Eurovisión

La UER y la IPBC mantienen sus primeras reuniones

En Israel, representantes de la Unión Europea de Radiodifusión y representantes de la Corporación de Radiodifusión Israelí se reunieron por primera vez para debatir acerca de la organización del LXIV Festival de la Canción de Eurovisión en 2019.

Desde la UER, han afirmado lo siguiente:

Como cada año, en esta etapa que transcurre tras el anterior festival, los ámbitos preliminares y los pasos a dar se discuten y se aclaran de manera mutua. La UER se complace de haber establecido un dialogo positivo y abierto con la IPBC. Y espera reunirse el próximo mes con el equipo en nuestra sede en Ginebra.

Esto deja la puerta abierta a que el festival se desarrolle en el país situado en Oriente Próximo sin problema alguno. Sin embargo, el productor ejecutivo de Eurovisión, Jon Ola Sand, cuando fue preguntado respecto a ello debido a la situación entre el estado israelí y el Estado de Palestina, afirmó lo siguente:

Cada año, las autoridades competentes firman un acuerdo con la UER para garantizar que se cumplan una serie de expectativas importantes, incluida la seguridad de todos los que asisten al Festival de Eurovisión. Durante 20 años,  Eurovisión ha tenido lugar en 17 países diferentes, incluido Israel, y algunos de ellos enfrentan desafíos de carácter específico.

Con “desafíos de carácter específico”, Jon Ola Sand se refiere a distintos problemas que amenazaron la realización del Festival de Eurovisión en ciertos países, que finalmente no supusieron más que algún dolor de cabeza. A continuación, os expondremos dos de ellos.

En 2009, Eurovisión tuvo lugar en Rusia, concretamente en Moscú. En ese año, comenzaron con la implantación de leyes contra el colectiv LGTB, amenazando así la presencia de un considerable sector de los turistas y fans del festival. Para no generar ningún problema, dichas leyes fueron abolidas durante la celebración del festival, pero solo en zonas muy concretas: el Estadio Olimpiski, sede del festival, y los alrededores; el lugar donde tuvo lugar la fiesta de bienvenida y los hoteles de las delegaciones.

Por otro lado, en 2012, el festival tuvo entonces lugar en la República de Azerbaiyán, concretamente en Bakú. La situación en dicha república caucásica, respecto a la aplicación de los derechos humanos, supuso para la UER y los entes públicos de radiodifusión europeos un largo debate para boicotear el festival, del que finalmente solo participó Armenia, la cual ha tenido desavenencias con Azerbaiyán como es por todos sabido. Allí, las autoridades proporcionaron garantías de seguridad a todos los delegados, participantes, locutores, periodistas y fans que viajaban entre el Baku Crystal Hall, sede del festival, y los hoteles y  los alrededores del aeropuerto. Sin embargo, en aquel momento -y aún hoy día- allí prevaleció una situación de seguridad políticamente cuestionable: durante la celebración del festival, dos personas fueron asesinadas a tiros cerca de la ciudad de Bakú, que se sospechaba que planeaban un asesinato. Sin embargo, este mensaje nunca estuvo presente durante el certamen.

Por otro lado, también hubo ediciones celebradas en países de Oriente Próximo, como la de 2004 en Turquía, que no presentaron ningún problema y/o incidente.

¿Que nos espera en la próxima edición?

Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top
X