primera ronda, pero que posteriormente sería un gran éxito comercial de la mano de Yulia (os sonará porque intento representar a España con “Arriba el mundo”)

Ainhoa intentó volver a Eurovisión en 2010, en la preselección Destino Oslo con la canción “Volveré” donde solo pudo alcanzar una descafeinada séptima posición.

Manuel Carrasco, segundo clasificado de la edición también tuvo sus tres canciones para optar a la victoria, “Viviré, moriré” fue su finalista y a diferencia de sus compañeras la canción le quedaba como anillo al dedo, pero finalmente quedó tercero. “Santa Lucía” Jordi Cubino después del éxito de “Corazón latino” volvía a probar suerte, pero que en este caso al artista no le representaba y la actuación quedó muy deslucida cuando Carrasco intentaba bailar sin sentirse cómodo en esta apuesta, la última opción “Sueña con ese momento” una rumba buen rollista sin posibilidad de ganar, pero agradable de escuchar.

OT3: PUNTO Y FINAL AL FENÓMENO OT

En esta tercera edición siguió con la perdida de brillo y su final solo consiguió un 28,4% de cuota de pantalla, un dato que ahora mismo sería brillante, pero para la época era muy mediocre. Esta edición además de tener a su ganador (Vicente Segui) y sus dos finalistas (Ramón y Vicente), se sacó un cuarto ganador, que saldría de una gala con los seis posibles ganadores, donde salió vencedora Davinia.

Al igual que la segunda edición, el ganador de la preselección no fue el ganador de la edición, el segundo clasificado tendría ese premio. Ramón y su “Para llenarme de ti” sufrieron esa decadencia del formato y solo pudo conseguir un décimo puesto en Eurovisión, la peor de las posiciones de sus predecesoras, pero un trienio lleno de éxito viéndolo en el tiempo. España volvía a ritmos españoles, que sonaban a verano y verbena.

“Todo vuelve a importar” un tema pop, con esencia roquera y “Cuestión de alma” una balada preciosa y una de las favoritas de Ramón completaban sus tres apuestas. Esta última escrita por David Santisteban, que se lucía nuevamente después de los grandísimos temas como fueron “La magia de corazón” y “Viviré, moriré”, aún recuerdo la cara de Ramón entre sorprendido y triste cuando la canción fue la primera eliminada.

Vicente, el ganador de esta edición, su canción finalista fue “Se me va la vida” compuesta por Alejandro Abad, el cual, compuso sus otros dos temas finalistas. Se intentaba repetir formula con ritmos latinos y estribillo pegajoso, pero que no acababa de rematar ni la canción ni el intérprete. “Veinte años más” era un intento de ranchera moderna, que personalmente me parece un auténtico espanto, para completar el trio del horror tenemos a “Nadie como tú” una balada que sonaba a algo antiguo, desfasado y casposo.

Miguel Cadenas, tercer finalista, defendió en la final “Muéveme”, otro pachangueo de chiringuito de playa, que me recuerda mucho al “Miénteme” de  Bisbal pero sin la gracia y sin el gancho necesario para considerarlo un buen petardeo. “Amor de madrugada” fue la apuesta que quedó en segundo lugar, igual de bonita que intrascendental, puro relleno en la catastrófica gala. “Hoy te quiero más” no era menos horrorosa, un intento de canción pegadiza que se quedaba en algo bastante flojito.

Davinia, la finalista cuarta finalista sorpresa y única mujer de esta selección, partía como una de las favoritas con su “Mi obsesión”, el público en plató se volvió literalmente loco con el estribillo, ella estaba pletórica y sonaba a ganadora, pero sorpresa, el jurado la eliminó primera y los abucheos del público y su cara completaban este cuadro. La queda el mérito de conseguir ganar el Ogae Second Chance del 2004.

“Quiero tu amor” fue su segunda apuesta descartada, una balada bastante Disney engrandecida por el chorro vocal de Davinia con momento álgido incluido, “Como quieres que te quiera” fue su canción finalista, este trabalenguas de canción era la canción favorita de un servidor y creo que podría haber funcionado mucho mejor que Ramón. Davinia no desistió el sueño eurovisivo y en 2008 lo intentó por España con la canción “Erótica y sensual”, además de intentarlo por San Marino en 2008. Pero lo más chocante es que ella fue quien grabó la maqueta de “La esencia del sur” para presentarse a la preselección de 2009, pero finalmente por desacuerdos con Rafael Artesero, su autor, no presentaron la apuesta, la cual, acabó en manos de Nicoleta Sava en la preselección de Moldavia (#OleOleyOla)

OT 9: EL RESURGIR DEL FENÓMENO DE MASAS

Después de la desastrosa octava edición del concurso en Telecinco, llena de despropósitos y de #SufrirComoGeno el concurso se dio un descanso y hasta seis años después no volvimos a resucitar el formato, aprovechando el tirón del reencuentro de la primera edición por el 15 aniversario. Esta edición fue un gran éxito y rememoró el efecto fan de la primera edición.

El formato en un principio no volvió como preselección de Eurovisión, es más Diana Navarro pensaba que era ella la representante según había hablado ella con RTVE y sin previo aviso Roberto Leal soltó la bomba dejando a todos los concursantes sorprendidos y a Diana con el tema preparado. #HayQueSerFrescoEnLaVida.

Todo el mundo vivió la historia de Alfred y Amaia con fuego y pasión, hasta ellos se veían juntos en el escenario de Portugal y dicho y hecho, en un principio los cinco finalistas serían los candidatos a representar a España (Alfred, Amaia, Miriam, Ana Guerra y Aitana), pero claro teníamos que tener el dueto carpetero, por tanto metieron al sexto clasificado (Agonei) con calzador en un dúo con Miriam. Pero si hablamos de meter las cosas sin sentido, hablamos de la primera canción que pugnaba por Eurovisión “Camina” el himno de la edición que no había sido el super ventas como se esperaba y se metió en la final en una versión de seis quedando última ( y con razón).

El octavo puesto de “Que nos sigan las luces” de Alfred y el séptimo puesto de “Al cantar” de Amaia dejaban claro las intenciones de la noche, el fandom de los dos, querían verlos a los dos juntos, dejando escapar dos canciones maravillosas que venían de la mano de Nil Moliner y Rozalén.

El sexto puesto “El Remedio” de Ana Guerra quería traer los ritmos latinos de nuevo, pero con algo que sonaba a Caribe Mix 2002, “Magia” fue la quinta clasificada, un pop que sonaba muy bien, pero que el dúo formado por Miriam y Agoney, no le hacía brillar sonando cuanto menos raro. Miriam y su “Lejos de tu piel” se quedaron rozando el top 3 de super finalistas, una balada típica y tópica, que el propio autor (Steve Robson) remarcó que Miriam la defendió con desafines.

El tercer puesto se lo llevó “Lo malo”, el polémico dúo formado por Ana Guerra y Aitana, cuando la canción les fue asignada ellas lloraron desconsoladas porque no se veían representadas por este estilo, no se sentían cómodas con un reggaetón/trap y la Academia ardió y Noemi Galera soltó un “A quien se vaya a escuchar este verano en las terrazas sea a vosotras” y dicho y hecho, “Lo malo” fue el gran éxito de la edición, Aitana y Ana llegaron a numero uno y a vender más que ninguna otra canción de la preselección.

Aitana haría doblete con la balada “Arde” un tema que la quedaba como un guante, donde se lució tanto vocal como interpretativamente; pero era David luchando contra Goliat, “Tu canción” de Alfred y Amaia arrasaron casi con la mitad de los votos y fueron nuestros abanderados. Una balada no apta para personas con problemas de azúcar, una historia de amor preciosa (yo lloré cuando la escucharon por primera y ellos estaban emocionados) y que lastimablemente fue arruinada en directo por dos focos y medio y una puesta en escena que se sustentaba en Alfred señalando los pies de Amaia mientras cantaba “de mi mente viajera que sigue a tus pies”, pero luego Europa no nos vota, no nos entiende y la organización te casca un 02 de running order (Pero este tema da para otro post, o alguno más).

OT 10: LA EDICIÓN DE LA FALTA DE ILUSIÓN

RTVE viendo el éxito del resurgir de OT plantea una nueva edición del talent musical, pero fiel a su trabajo los 365 días del año en el festival no aseguró que fuera a servir de preselección para Eurovisión. Eso se lo guardaron para contárselo en directo y ver como la gran mayoría de ellos no les hacía ninguna gracia ir y para Famous, el ganador de la edición y el único que quería ir le encasquetaron un tema tan mediocre como era “No puedo más” (Ni yo hijo mío, ni yo).

Pero en general este año estuvo lleno de despropósitos, se dio la posibilidad de que todos los participantes pudieran contar con canción, pero primera en la frente Alfonso, Dave y África se quedan sin canción, teniendo diecisiete canciones y otros compañeros tenían hasta tres. #RTVEStyle.

Siguiendo con las tradiciones de nuestra pública, estrenó un adelanto de un minuto al finalizar la gala final, con una calidad penosa (como la gran mayoría de las apuestas) y sobre la una de la mañana, realmente escribiéndolo es más triste aún. Sigamos pues, con este minuto, las tres más votadas pasarían a la gran final y luego RTVE internamente elegiría otras siete para hacer una final a diez.

Las canciones que se quedaron fuera de esta final fueron “Que será luego” de Alba Reche, una canción preciosa que lucía mucho en la voz tan particular de Alba pero que ella desecho y criticó por no gustarle nada, pudimos escuchar la versión entera porque su autora Aitana López subió su grabación. “Vuelve” de Marta esta canción perfectamente podía ser un tema de Malú, pop español con estribillo potente que, a mí, personalmente me da mucha rabia no poder escucharlo entero.  “Sale” la defendió Damion un pop pegadizo, cuando él quería algo en inglés y tipo Edd Sheeran, además de no mostrarse especialmente ilusionado con la idea eurovisiva. “Dímelo de frente”, canción flojita y que no pegaba nada con la pobre Sabela. “Nunca fui” otra canción de relleno cuyo afortunado fue Carlos Right, siguiente por favor, “A tu lado” Joan Garrido y Marilia, les encasquetaron una balada rancia, ñoña y cero competitiva, gracias a Santa Carola no la vimos en la final y la última eliminada fue “El equilibrio” de Miki canción insulsa y completamente innecesaria teniendo dos temas más mucho mejores.

Las tres canciones que pasaron directas a la final, al ganar la votación de “El mejor cutreminuto” fueron “Hoy vuelvo a reír” de Noelia, la enésima balada con gorgoritos y notas imposibles y claro, Pastora es Pastora. Se tuvo que conformar con un cuarto puesto que se tomó con rabia porque ella sí quería ir a Eurovisión.

“La clave” la canción compuesta por Merche e interpretada por Natalia era un hit, con ritmos que recordaban a Rosalía, quedó en quinta posición, con una actuación muy buena a pesar de las pocas ganas de Natalia de ganar e ir a Israel.

“Muérdeme” de María desde el primer momento se alzó como absoluta favorita a la victoria, por tanto la cantante dejó claro que ella no quería ir al certamen europeo, haciendo campaña para que fuera Miki y realizando una actuación realmente flojita tanto interpretativa como vocalmente, aún así consiguió la medalla de plata. Una cosa bastante curiosa, es que detrás de este petardazo estaban los miembros del Sueño de Morfeo, Juan Luis Suárez y David Feito.

“Se te nota” de Carlos Right quedó en décima y última posición, con un pop buen rollista que venía de la mano de Morat y que cuidó mucho, ya que sería su primer sencillo en solitario fuera de OT.  

Sabela quedó una posición por encima con “Hoy soñaré” esta balada con toques de gaita gallega que estudio es preciosa en directo fue un atentado, Sabela no tuvo su noche y desafinó en toda la actuación tirando por tierra cualquier opción, y quedando relegada al noveno puesto.

India Martinez estaba detrás del “Qué quieres que le haga” de Julia, para el que escribe estas lineas, es la mejor canción de esta preselección, esta balada me parece preciosa, esos toques de guitarra española y Julia estuvo realmente impecable, que lástima y que injusto que solo pudiera quedar octava.

Famous con su “Ya no puedo más” como hemos comentado se quedó en un séptimo puesto, suficiente para una canción tan, tan, floja. Marilia sorprendió con su “Todo bien” (nada mal) con una enérgica puesta en escena y ella pletórica, para mi, muy escaso ese sexto puesto.

Natalia tenía una doble oportunidad, esta vez de la mano de Miki y su “Nadie se salva” un temazo pegadizo, un estribillo que engancha, y una letra un tanto peculiar al saber que habla de la muerte. Aquí yo creo que el principal problema fue Miki, ver bailar a Natalia es maravilloso, pero a Miki le deja como un acompañante arrítmico y que desluce una canción realmente buena, que firma Nil Moliner y que se alzó con la tercera posición y con el ya recordado “hasta luego maricarmenes” de Natalia ante el alivio de librarse de ganar.

Y acabamos con “La venda” de nuestro amado Miki, como se vino el plató abajo con la actuación, Miki brilló como no había brillado en toda la edición con una canción, compuesta por La Pegatina, que le sentaba como un traje a medida. Teníamos un concepto tan bueno, una canción verbenera, festiva, española y para darlo todo (La conga de la green Room es historia eurovisiva), pero que enrevesamos con una marioneta gigante y una puesta en escena demasiado complicada. Pero Miki es un amor y uno de los mejores representantes que hemos tenido.

De todas formas, el mundo OT con Eurovisión han ido y seguro que van a seguir de la mano en el futuro, con muchos “triunfitos” en esta historia eurovisiva. Algunos han intentando probar suerte sin éxito como son Fran Dieli, Anabel Dueñas, Sandra Palop… Y otro muchos si que han pisado el escenario eurovisivo como son Edurne, Gisela o Soraya, aunque eurovisión no fuera “pata” ellos esa noche.

Con Benidorm Fest calentando motores, de momento la marca Eurovisión y Operación Triunfo parece que se separan, pero lo que es indiscutible es que este programa hizo, nos hizo tropezarnos con este Festival que tanto amamos, porque los gallos de Beth nos hicieron sufrir nuestro primer eurodrama si saberlo, disfrutar de un estadio entero coreando “Tu canción” aún sabiendo que nadie nos sacaría del bottom, pero con Operación Triunfo , celebrando sus veinte años, lo que puedo decir es que “solo quedó la alegría” de tantos recuerdos.

X