Australia

Crónica: Australia mantiene su producción y nos blinda una final nacional vanguardista y con variedad de escenografías

El Australia Decides concluyó hace unos minutos su segunda edición edición. La SBS ha celebrado un año más la diversidad musical a través de su cultura y ha seleccionado a su próximo representante en Eurovisión.

Esta edición ha contado con un enfoque más vanguardista en cuanto a la producción y al desarrollo de los conceptos escénicos, pero menos atrevida en cuanto a la calidad y variedad de las canciones según la crítica popular.

El festival ha sido presentado de nuevo por Myf Warhurst junto al comediante Joel Crease los cuales han intentado aportar una chispa de humor desde la educación.

LOS FINALISTAS

El encargado de abrir la gala ha sido iOTA con la canción “Life“, protagonizando una de las escenografías más alocadas y menos comprendidas de toda la gala. El artista vestido con un vanguardista traje de color morado y cargado de brillos ha teatralizado y dramatizado cada uno de sus movimientos intentando sembrar ápices de humor en su canción. Sin embargo, estos movimientos han llegado a ser excesivos e incomprendidos por parte del público. El artista también ha bailado entre dos coristas colgados del techo, los cuales han aumentado la incertidumbre sobre la puesta en escena del concursante.

De la teatralización de iOTA a la tranquilidad de Jordan Ravi. El segundo artista ha defendido su tema “Pushing Stars” de una manera pacifista y serenada, mostrando en todo momento una sonrisa en el rostro y tocando su guitarra con gran entusiasmo y humildad. Jordan ha interactuado con las cámaras y con el público transmitiendo buenas vibraciones para una canción bonita pero carente de sorpresas. No obstante ha sido la opción menos votada tanto por el jurado como por el público.

La tercera artista en subir al escenario ha sido Jaguar Jonze, la cual ha aportado la actuación más vanguardista de su tema “Rabbit Hole“. La puesta en escena ha sorprendido a la prensa y al público debido a que comenzaba la actuación encerrada en una cabina amarilla donde ha desarrollado una novedosa coreografía y un gran despliegue de planos y cámaras, pero a mitad de actuación la cabina se rompe y se abre un escenario amplio cargado de focos y acompañado por instrumentistas. Sin duda alguna un subidón de energía que a la audiencia le ha generado euforia.

El cuarto artista ha sido Jack Vidgen, el cual ha defendido una de las baladas más sublimes de la noche, titulada “I Am King, I Am Queen“. Jack ha demostrado tener un riguroso control sobre su afinación y un gran despliegue vocal marcado por agudos vertiginosos y falsetes alarmantes. Su puesta en escena ha sido sencilla pero sublime, rodeado de focos en colores ocres y dorados y acompañado por unos coros masculinos que embellecían la puesta en escena con sus artísticos pasos de baile.

Llegó el turno de Vanessa Amorosi, una de las grandes favoritas de la noche con la canción “Lessons Of Love“. Vanessa ha apostado por una escenografía sencilla y sin elementos escénicos para conseguir así potenciar la canción a través de sus grandes capacidades vocales. Vanessa ha apostado por una de las baladas con mayor fuerza de la edición, vestida de un color rojo metalizado y rodeada de efectos lluviosos que han sabido captar y potenciar los técnicos de cámara a través de sus cambios de plano. No obstante, había momentos donde el escenario se quedaba vacío y los planos no estaban tan fijados como en el resto de la actuación. En definitiva una canción con muchas opciones de victoria cuyo triunfo se ha dificultado por una escenografía correcta y carente de sorpresa.

Otra de las baladas más elegantes ha venido dada por Diana Rouvas, la cual se ha elevado sobre una plataforma y ha interpretado su canción “Can We Make Heaven” delante de un gran aro metálico, creando una atmósfera elegante y fusionando los colores fríos del fondo LED con las tonalidades cálidas de los focos en colores rojizos y anaranjados. Diana ha desempeñado una actuación correcta y afinada, pero no ha logrado despertar la euforia del público ni postularse como una de las favoritas a ganar la final nacional.

Mitch Tambo ha logrado aportar una de las canciones más diferentes de la mañana europea, cantando “Together“, una canción con gran referencia a las antiguas tribus oceánicas y a las tradiciones ancestrales de sus antepasados. La canción esta versionada en inglés y alterna estrofas en idiomas no oficiales. Su vestuario ha sido uno de los factores más sorprendentes, las plumas, los flecos y los signos ancestrales.

Casey Donovan ha desarrollado una de las baladas con mayor despliegue vocal de la edición. Su interpretación de “Proud” ha conseguido el aplauso por su gran afinación y potencial vocal, siendo una de las mayores sorpresas dado que pese a no ser de las favoritas en casas de apuestas ha sido la canción más votada por el público australiano. La escenografía era elegante y sencilla, ella sola ante el escenario, sin despliegue de luces ni cámaras. Sin duda alguna podría haber sido la ganadora de un concurso de talentos.

Ha llegado el turno de la favorita, Montaigne ha salido al escenario en novena posición para desempeñar una puesta en escena que junto a Jaguar ha sido catalogada como la más original y sorprendente de la edición. Su estilismo y caracterización no ha dejado a nadie indiferente. Su canción “Don’t Break Me” partía como la gran favorita de la noche y ha sabido acompañarla de la escenografía más diferente y extravagante de la presente edición del Australia Decides.

El encargado de cerrar la gala ha sido Didirri, el cual a ritmo de su piano ha defendido su balada “Raw Stuff“, otra de las grandes favoritas de la noche. Le ha bastado su gran afinación y su intimidad para ganar el aplauso y el reconocimiento del público, siendo una de las actuaciones más ovacionadas de la gala.

LOS INVITADOS

La gala ha estado amenizada por grandes estrellas eurovisivas en el país, tales como los representantes de Australia en Eurovisión Dami Im (2015) y Kate-Miller Heidke (2019); el representante de Australia en Eurovisión Junior 2019 Jordan Anthony” y el ganador del festival de Eurovisión 2015 Mans Zelmerlow, el cual ha cantado junto a Dami Im, con la cual ya compartió escenario en Estocolmo 2016.

LOS RESULTADOS

La decisión ha sido tomada por un panel de expertos musicales y el público a través de sus llamadas y mensajes al 50% de la decisión. Vanessa Amorosi se conformó con el bronce, Casey Donovan obtuvo la segunda posición y medalla de plata, mientras que MMontaigne se proclamó ganadora entre aplausos y ovaciones siendo la ganadora del jurado y la segunda opción del público, y por consecuente se convirtió en la representante de Australia en Eurovisión 2020.

https://www.youtube.com/watch?v=gr-wWxu4974

Así se cierra el segundo capítulo de la historia de las finales nacionales australianas en Eurovisión. ¿Conseguirá Montaigne el top10 en Róterdam?

Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top
X