Eurovisión República Checa

República Checa, “enciende las luces” para Eurovisión 2023: Repasa los detalles de su final nacional

Abierto el plazo desde el 2 de noviembre al próximo 8 de diciembre. La televisión checa elegirá tres finalistas, donde el ganador se decidirá por una aplicación y un jurado, Las bases que se ampliarán próximamente, dejan claro que se pueden retirar en cualquier momento si surgen problemas.

República Checa busca a los sucesores de We are Domi para ser los abanderados del país el próximo mayo en Liverpool. Y nuevamente vuelven a confiar en su preselección: ESCZ 2023

El plazo para la recepción de canciones queda inaugurado desde hoy mismo hasta el próximo 8 de diciembre, habilitando un link para subir la candidatura (aquí).

Dentro de los requisitos que se piden podemos destacar fuera de los “habituales” para Eurovisión los siguientes:

  • La propuesta que se mande puede ser una maqueta, no es necesario una versión final de la canción, que se podrá presentar a posteriori.
  • Los artistas no tienen límite para presentar canciones, por lo que ante la duda pueden presentar todas las composiciones que consideren.
  • El cantante principal, deberá tener la ciudadanía checa y en el caso de un dúo, se exigirá que al menos uno de los dos participantes tenga dicha ciudadanía.

De todas las propuestas recibidas, la televisión pública checa, seleccionará tres propuestas. Las cuales competirán en una preselección nacional e internacional, interpretando su tema en directo. El ganador de este concurso para conocer a su abanderado en Eurovisión 2023, será decido por el público checo y el extranjero (usando la aplicación oficial de ESC) y un jurado experto.

Česká televize además comenta que próximamente ampliarán la información sobre su proceso nacional para elegir abanderado. Pero curiosamente, de todo lo presentado hasta ahora, hay una nota en la cual dice “La Televisión Checa se reserva el derecho de cancelar la competición en caso de que la República Checa no pueda participar en ESC 2023 por cualquier motivo”

REPÚBLICA CHECA EN EUROVISIÓN: LA SOMBRA DE UNA RETIRADA AÑO TRAS AÑO

La retirada de los checos no es el primer año que sobrevuela los mentideros eurovisivos. El país debutó en 2007 en Helsinki de la mano de Kabát y “Malá Dáma” donde quedaron últimos en la semifinal con solo un punto, en 2008 la cosa no fue mucho mejor quedando penúltimos, pero la gota que colmó el vaso fue 2009 donde volvieron a ser últimos de la semifinal, pero con cero puntos, este puesto fue bastante celebrado porque su apuesta fue entendida como una joke entry.

Esta retirada duró hasta Viene 2015, pero nuevamente se quedaron en semifinales, pero consiguiendo un puesto 13º, el mejor de su corta historia. En 2016 conseguía el preciado pase a la final con sabor agridulce, porque Gabriela Gunciková y su preciosa “I stand” solo pudo quedar penúltima. En 2017 la historia no cambió y volvieron a quedarse en semifinales.

Sin embargo, en aquella época el director creativo Jan Potmesil aseguraba la presencia de República Checa en el certamen “el resultado no lo es todo a la hora de decidir nuestra presencia y continuidad en el certamen. El canal siempre tiene en cuenta los datos de audiencia, y con ellos valoramos nuestra asistencia año a año, pero los números no son el único factor” rematando con unas declaraciones esperanzadoras cuando año a año la presencia de Chequia se ponía en entredicho “desde nuestra primera participación hemos ido cambiando, una evolución positiva que creemos que continuará en ascenso en el futuro“. Por qué la calidad de sus propuestas fue en aumento, pero la audiencia no acompañaba.

Con Mikolas Josef podemos entender que llegó su etapa “dorada”, “Lie to me” partía en la lista de favoritos al triunfo y finalmente quedó en un sexto puesto, récord absoluto del país hasta el momento. Estas buenas previsiones fueron ignoradas por los telespectadores checos, que a pesar de contar con unos buenos resultados solo consiguieron un 11% de share.

La racha continuó en 2019 con un puesto 11º en la gran final y en 2021 volvieron a quedarse en semifinales, y alcanzando unos datos realmente preocupantes, porque el Festival de Eurovisión solo consiguió un 6,5% de share. No obstante, este año ofrecieron una de las mejores preselecciones de la temporada y volvían a conseguir el pase a la final, entrando en la quiniela de favoritos de muchos eurofans, aunque finalmente acabaran en un decepcionante puesto 22º, ya que consiguieron ser 4º en la semifinal. Pero como comentamos anteriormente la audiencia volvió a ser similar al año anterior, un 7,4%, dando igual si son favoritos o no.


Fuente:  ČT
Eurovisión